• Viernes, 20 de octubre de 2017

“Hasta el 40% de pacientes con cáncer pueden presentar dolor de tipo neuropático”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 3,5 millones de personas en todo el mundo tienen diariamente dolor asociado al cáncer. Alfonso Carregal, vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española del Dolor (SED), ha concedido una entrevista a El Médico Interactivo sobre el dolor neuropático en Oncología

¿En qué momento nos encontramos en cuanto al tratamiento del dolor neuropático oncológico (DNO) y hacia dónde se dirigen las investigaciones?

Por un lado, me gustaría destacar los aspectos de validación clínica de técnicas analgésicas de aplicación habitual que permitan establecer: eficacia, recomendación, población diana, momento adecuado de instauración y coste-efectividad. Con esta orientación, además de saber qué técnica aplicar, podremos igualmente saber qué técnicas no tiene sentido indicar y evitar de esta forma riesgos e incomodidades a los pacientes y concentrar los recursos en las técnicas válidas.

En la actualidad, existen investigaciones farmacológicas dirigidas a la detección de moléculas que puedan actuar sobre el dolor neuropático en los diferentes niveles de su fisiopatología. Por un lado, podemos destacar los trabajos sobre bloqueadores de canales del Na que se activan durante los procesos de dolor neuropático. Los antagonistas sigma 1 son moléculas que pueden aportar, en breve, soluciones a este problema. 

¿En dónde reside que el manejo del DNO sea uno de los aspectos que le confieren una gran complejidad?

Hasta el 40% de pacientes con cáncer pueden presentar dolor de tipo neuropático. Las causas de este dolor son diversas y eso, en ocasiones, puede impedir una correcta interpretación de la sintomatología. Tanto los tratamientos como la radioterapia, quimioterapia y cirugía, el propio crecimiento del tumor infiltrando estructuras nerviosas, la liberación de sustancias por parte de este (síndrome paraneoplásico) o enfermedades concomitantes como la neuralgia posherpética pueden originar este tipo de dolor. Una sospecha clínica precoz permite establecer el diagnóstico rápido y poner las medidas terapéuticas oportunas en marcha.

¿Cómo abordar la complejidad en el diagnóstico del DNO?

La coordinación entre los diferentes profesionales que participan en el proceso de tratamiento del paciente, la información fluida y una buena formación por parte del equipo son clave para una detección precoz y puesta en marcha de las medidas correctoras. 

No retrasar las medidas diagnósticas y terapéuticas es uno de los aspectos clave, por tanto, generar unas vías clínicas fluidas es uno de los aspectos clave.

En general, ¿cuáles serían los pasos recomendados para tratar eficazmente el manejo del dolor neuropático oncológico en los primeros estadios? 

1. Reconocimiento precoz del cuadro clínico.

2. Suspensión, cuando sea posible o exista, del agente precipitante (fármacos, etc.).

3. Instauración de un tratamiento básico encaminado al tratamiento del dolor neuropático con fármacos eficaces: anticonvulsivantes, antidepresivos eficaces en dolor neuropático como primera línea. Si esto no fuese suficiente, valorar añadir opioides.

4. Valorar la aplicación precoz de técnicas analgésicas eficaces como bloqueos con anestésico local o agentes neurolíticos. Instauración cuando esté indicado de analgesia neuroaxial. Es importante aplicar aquellas técnicas que han demostrado eficacia clínica.

¿Cuál es la importancia de las llamadas Unidades del Dolor en el tratamiento del DNO?

Una de las grandes aportaciones de las Unidades de Dolor en este proceso es la coordinación del tratamiento analgésico y la vigilancia sobre eficacia y efectos secundarios.

Otra aportación fundamental es la aplicación precoz, y cuando esté indicado, de técnicas analgésicas como los bloqueos de estructuras nerviosas como el plexo celiaco, la analgesia neuroaxial, ambas con probada evidencia tanto en el alivio del dolor, como en la disminución de efectos adversos asociados al control analgésico con fármacos orales. Esto deriva en una mayor calidad de vida.

Las Unidades de Dolor pueden aportar técnicas analgésicas tópicas para el dolor neuropático localizado como la aplicación de parches de capsaicina o iontoforesis.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies