• Viernes, 20 de octubre de 2017

El abordaje de la cardiopatía en la mujer es menos agresivo que en el hombre

La cardiopatía en la mujer está infradiagnosticada y los factores de riesgo están peor tratados, según comenta Elisabet Sánchez Pujol.... Ver artículo

La cardiopatía en la mujer está infradiagnosticada y los factores de riesgo están peor tratados, según comenta Elisabet Sánchez Pujol. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las cardiopatías en mujeres postmenopáusicas se manejan como pacientes de alto riesgo que han sufrido algún evento cardiovascular. Es decir, “que se tiende a conseguir objetivos de LDL entre 70 y 90”, explica David Pedrazas López.

Porque, como apunta Carmen Martínez Guerola, en las mujeres aumenta el riesgo de cardiopatía tras la menopausia, mientras que en edades previas, los hombres tienen más riesgo que las mujeres. Así, para Fernando Unceta Aramburu, la enfermedad cardiovascular es una de las principales causas de mortalidad en las mujeres, porque a la mujer se le atiende más tarde que al varón y de forma menos intensiva, ya que “son enfermedades que tradicionalmente se piensan que afectan más al sexo masculino pero está demostrado que el riesgo aumenta en las mujeres a partir de la menopausia”, indica Víctor Climent Ferri, quien añade que los factores hormonales, como son los estrógenos, tienen un papel protector frente a estas enfermedades y su descenso en la menopausia hace que aumente el riesgo cardiovascular.

A la hora de tratar a las mujeres con patología vascular se han hallado diferencias con respecto al abordaje del varón, puesto que no se es tan agresivo. Por eso, Elisabet Sánchez Pujol apuesta por cambiar esa tendencia y ser más agresivo en el diagnóstico y manejo, tanto del riesgo vascular como de las cardiopatías en mujeres

En este contexto, Carmen Martínez Guerola recuerda que hay que tener en cuenta los antecedentes personales y familiares a los que hay que añadir el estilo de vida y el control de los factores de riesgo, como la HTA, las dislipemias, el tabaco, la diabetes, la obesidad?, puesto que la mayor parte de las cardiopatías están ligadas a los factores de riesgo. Por eso, es importante el ejercicio físico, mantener una alimentación saludable rica en frutas y verduras, carne, pescado y lácteos, evitar el consumo excesivo de sal y de los alimentos ricos en grasas saturadas y trans.

Según recuerda Fernando Unceta Aramburu, las diferencias a la hora de tratar a los varones son varias y depende del estado de la mujer, debido a sus constantes cambios hormonales que hay que tener en cuenta. Aunque su colega Vicente Climent Ferri dice que tanto el diagnóstico como el manejo de estas enfermedades se basa en los mismos criterios que para varones.

Pero hay que tener en cuenta que las peculiaridades en ambos sexos son biológicas, incluso en la forma de presentación, ya que en la mujer se da un dolor más difuso como síntoma del infarto agudo de miocardio. Además, en el caso de la mujer éste suele ser más grave y tiene el doble de riesgo de morir que el varón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies