• Jueves, 23 de noviembre de 2017

Los bebés muy prematuros son los más beneficiados con la administración de corticosteroides antes del nacimiento

Los autores matizan que se trata de un estudio observacional, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto

Administrar corticosteroides a las madres en riesgo de parto prematuro –desde las 23 semanas de embarazo– se asocia con una menor tasa de muerte y enfermedad grave para sus bebés, según concluye un estudio publicado por ‘The BMJ’. Los bebés muy prematuros parecen beneficiarse más, incluso los nacidos a las 23 semanas, según los resultados.

Los bebés nacidos prematuramente presentan un mayor riesgo de muerte y complicaciones graves después del nacimiento, como problemas respiratorios, sangrado en el cerebro o infección, en comparación con los bebés nacidos a término. Estos problemas tienden a ser más grave cuanto antes nace el bebé.

Se ha demostrado que los corticosteroides ayudan con el desarrollo del bebé y, por lo tanto, aumentan la probabilidad de que el bebé sobreviva, una vez nacido. Las pautas actuales recomiendan administrar corticosteroides a las mujeres en riesgo de 23 a 34 semanas de embarazo (gestación), pero están menos claros los beneficios para reducir la mala salud (morbilidad) durante la semana 23.

Así, un equipo de investigadores estadounidenses analizó datos de 117.941 niños nacidos entre las 23 y 34 semanas de gestación de 2009 a 2013 en 300 unidades de cuidados intensivos neonatales en Estados Unidos. La muerte o enfermedad grave se analizó por edad gestacional y exposición a corticosteroides prenatales, ajustándose a factores como el peso al nacer, el sexo, el modo de parto y los partos múltiples.

Efectivos desde la semana 23 de gestación

Los científicos vieron que la exposición a corticosteroides prenatales se asoció con una tasa significativamente menor de muerte antes del alta hospitalaria en cada gestación en comparación con los niños sin exposición. También encontraron que el número de lactantes necesarios para tratar con corticosteroides prenatales para prevenir una muerte antes del alta aumentó de seis a las entre 23 y 24 semanas de gestación a 798 a las 34 semanas de gestación, lo que sugiere que los bebés nacidos en las edades gestacionales más bajas se benefician más, incluso los nacidos a las 23 semanas.

La tasa de supervivencia sin enfermedad grave en el hospital fue también mayor entre los lactantes expuestos a corticosteroides prenatales en las gestaciones más bajas. “Entre los niños nacidos de la 23 a 34 semana de gestación, la exposición prenatal a los corticosteroides en comparación con ninguna exposición se vinculó con una menor mortalidad y morbilidad en la mayoría de las gestaciones”, dicen los autores.

“Este estudio destaca por primera vez que los bebés en las gestaciones más bajas parecen beneficiarse más de la exposición a los corticosteroides prenatales”, añaden los autores, matizando que se trata de un estudio observacional, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto, y esbozando algunas limitaciones que podrían haber introducido sesgos.

Sin embargo, los investigadores de este trabajo, de la División de Neonatología de la Universidad de Alabama, en Birmingham, Estados Unidos, concluyen que su análisis “apoya la administración de corticosteroides prenatales en mujeres con amenaza de parto prematuro de las 23 a 34 semanas de gestación”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies