• Jueves, 23 de noviembre de 2017

Bruselas debe duplicar su presupuesto para I+i a partir de 2021, hasta 160.000 millones

La UE destinó un 2,03 por ciento de su Producto Interior Bruto a investigación y desarrollo en 2015, muy por debajo de sus principales competidores como China, Estados Unidos, Japón o Corea del Sur

El grupo de expertos independiente de Alto Nivel de la Comisión Europea encabezado por el exdirector general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y excomisario de Comercio, Pascal Lamy, ha recomendado duplicar hasta los 160.000 millones de euros el presupuesto comunitario para el programa de ayudas a la investigación e innovación Horizonte 2020 en el próximo presupuesto multianual entre 2021 y 2027.

“En el corazón del crecimiento lento en Europa está su déficit en innovación. Europa no capitaliza suficientemente el conocimiento que tiene y produce. La UE está muy por detrás de muchos de sus socios comerciales en lo que se refiere a la innovación”, alertan los expertos en su informe, presentado este lunes en rueda de prensa conjunta por el comisario de Investigación, Carlos Moedas y Lamy.

Lamy ha alertado de que el modelo económico y social de Europa “es un modelo frágil” y su sostenibilidad es “muy dependiente de un crecimiento razonable”. “En los próximos años no tendremos suficiente crecimiento para sostener este modelo económico y social y una de las vías para aumentar este crecimiento es invertir más en ciencia e innovación”, ha resumido.

“Creemos que es la mayor inversión que Europa puede hacer para su futuro, para diseñar un futuro que queremos nosotros los europeos. No un futuro que otros quieren para los europeos”, ha agregado, que ha reconocido que los expertos proponen 120.000 millones de euros como “un mínimo”.

Lamy ha reconocido que el presupuesto que piden utiliza “la misma base que con el programa existente, que por ahora cuenta con Reino Unido” y ha aclarado que asumiendo que haya Brexit esperan que se llegue a “algún tipo” de acuerdo como en el caso de Suiza o Noruega para seguir participando en el programa.

El comisario de Investigación ha avisado de que el volumen de inversión actual “no es suficiente”, recordando que sólo el 8 por ciento del presupuesto total de la UE se destina a investigación e innovación.

“Es un trozo de la tarta que es bastante pequeño”, ha lamentado Moedas, que ha avisado de que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE deben responsabilizarse de las cuestiones en innovación tras avisar de que Europa “tendrá problemas en el futuro” si no destina más recursos a investigación e innovación por la competencia con Estados Unidos, China y otros. “Europa no puede dejar de correr lo más rápido posible”, ha dicho. “Sin ciencia e innovación no volverá el crecimiento, la creación de empresas que crearán más empleos”, ha avisado, recordando el potencial de Europa en las nuevas tecnologías en el sector de las energías limpias.

Los expertos avisan en su informe de que el Producto Interior Bruto que la UE destina a inversión empresarial en investigación y desarrollo es la mitad que Corea del Sur y el valor añadido en la alta producción tecnológica también es la mitad que Corea del Sur. Además, la UE produce tres veces vemos patentas que Japón y el capital de riesgo disponible en la UE es cinco veces menos que en Estados Unidos, igual que el número menos de ‘start ups’.

La UE destinó un 2,03 por ciento de su Producto Interior Bruto a investigación y desarrollo en 2015, muy por debajo de sus principales competidores como China (2,07 por ciento), Estados Unidos (2,79 por ciento), Japón (3,49 por ciento) y Corea del Sur (4,23 por ciento).

“Duplicar el presupuesto global del programa de la UE de investigación e innovación post 2020 es la mejor inversión que la UE puede hacer”, concluyen los expertos en su informe. Duplicar el presupuesto supondría elevarlo de los 80.000 millones actuales hasta los 160.000 millones de euros entre 2021 y 2027.

Los expertos avisan de que “reducir el nivel global de la inversión en investigación e innovación sería un error y un revés claro de progreso” y piden que el presupuesto se mantenga en “un mínimo” de “al menos 120.000 millones de euros a precios actuales”.

Los expertos recuerdan que la inversión de la UE en investigación e innovación sólo es una pequeña parte de la inversión pública en este terreno, alrededor del 10 por ciento de la inversión pública y el 90 por ciento de los Estados miembro.

“Un aumento de la financiación de la UE debe por tanto ser equiparado por un aumento en las inversiones nacionales en investigación e innovación”, reclaman los expertos en su informe.

Los expertos ven “esencial” que tanto la UE como los Estados miembro logren de una vez el objetivo de destinar el 3 por ciento del PIB a investigación e innovación.

“Esto debe ser una parte fundamental de cualquier plan de inversión europeo o nacional y una agenda renovada para la convergencia económica, especialmente pero no solo en la eurozona”, recomiendan en su informe.

Alcanzar el objetivo del 3 por ciento requeriría una inversión pública y privada adicional de 150.000 millones de euros anuales, según recientes estimaciones. Lamy ha admitido que “llegar allí solo con dinero público requeriría mucho más que 160.000 millones. Ni siquiera nos planteamos esto”, ha admitido.

Los expertos sí recomiendan a los Estados miembro para atraer las inversiones del sector privado a innovación recurrir a medidas como créditos fiscales, la contratación pública innovadora y promover mecanismos de cofinanciación, incluido con la industria, fundaciones y otras fuentes, a nivel de la UE y nacional.

Los expertos recomiendan “priorizar” la inversión en investigación e innovación en los presupuesto de la UE y nacionales, racionalizar la financiación de la UE y buscar sinergias con los fondos estructurales y dotar de una mayor flexibilidad al futuro programa de ayudas a la investigación e innovación europeo y orientarlo más a resultados para atajar los grandes desafíos societales.

También recomiendan que las normas sobre ayudas públicas no actúen “como una barrera” y que la UE trabaje con sus socios internacionales en crear un marco equitativo a nivel global como Estados Unidos, Japón, Corea y “algunos más”.

Lamy ha recordado que las normas sobre ayudas para proyectos de innovación “son más relajadas” en otros países competidores y hay que evitar casos como el enfrentamiento entre Airbus y Boeing que enfrenta a la UE y Estados Unidos por las subvenciones. “Necesitamos arreglar esto”, ha admitido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies