• Martes, 21 de noviembre de 2017

Cambios de hábito en tres enfermedades evitarían 16.000 millones de gasto

Presentación Informe Coste de la enfermedad prevenible

Tres patologías prevalentes y no transmisibles, como la enfermedad isquémica del corazón, la diabetes mellitus tipo 2 y las caídas con fractura provocadas por osteoporosis, suponen en nuestro país un coste social de 26.500 millones de euros anuales, o lo que es lo mismo, el 3,15% del PIB. Sin embargo, si desaparecieran los factores de riesgo modificables en cada caso, podría evitarse hasta el 62% de ese gasto, lo que equivaldría a 16.000 millones de euros.

Son algunas de las conclusiones del informe “Coste de la enfermedad potencialmente prevenible con cambios de estilo de vida”, que han realizado conjuntamente la Fundación MAPFRE y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y que ha sido presentado hoy en Madrid. Se trata de un estudio descriptivo que utiliza fuentes secundarias, como el Ministerio de Sanidad y el Institute of Health Metrics and Evaluation (IHME), centrado en la trascendencia económica, social y sanitaria de esas tres patologías en España.

El estudio analiza diferentes indicadores, como la carga de enfermedad expresada en años de vida perdidos por causa de muertes prematuras en los últimos 25 años, las pérdidas de calidad de vida y la combinación de ambos. Para ello, se tienen en cuenta cuatro factores de riesgo relacionados con la conducta: la dieta inadecuada o poco saludable, la baja actividad física, el tabaco y el consumo de alcohol y drogas, además de dos indicadores de carácter metabólico, como el IMC y la baja densidad mineral de los huesos. Entre los factores de riesgo destaca la dieta, en opinión de Beatriz González, catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la Universidad de Las Palmas, “la gran asesina y la gran culpable de pérdida de calidad de vida”. La experta considera necesarias políticas de salud intersectoriales para lograr avanzar en las cuatro líneas principales de riesgo.

Coste social

El estudio ha considerado también el gasto que podría evitar la sociedad si esos factores de riesgo modificables desaparecieran. En los tres casos se trata de enfermedades de gran impacto social y económico, pero potencialmente prevenibles con políticas de salud que contribuyan a cambiar comportamientos. Políticas de salud que, a juicio de González, deberían ser intersectoriales, no únicamente centradas en salud.

En cuanto al coste social, la diabetes tipo 2 es la que supone mayor gasto, con una carga económica de casi 20.000 millones de euros, de los que se podría ahorrar hasta un 65% mediante un cambio de hábitos; en ese ahorro, una dieta adecuada supondría el 40%. El coste de la osteoporosis se sitúa en 3.500 millones de euros, de los que casi el 40% es atribuible a factores de riesgos modificables, principalmente la baja actividad física, pudiéndose lograr un ahorro de 1.400 millones. Por último, la enfermedad isquémica del corazón, aunque con mayor carga de enfermedad que las otras, representa el menor coste social de las tres, unos 3.100 millones de euros, de los que el ahorro potencial podría alcanzar el 93%, que se traduciría en 2.900 millones de euros, principalmente con dieta.

En cuanto al coste por ingreso hospitalario, en el caso de factura de cadera se sitúa en 8.500 euros, 6.000 euros por enfermedad cardiovascular y 3.000 euros por complicaciones de la diabetes, pudiendo elevarse hasta los 34.000 cuando se trata de complicaciones graves.

Durante la presentación, y a la vista de los resultados, Ángel de Benito, especialista en Medicina de Urgencias y Aparato Digestivo y Director del Área de Proveedores Médicos de Mapfre ha manifestado su esperanza en que “los datos recogidos sirvan para poner un grano de arena más que permita demostrar los beneficios sociales que se pueden obtener con los esfuerzos de políticas e intervenciones en los cambios de hábitos”. Según la OMS, las muertes por enfermedades no transmisibles equivalen al 70% de las muertes que se producen en el mundo, 15 millones de las cuales se dan en personas de entre 30 y 69 años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies