• Martes, 20 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1585 [name] => Reportajes [slug] => reportajes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1585 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 273 [filter] => raw [cat_ID] => 1585 [category_count] => 273 [category_description] => [cat_name] => Reportajes [category_nicename] => reportajes [category_parent] => 1342 ) )

Biodiversidad marina y biotecnología, la receta contra el cáncer

La utilización del mar como recurso sanitario y su aplicación real en salud humana se está materializando en medicamentos potentes y eficaces que están ganando la batalla al cáncer.

El cáncer es una de las principales causas de mortalidad y el número total de casos está aumentando en todo el mundo. Se le atribuyen 7,6 millones de defunciones ocurridas en 2008 (aproximadamente, un 13 por ciento del total), y a nivel mundial, se prevé que la mortalidad por cáncer aumentará un 45 por ciento y pasará de los 15 millones en 2030, debido -en parte- al crecimiento demográfico y al envejecimiento de la población.

PharmaMar, fundada en 1986 y perteneciente al Grupo Zeltia, es una compañía biofarmacéutica dedicada al descubrimiento y desarrollo de tratamientos innovadores de origen marino para los pacientes con cáncer.  Esto confirma que la biotecnología aporta soluciones en Oncología. De hecho, según el informe Asebio, la Oncología es el área en la que más están trabajando las compañías de desarrollo de productos sanitarios y sistemas de diagnóstico, entre las cuales, destaca PharmaMar como una de las más activas.

Con el lanzamiento de Yondelis, el primer fármaco antitumoral español para el tratamiento de pacientes con cáncer de ovario recurrente, se marcó un hito tanto para el sector biotecnológico como para la compañía. “Se hizo realidad el proyecto potencial -explica Regina Múquiz, directora de Relaciones Institucionales de PharmaMar-. Se llegó a la prueba de concepto. y conseguir la autorización fue como reconocer que la empresa era capaz de lograr un fármaco. Añadió valor a la empresa y supuso la confirmación de que el mar es una fuente de medicamentos”.

En efecto, PharmaMar obtuvo la prueba de concepto del mar como fuente de fármacos contra el cáncer en el verano de 2007 con la aprobación de Yondelis. Se trata del primer fármaco de origen marino para el tratamiento de pacientes con cáncer de ovario recurrente y en sarcomas de tejidos blandos.  Los expertos destacan los beneficios de la combinación de este fármaco y doxorrubicina liposomal pegilada, que ofrece por primera vez una alternativa sin taxanos ni platinos para el tratamiento de pacientes con cáncer de ovario recurrente.

Entre los reservorios naturales de medicamentos -algas, esponjas, crustáceos, cnidarios, anfibios, equinodermos, cefalópodos y miroorganismos-, destaca el acuario dedicado a la ascidia Ecteinascidia”turbinata, fuente natural de trabectedin (Yondelis). El principio activo trabectedin o ET-743 fue aislado de extractos de la ascidia Ecteinascidia turbinata y actualmente se obtiene combinando un proceso de fermentación bacteriana y síntesis química.

La revista especializada en Oncología The Lancet Oncology se hizo eco e incluyó un artículo sobre el potencial de Yondelis en el tratamiento de los liposarcomas mixoides, un tipo de STB. El artículo basaba en un estudio realizado por PharmaMar sobre 51 pacientes pretratados, donde se demostró que en dos de esos pacientes el tumor desapareció por completo, mientras que en 24 de ellos el tumor se redujo con una tasa de respuesta del 51 por ciento. Las conclusiones que se desprendieron de este estudio permitieron confirmar la gran efectividad de Yondelis en el tratamiento de algunos tipos de cáncer.

Yondelis  fue el preludio de nuevos desarrollos para el descubrimiento de fármacos innovadores con actividad tumoral. Después vinieron Aplidin para el mieloma múltiple, Zalypsis para el cáncer gastroesofágico, y otros dos compuestos para el páncreas y tumores sólidos, PM01183 y PM060184.

PharmaMar tiene un ambicioso proyecto de investigación y desarrollo, con seis compuestos químicos en desarrollo y una amplia cartera preclínica de candidatos para distintos tipos de cáncer, especialmente los de alta incidencia como mama, pulmón y próstata. Además, investiga y desarrolla antitumorales para cánceres de baja incidencia, que según la UE, afectan a menos de 5 personas de cada 10.000. Y también mantiene su compromiso con el desarrollo de compuestos para el tratamiento de tumores pediátricos. Con sus compuestos de investigación han sido tratados más de 12.000 pacientes con distintos tipos de cáncer en 700 hospitales de todo el mundo.

Según explica Múquiz, “vivimos una época de sequía de medicamentos innovadores, aunque se continua la apuesta de inversión en investigación. Aunque salen moléculas muchas se quedan en el camino, pero están ahí y a la mínima oportunidad se materializarán en un medicamento. Nuestros medicamentos firts in class tienen exclusivos mecanismos de acción (MoA), lo que representa una gran oportunidad para avanzar en las ciencias básicas, y abre nuevas vías potenciales para el tratamiento del cáncer”, concluye.

Arsenal de moléculas

La naturaleza ha sido y posiblemente seguirá siendo la principal fuente de inspiración en moléculas que pueden dar lugar a medicamentos. Tradicionalmente, plantas y microorganismos han demostrado ser las fuentes más ricas en fármacos de origen natural.

Pionera al descubrir que las innumerables formas de vida marina han evolucionado para producir una inmensa variedad de entidades químicas de exclusiva sofisticación, PharmaMar  se dedica a descubrir moléculas con actividades biológicas potentes que se pueden emplear en salud humana.  Pero lejos de esquilmar esta biodiversidad marina, muy superior a la de la tierra, “en nuestras expediciones en diferentes puntos del mundo -explica Múquiz- no esquilmamos los recursos marinos, sino que obtenemos una pequeña muestra a partir de la cual elucidamos la molécula responsable de la acción terapéutica, que se reproduce mediante síntesis química”.

Desde el punto de vista medioambiental se respetan todos los protocolos de protección y el muestreo se realiza de forma manual y selectiva, sin redes de arrastre o dragas para eliminar el impacto sobre el medio natural. Para minimizar la interacción humana sobre el ecosistema se utiliza un robot de prospección marina con un cordón umbilical que se maneja desde la superficie y permite ver el fondo marino en tiempo real. Así se elige la zona de muestreo. “Cumplimos a rajatabla la normativa de la Convención de Río de Janeiro sobre biodiversidad, en donde se refleja el uso sostenible de los recursos naturales como equilibrio entre los ecosistemas, la sociedad y la economía mundial”.

Después de la extracción, la búsqueda de nuevos compuestos químicos  continúa en el laboratorio. “Somos  una empresa investigadora en transición hacia una empresa comercial. La mayor parte de nuestro presupuesto se invierte en ensayos e investigación. Destinamos el 70 por ciento de nuestros recursos humanos al área de I+D, tenemos 282 empleados, y de estos, el 70 por ciento se dedica a la investigación en exclusiva”, afirma Múquiz.

Las moléculas con actividad tumoral innovadora son diseñadas y sintetizadas en el laboratorio mediante un proceso químico. A partir de las muestras de organismos marinos, mediante técnicas cromatográficas, se lleva a cabo el aislamiento de moléculas de interés y la rápida elucidación de su estructura química. De este modo, se evita recurrir a la fuente natural, ya que la síntesis química permite la obtención de los compuestos en cantidades suficientes para su desarrollo y futura comercialización.

Pero aún queda mucho camino por andar, la exploración del mar desde el punto de vista de nuevos productos químicos apenas se ha iniciado. Según la base de datos Marinlit, en la actualidad se conocen únicamente alrededor de 20.000 productos naturales de origen marino con actividad biológica.

Medicina personalizada

Por otro lado, dado que los pacientes son la razón de ser de todas las compañías que aspiran a mejorar su calidad de vida y la de sus familias, y sabedores de que cada persona muestra diferentes respuestas a los mismos fármacos tanto en términos de eficacia como de toxicidad, uno de los objetivos principales de PharmaMar es optimizar los tratamientos. Para ello disponen de técnicas genéticas y moleculares que facilitan la comprensión de los complejos mecanismos que determinan la actividad de un fármaco hacia un determinado tipo tumoral.

La estratificación genética de los pacientes permitiría identificar subgrupos con mayor probabilidad de respuesta al tratamiento, promoviendo así la selección de terapias con mayor probabilidad de inducir un beneficio clínico a los pacientes.

En este sentido, PharmaMar lidera el consorcio ONCOLOGICA, constituido por ocho empresas biofarmacéuticas y biotecnológicas de capital mayoritario español, desde donde se lleva a cabo un proyecto denominado “Nuevas estrategias basadas en Biomarcadores para la detección del cáncer, su pronóstico, la predicción de respuesta y el desarrollo de nuevos fármacos”, en el que la investigación de biomarcadores constituye el hilo conductor de un importante esfuerzo tecnológico para el desarrollo de nuevas terapias oncológicas basadas en una Medicina personalizada.

Durante cuatro años el proyecto integrará a diferentes equipos multidisciplinares de biólogos, químicos, farmacéuticos y bioinformáticos, con la participación de más de veinte centros públicos y universidades de referencia en la investigación contra el cáncer, que colaborarán estrechamente con el objetivo de posicionarse a la vanguardia de la investigación en biomarcadores a nivel mundial, mejorando su competitividad en los mercados internacionales.

El proyecto ONCOLOGICA es una oportunidad para la integración de esfuerzos encaminados a incrementar la competitividad de estas empresas internacionalmente. La puesta en común del know-how y las tecnologías existentes en el seno del consorcio, junto con la especialización de los centros públicos asociados, aporta un alto valor añadido a las actividades de I+D+i  de los diferentes miembros del consorcio de manera individual.

Los biomarcadores constituyen el hilo conductor de los esfuerzos y retos tecnológicos dentro del proyecto ONCOLOGICA. El proyecto se divide en cuatro bloques, que comprenden nueve actividades en las que se abordan todas las aplicaciones de los biomarcadores, como la identificación de marcadores de diagnóstico y pronóstico, que permitan detectar diferentes tipos de cáncer y predecir su evolución. la búsqueda de marcadores predictivos de respuesta a determinados fármacos antitumorales, que permitan elegir el mejor tratamiento para pacientes con tumores sólidos y hematológicos. el desarrollo de nuevos fármacos dirigidos contra el marcador/diana y de nuevas terapias basadas en la utilización de marcadores, y el desarrollo de plataformas tecnológicas lab-on-a-chip que permitan analizar los niveles de expresión de marcadores predictivos en un entorno clínico, de manera rápida, fiable y sencilla, permitiendo la personalización de la terapia en cáncer.

Alianzas y colaboraciones

Éstas y otras asociaciones hacen posible la incorporación de los productos de PharmaMar en el mercado, que según explica Múquiz, ha establecido acuerdos de licencia con Jonhson &amp. Johnhson (EEUU), Tailo Pharmaceutical (Japón) y otras compañías para garantizar que todo el mundo tenga acceso a los innovadores fármacos. Por otro lado, la compañía mantiene acuerdos de licencia de análogos con Mariomed y Mediatricks Pharmaceutical en indicaciones fuera de la Oncología y la Neurología.