• Jueves, 18 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6644 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6644 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Ciertas combinaciones de antibióticos podrían eliminar las ‘superbacterias’

Algunas combinaciones de antibióticos podrían funcionar juntas de manera sinérgica

bacterias resistentes

Científicos del Centro de Resistencia a los Antibióticos de Emory, de la Universidad de Emory, en Atlanta (Estados Unidos), han publicado en la revista ‘Nature Microbiology’ un estudio en el que recogen un solapado sistema que usan las superbacterias como resistencia a los antibióticos llamada “heterorresistencia”, que está más extendida de lo que se pensaba.

El estudio de esta heterorresistencia podría guiar la elección de combinaciones de antibióticos que pueden vencer a las bacterias consideradas invencibles, según los investigadores. Las combinaciones elegidas de esta manera fueron efectivas para salvar a los modelos experimentales de infecciones letales, pero se debe demostrar su eficacia en pacientes hospitalizados, advierten los autores.

Heterorresistencia significa que las pruebas estándar utilizadas en los laboratorios hospitalarios no siempre detectan resistencia a un antibiótico concreto, porque solo una pequeña subpoblación de células bacterianas es resistente al medicamento.

Pero esa subpoblación emerge y prospera rápidamente, cuando ese antibiótico en particular se lanza a la infección bacteriana, explica David Weiss, director del Centro de Resistencia a Antibióticos Emory y profesor asociado de medicina sobre enfermedades infecciosas.

“Podemos pensar en la heterorresistencia como bacterias que son ‘semi resistentes’ –precisa Weiss–. Cuando quitas el antibiótico, las células resistentes vuelven a ser solo una pequeña parte del grupo. Es por eso que son difíciles de ver en las pruebas que suelen usar los hospitales”.

En los laboratorios clínicos, la heterorresistencia a veces se clasifica incorrectamente como ‘susceptible’, lo que podría llevar al fracaso del tratamiento. Otras veces, se clasificará como ‘uniformemente resistente’.

Weiss y sus colegas examinaron 104 aislamientos bacterianos de un programa de vigilancia apoyado por los CDC en Georgia (Multi-site Gram-negative Surveillance Initiative), y rastrearon “superbacterias” resistentes a múltiples fármacos (enterobacterias resistentes a Carbapenem o CRE). Encontraron que más del 85 por ciento eran heterorresistentes a al menos dos antibióticos.

Visto de una manera, este resultado es alarmante: muchas de esas bacterias son resistentes a los antibióticos de manera engañosa. Sin embargo, en realidad podría ser una oportunidad. Si las bacterias eran heterorresistentes a dos antibióticos, Weiss y su equipo encontraron que la combinación de esos dos antibióticos era más efectiva para eliminarlos. Esto se debe a que las subpoblaciones resistentes eran independientes. Si los científicos cultivaron la bacteria en presencia de un antibiótico, o eliminaron la resistencia a ese antibiótico genéticamente, la heterorresistencia a otros antibióticos no se vio afectada.

Como ejemplos señalados, los investigadores eligieron dos aislamientos de la bacteria ‘Klebsiella pneumoniae’ resistente. El primero era de una mujer que había fallecido en un hospital de Nevada en 2016. Esta “superbacteria” desató la alarma de los funcionarios de salud pública, porque las pruebas de laboratorio estándar mostraron que era resistente a 26 antibióticos diferentes, incluido un medicamento de último recurso llamado colistina.

Para dos antibióticos, las bacterias de Nevada fueron heterorresistentes. Los investigadores encontraron que los antibióticos, usados juntos, podrían erradicar las bacterias en el cultivo. Un enfoque similar, pero con diferentes antibióticos, impidió que los ratones sucumbieran a una infección que de otra manera sería mortal.

Las combinaciones de antibióticos se han utilizado durante mucho tiempo, pero su eficacia es inconsistente. Lo nuevo es la idea de por qué funcionan. Los microbiólogos han pensado que algunas combinaciones de antibióticos podrían funcionar juntas de manera sinérgica: un antibiótico actúa para debilitar una parte de la bacteria, mientras que la otra afecta a un lugar diferente.

Pero Weiss cree que las razones por las que funcionan las combinaciones pueden explicarse por la heterorresistencia múltiple. “La heterorresistencia múltiple puede explicar una proporción significativa de combinaciones de antibióticos previamente identificadas como sinérgicas”, escriben los autores.

El documento actual cubre las enterobacterias resistentes al carbapenem, que los CDC han designado como una amenaza importante. También se ha observado heterorresistencia en otros tipos de bacterias.

Weiss advierte de que si la heterorresistencia a múltiples antibióticos alguna vez se uniera en una cepa, el enfoque de combinación no funcionaría. Por ahora, podría ser una forma de eliminar la eficacia de los antibióticos a los que las bacterias han desarrollado resistencia. “Estamos diciendo: ‘no tiren esos medicamentos, todavía pueden tener alguna utilidad’ –explica Weiss–. Solo tienen que usarse en combinación con otros para hacerlo”.