• Viernes, 16 de noviembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1482 [name] => OMC y Colegios [slug] => omc-y-colegios [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1482 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 1749 [filter] => raw [cat_ID] => 1482 [category_count] => 1749 [category_description] => [cat_name] => OMC y Colegios [category_nicename] => omc-y-colegios [category_parent] => 1350 ) )

Casi 3.000 médicos enfermos han pasado por el programa PAIME del CoMB

Se cumplen 20 años desde que el Colegio de Médicos de Barcelona (CoMB) pusiera en marcha el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME)

cansado quemado

El Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) se puso en marcha en 1998 con el objetivo de ofrecer asistencia especializada a los profesionales afectados por trastornos mentales y/o adicciones, inspirándose en iniciativas surgidas en Estados Unidos en los años 70. El mismo partía del Colegio de Médicos de Barcelona (CoMB), aunque actualmente esté implantado a nivel nacional, y haya supuesto una herramienta fundamental en la atención del médico enfermo.

Con motivo de este 20 aniversario, el CoMB ha hecho un repaso de las cifras del programa, aportando que ha atendido a 2.790 médicos y médicas con problemas de salud mental y/o adicciones. Haciendo un balance anual, calculan que se han atendido entre 120 y 140 casos nuevos anuales y a lo largo del año se mantienen activas entre 500 y 530 historias clínicas de media. De los mismos, el 80 por ciento PAIME consiguieron rehabilitarse y continuar ejerciendo la profesión.

Como destaca el presidente del CoMB, Jaume Padrós, “el PAIME se ha consolidado como una herramienta asistencial, pero también como un instrumento fundamental para dar cumplimiento a una de las funciones esenciales del Colegio: el control del ejercicio profesional”.

En cuanto a los motivos de consulta, también han disgregado que destacan  los casos de trastornos mentales (80 por ciento de las consultas), seguidos de la adicción al alcohol (10,6 por ciento) y las adicciones a otras sustancias (9,4 por ciento).  También se han dado datos de los perfiles de los pacientes, destacando que el 60 por ciento han sido mujeres y el 40 por ciento hombres. Estas cifras  se explican tanto por la progresiva feminización de la profesión, como por el hecho de que las mujeres son más proclives a pedir ayuda que los hombres y que lo hacen de modo más precoz.   Asimismo destaca que  si tradicionalmente, la franja de edad mayoritaria de los pacientes del PAIME oscilaba entre los 45 y los 55 años, en los últimos años, se ha incrementado considerablemente el grupo de médicos más jóvenes, especialmente de menores de 35 años.

Contrato terapéutico

Aunque la gran mayoría de pacientes se dirigen directamente al PAIME de manera voluntaria, hay un pequeño porcentaje que llegan a través de lo que se conoce como demanda voluntaria inducida o por una información confidencial, es decir, a través del entorno familiar o laboral.

La firma de este documento permite acompañar al paciente para garantizar el control de la praxis y, al mismo tiempo, un buen cumplimento del tratamiento Este “contrato terapéutico” se revisa cada seis meses y es la Comisión Permanente del Colegio, con el correspondiente informe del psiquiatra, quien decide si se renueva o no el acuerdo. En el acuerdo constan, además del paciente y su terapeuta, el secretario del Colegio y una persona del entorno laboral. El contrato terapéutico posibilita que todas las personas que lo firmen puedan comunicarse entre sí para evaluar siempre la situación y enderezarla si es necesario.  A lo largo de estos 20 años, se han firmado 326 contratos terapéuticos con 122 pacientes.

Por último, desde el CoMB insisten en la idea de que os profesionales de la salud, por la naturaleza de su ejercicio, se enfrentan a factores de riesgo psicosocial (presión asistencial, necesidad de tomar decisiones que afectan a la vida de los pacientes, necesidad de estar actualizados constantemente, organizaciones complejas, equipos multidisciplinarios…). Estos factores, si no se gestionan de manera adecuada, pueden provocar síndromes de agotamiento físico y mental, estrés emocional, depresión, así como otros problemas psicológicos.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies