• Domingo, 18 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1585 [name] => Reportajes [slug] => reportajes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1585 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 273 [filter] => raw [cat_ID] => 1585 [category_count] => 273 [category_description] => [cat_name] => Reportajes [category_nicename] => reportajes [category_parent] => 1342 ) )

10 de octubre, Día Nacional de la Hipertensión Arterial

El 10 de octubre se celebra el Día Nacional de la Hipertensión Arterial, un importante factor de riesgo cardiovascular que afecta a uno de cada tres adultos en España, lo que supone una prevalencia cercana a los 13 millones de habitantes. De ellos, sólo el 20 por ciento mantiene controladas sus cifras de presión arterial, lo que significa que el resto -más de 9 millones de españoles- se encuentra en grave riesgo de sufrir un ataque al corazón y/o un ictus. Estos son los datos que se desprenden del estudio ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España), la mayor investigación sobre nutrición y riesgo cardiovascular realizada en nuestro país hasta el momento. El pasado mes de julio se presentaron en Madrid los principales resultados de este estudio, patrocinado por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña

 

El 10 de octubre se celebra el Día Nacional de la Hipertensión Arterial, un importante factor de riesgo cardiovascular que afecta a uno de cada tres adultos en España, lo que supone una prevalencia cercana a los 13 millones de habitantes. De ellos, sólo el 20 por ciento mantiene controladas sus cifras de presión arterial. El estudio ENRICA proporciona información única sobre la alimentación, la obesidad, la hipertensión arterial y el colesterol en España. Lo insólito de esta investigación es que incluye el examen físico (medición de la presión arterial y realización de antropometría) y el análisis de muestras biológicas (sangre y orina) de los cerca de 12.000 españoles mayores de 18 años que participaron en la encuesta. Toda esta información se recopiló desde junio de 2008 hasta octubre de 2010, siendo el Centro de Diagnóstico Biológico del Hospital Clínic, de Barcelona, el organismo encargado de realizar las determinaciones analíticas. Solamente EE.UU, Reino Unido, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia e Islandia cuentan con un estudio similar.

La hipertensión arterial, fuera de control

Esta investigación confirma que el control de la presión arterial es hoy en día uno de los principales retos del abordaje de las enfermedades cardiovasculares, tal y como se puso de manifiesto en el XXI Congreso Europeo de Hipertensión y Prevención Cardiovascular, celebrado en Milán. El doctor Josep Redón, recién nombrado presidente de la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH en sus siglas inglesas), ha aludido especialmente a las personas mayores de 65 años, un grupo de población en el que el porcentaje de afectados supera el 70 por ciento. Estos presentan cifras de presión arterial sistólica elevadas, factor que se asocia a un creciente deterioro cognitivo, así como a un mayor riesgo de ocurrencia de accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca o cardiopatía isquémica.

“Disponemos de una amplia información relacionada con pacientes de edad avanzada pero, por el momento, no existe una evidencia cierta de cuáles son los niveles de presión arterial a partir de los cuales deberían empezar a tratarse, ni tampoco hasta qué punto es necesario disminuir su presión arterial”, ha explicado el doctor Redón.

Hay pacientes que presentan diversos factores de riesgo asociados a la hipertensión arterial, tales como diabetes, alguna forma detectable de daño orgánico, síndrome metabólico o alguna enfermedad cardiovascular o renal clínicamente relevante. Estas personas son consideradas pacientes de alto riesgo, ya que presentan una probabilidad extremadamente elevada de padecer un evento cardiovascular grave que derive en fallecimiento. Dado que deben controlar varios factores para lograr alcanzar las cifras de presión arterial recomendadas, normalmente, necesitan una terapia basada en la combinación de medicamentos, tal y como aconsejan las Guías Europeas de Manejo de la Hipertensión Arterial.

Centros españoles de excelencia

Precisamente, la Sociedad Europea de Hipertensión ha reconocido a la Unidad de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular del Hospital Universitario Carlos Haya, de Málaga, como centro de excelencia europeo en hipertensión, por su labor asistencial, docente e investigadora. Según su responsable, el doctor Pedro Aranda, “este reconocimiento nos reportará más trabajo, ya que aquí podrán derivarse los casos más complejos desde otras regiones de España”. El hospital malagueño es el primero de Andalucía y el sexto de España en recibir esta distinción (hay uno en Barcelona, Valencia y Badajoz, y dos más en Madrid). En todo el mundo hay un total de 84 centros de este tipo (alrededor de 30 se encuentran en Europa). Esta unidad participa en casi un centenar de ensayos clínicos nacionales e internacionales, y cuenta en su haber con más de 250 publicaciones.

Aunque ha mejorado en los últimos años, el porcentaje de pacientes que mantienen controlada su presión arterial “se encuentra muy lejos del que sería deseable”. Por otro lado, “hay que educar a la población en relación con este importante factor de riesgo cardiovascular y fomentar hábitos de vida saludables”, añade. “La investigación constituye el tercer reto a tener en cuenta en el abordaje de la hipertensión”. En relación con la automedida de la presión arterial, el experto ha señalado que va en aumento el número de españoles que se toman la presión arterial en su propia casa. “Acciones tan sencillas como ésta hacen que el paciente se involucre más activamente en el abordaje de su problema”.

El médico de Atención Primaria tiene mucho que hacer en relación con el segundo reto, que está estrechamente relacionado con su labor preventiva y de promoción de la salud. Según el doctor José Luis Llisterri, coordinador del Grupo de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), “las sociedades científicas deben asumir un protagonismo esencial para mejorar la prevención de la enfermedad cardiovascular”. Para ello, “tienen que impulsar la mejora de las competencias científicas de sus socios en relación con el manejo de la hipertensión arterial, proporcionando a sus afiliados las investigaciones con más calidad y las recomendaciones más recientes”.

En este contexto, las sociedades científicas han de promover el uso habitual de las guías de práctica clínica en la consulta de Atención Primaria. Además, “su relación fluida y estable con los organismos políticos (nacionales, autonómicos y locales) las convierte en un elemento crucial para dinamizar e implementar las medidas necesarias para neutralizar la excesiva carga de enfermedad actual en nuestro país”, explica el doctor Llisterri. En último lugar, aunque no por ello menos importante, “la cercanía que tienen los profesionales del primer nivel asistencial con sus pacientes propicia la consecución de la corresponsabilidad necesaria para alcanzar los objetivos de salud en el abordaje de este importante factor de riesgo cardiovascular”.

Según datos de SEMERGEN, el control de la presión arterial en Atención Primaria se consigue en el 47 por ciento de los pacientes tratados en España en este ámbito asistencial. “Continúa siendo deficiente”, según el experto. Entre las estrategias para mejorar esta situación, el doctor Llisterri propone “fomentar desde las comunidades autónomas la priorización del control de la hipertensión arterial en la gestión de procesos asistenciales”. Más concretamente, pide “la progresiva introducción de indicadores de calidad en la asistencia al paciente hipertenso y la incentivación de estos profesionales en función de la consecución de los mismos”. De manera complementaria, “las administraciones deberían impulsar más campañas de información sanitaria para que los pacientes conozcan la enfermedad y, en consecuencia, sean partícipes de su tratamiento”.

Uno de los principales hallazgos de la encuesta SHARE (Supporting Hypertension Awareness &amp. Research Europe-wide, es decir, apoyo a la concienciación e investigación sobre hipertensión en Europa) apunta que los profesionales sanitarios no tratan de manera sistemática a sus pacientes de acuerdo con las metas planteadas por las guías de hipertensión arterial de las sociedades europeas de Hipertensión y Cardiología. Según la encuesta, publicada en Journal of Hypertension, la falta de seguimiento por parte de los médicos de las directrices marcadas por las guías europeas es un elemento que contribuye en gran medida al incremento de las cargas asociadas con este factor de riesgo cardiovascular.

Nuevas pistas sobre el origen genético de la hipertensión

El Instituto Nacional de Estadística estima que la hipertensión arterial está detrás de la muerte de cerca de 40.000 españoles mayores de 50 años al año, y se prevé que su prevalencia se incremente en un 24 por ciento en países desarrollados como el nuestro, y hasta un 80 por ciento en aquellos otros que se encuentran en vías de desarrollo. No obstante, descubrimientos como el recientemente publicado en la revista “Nature” podrían llegar a revertir esa tendencia en el futuro: un nutrido grupo de investigadores del Instituto de Investigación del Hospital del Mar de Barcelona, ha identificado 16 características genéticas relacionadas con una mayor propensión a ser hipertenso, que se suman a otras 29 que ya se conocían.