• Martes, 25 de septiembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1483 [name] => Sanidad Privada, Mutualidades y Empresas [slug] => sanidad-privada-mutualidades-y-empresas [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1483 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 1567 [filter] => raw [cat_ID] => 1483 [category_count] => 1567 [category_description] => [cat_name] => Sanidad Privada, Mutualidades y Empresas [category_nicename] => sanidad-privada-mutualidades-y-empresas [category_parent] => 1350 ) )

ASEBIO pide al Gobierno que impulse las subvenciones a la I+D y mejore los incentivos fiscales

“Es necesario abordar de forma estructural los problemas que las ayudas basadas en deuda han creado a las empresas de alta intensidad en I+D+i”, dice Ion Aroncena

La Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) considera necesario “incrementar la partida destinada a I+D en los Presupuestos Generales del Estado, con un mayor peso de las partidas no financieras, e impulsar las subvenciones y las políticas basadas en inversión en capital”. Ion Arocena, director general de ASEBIO, ha añadido también que el Gobierno “debe abordar de forma estructural los problemas que las ayudas basadas en deuda han creado a las empresas innovadoras”. “Es el momento de poner en marcha incentivos fiscales que dinamicen la inversión en estas empresas”, ha añadido.

En la misma línea, Andrés Ballesteros, delegado de la Comisión de Retos Transversales de ASEBIO, ha criticado la situación actual: “¿Qué significa que el capítulo VIII no se ejecute? No hablamos de ahorro, sino de un ‘no uso’ de unas partidas que están disponibles para I+D+i, porque estas ayudas se canalizan en forma de deuda”.

España, a diferencia de Alemania o Inglaterra, no tiene grandes empresas innovadoras: “El sector biotech engloba investigación en biotecnología, pero no podemos compararnos con países que tienen compañías como AstraZeneca o Novartis… En todo el mundo las empresas se financian con capital público y privado, y el ejemplo es EE. UU., que subvenciona la I+D+i, con largos plazos de desarrollo”, ha explicado Ballesteros.

VII Bioencuentro con Medios y Premios de Comunicación

Las medidas propuestas por ASEBIO para mejorar el marco de incentivos a la I+D+i han sido explicadas con motivo del VIII Bioencuentro con Medios, organizado por la Asociación Española de Bioempresas. En el acto también han intervenido Ainhoa Goñi, directora de comunicación del CSIC; Alberto Iglesias, redactor de Innovadores de El Mundo; Silvia Muñoz, directora de comunicación de Novo Nordisk, y Sebastián Cebrián, director general de DIRCOM, en una mesa moderada por Lucía Cecilia, responsable de Comunicación de ASEBIO.

Además, se han concedido los Premios ASEBIO de Comunicación y Divulgación de la Biotecnología, en un acto presidido por Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D+i, y Jordi Martí, presidente de ASEBIO. Carmen Vela ha destacado la importancia de la divulgación: “O tenemos una sociedad cómplice que comparte la ciencia o tendremos muchos problemas. Una sociedad formada es más democrática y mejor. A los hechos me remito. Cada vez la divulgación y la comunicación está prendiendo y fomentándose entre los divulgadores científicos y entre los investigadores. En ambos casos es algo muy positivo”.

Circunstancias financieras durante la crisis

Entre los años 2009 y 2016 la inversión pública en investigación y desarrollo en España disminuyó un 12,60 por ciento, a diferencia de otros países de nuestro entorno en los que creció, como Alemania, un 35 por ciento, o Reino Unido, un 29 por ciento. En dicho periodo también se redujo la inversión privada un 5,8 por ciento, mientras que en Alemania creció un 34 por ciento y en Reino Unido, un 62 por ciento.

Asimismo, España alcanzó en 2010 su cifra superior de inversión en I+D, con un 1,3 por ciento del PIB, que vuelve a contrastar con la media de la Europa de los 28 que era del 1,93 por ciento. Respecto a los recursos recogidos en el Capítulo VIII de los Presupuestos Generales del Estado, hasta 2004 los fondos financieros y no financieros se repartían en la misma proporción, pero a partir del 2005 y hasta la actualidad ha aumentado de forma escalonada la parte destinada a fondos financieros frente a los no financieros. En 2017 estos alcanzaron los 2.612 millones de euros, es decir, el 40 por ciento del total, frente a los 3.901 millones de los financieros.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies