• Viernes, 20 de octubre de 2017

Código 100, una respuesta a una sociedad cada vez más envejecida

Introducción La compra pública implica en general a todos los procedimientos de compra de servicios y activos realizados por la... Ver artículo

Introducción

La compra pública implica en general a todos los procedimientos de compra de servicios y activos realizados por la administración pública y entidades dependientes. En Europa y, según un estudio reciente de la OECD, la compra pública significa entorno al 29 por ciento del gasto total de las administraciones y representa aproximadamente un 12 por ciento del PIB de la zona OECD. En España la compra pública está por debajo de las medias de la OECD con un 23 por ciento del gasto total y un 8,5 por ciento del PIB nacional.

Los abrumadores datos macroeconómicos revelan la importancia de esta actividad en las empresas proveedoras y su influencia en las economías y el crecimiento de las regiones. Y, más allá de la importancia de su rol como motor económico, queda al descubierto el papel que las administraciones pueden y deben jugar a la hora de incentivar y  promover un modelo de crecimiento basado en la innovación y la sostenibilidad. La influencia de la compra pública a la hora de promover la innovación en nuestro modelo de crecimiento se vuelve acuciante cuando nos centramos en segmentos claves como la educación y sobre todo la Sanidad.

El Sistema Público de Salud de Galicia, bajo el liderazgo del SERGAS, ha sido pionero en la utilización de la Compra Pública Innovadora (CPI) como herramienta de doble uso. Por una parte, se incentiva, a través del lanzamiento de retos sanitarios, la innovación y la I+D en el sector privado y al mismo tiempo las empresas responden a las necesidades del sistema sanitario con soluciones tecnológicas no existentes que aportan un valor significativo a los profesionales y a los pacientes.

La experiencia del SERGAS en el uso de la Compra Pública Innovadora (CPI) se remonta a 2011, con la puesta en marcha de dos grandes planes de innovación denominados Innovasaúde y Hospital 2050. A través de ambas iniciativas, dotadas con un presupuesto total de 90 millones de Euros procedentes del Fondo Tecnológico FEDER 2011-2015, el SERGAS movilizó 33 contratos de Compra Pública Innovadora articulados en torno a 23 proyectos transformadores.

Por una parte, el SERGAS lanzaba, a través de Hospital 2050, retos sanitarios que perseguían el desarrollo del hospital del futuro promoviendo soluciones innovadoras que buscaban no solo un hospital sostenible y eficiente, sino también más seguro y abierto al uso racional de nuevas tecnologías. Al mismo tiempo, a través del Plan de Innovación Innovasaúde, se intentaba avanzar en una atención sanitaria centrada en el paciente, más segura, ágil e inteligente.

La experiencia del SERGAS en torno a ambos programas fue ampliamente reconocida a nivel nacional e internacional con varios premios nacionales y europeos que refrendaron la apuesta por la innovación desde el Sistema Público de Salud de Galicia. Más destacable, si cabe,  fue la excelente respuesta del sector privado y la satisfacción por parte de las empresas en la evaluación de los dos programas de innovación.

La apuesta por la Compra Pública Innovadora como herramienta de innovación sanitaria también supuso un reto de coordinación y colaboración dentro del conjunto de la administración gallega. La colaboración implica no solo a departamentos responsables de asistencia sanitaria, sistemas de información o de innovación, sino también a otros tan importantes como los gestores de procesos de compra, gestión de recursos económicos y humanos, o la tan importante asesoría jurídica de la Xunta de Galicia.

En 2017, Galicia está sin duda en condiciones de continuar con el despliegue de la CPI afrontando nuevos retos sanitarios. Una buena prueba de ello es el proyecto Europeo EMPATTICS centrado en la promoción de la adherencia terapéutica. Se trata de uno de los más importantes en Europa en CPI y se coordina desde ACIS, nueva Agencia de Gestión del Conocimiento en Salud creada recientemente por el SERGAS.

Tampoco sorprende que una vez abierta la convocatoria del Programa FID Salud, lanzado por el Ministerio de Economía para la promoción de la Compra pública Innovadora en España, el SERGAS se posicionará como la primera organización en España en reunir todos los requerimientos de la convocatoria, liderando una vez más la implementación de la Compra pública Innovadora en España en el sector sanitario.

En el nuevo Programa FID, el SERGAS participa con Código 100. Un plan de Innovación cuyo objetivo es preparar al sistema de salud para responder a los desafíos que plantea una sociedad cada vez más envejecida. No olvidemos que a día de hoy el SERGAS presta asistencia a 2,7 millones de pacientes, un 23 por ciento de ellos mayores de 65 años. A finales de 2020 Galicia será una de las regiones del mundo con mayor porcentaje de centenarios por habitante.

La gestión de una población altamente envejecida y dispersa supone un verdadero desafío para un Sistema Público de Salud que busca nuevas soluciones y tecnologías para mantener o superar los niveles de calidad de la atención sanitaria que presta.

Código 100 cuenta con un presupuesto global de 13 millones de euros y se articula en torno a 3 grandes líneas de trabajo. A través de estas tres áreas prioritarias, el SERGAS, busca mejorar diagnósticos para una mayor personalización de los tratamientos; aumentar el empoderamiento de los pacientes en la gestión de su salud y cuidados;  y el desarrollo de herramientas informáticas y contenidos que potencien las capacidades de los profesionales, el mayor activo de la organización, y gestionen su conocimiento para beneficio del sistema sanitario en su conjunto.

En estos momentos, Código 100 se encuentra en plena fase de consultas al mercado. Esta fase es fundamental para identificar los retos sanitarios en línea con las verdaderas capacidades del sector privado. En el actual programa de innovación se plantea una etapa de consultas al mercado en  dos direcciones, involucrando a los profesionales y a las empresas. Incluso se trabaja en la participación activa de los pacientes, como usuarios finales de muchas de las tecnologías que se van a desarrollar en Código 100.

A través de estas tres fuentes de información -profesionales, pacientes y empresas- se pondrán en marcha proyectos dirigidos a necesidades reales del sistema y que puedan abrir atractivas oportunidades de crecimiento a las empresas. Desde el punto de vista práctico, el SERGAS ya ha abierto canales de comunicación a través de medios digitales y trabaja actualmente en la organización de sesiones técnicas con todos los actores interesados en el desarrollo de nuevas tecnologías sanitarias.

En Código 100, la Compra Pública Innovadora tendrá un papel todavía más relevante que en los planes de innovación precedentes, ya que el 70 por ciento del presupuesto total, es decir 9,1 millones, se van a destinar a contrataciones bajo esa modalidad de compra. El Programa se financia en un 80 por ciento con Fondos FEDER 2014-2020, del Programa Operativo de Crecimiento Inteligente (POCINT). El restante 20 por ciento se aporta con fondos propios de la Xunta de Galicia, de los cuales la mitad son aportados por el SERGAS y el restante 10 por ciento de la Axencia Galega de Innovación (GAIN).

Hay tres años de trabajo por delante, hasta diciembre de 2019, en los que se espera que Código 100 profundice en la modernización de administración y en particular en sus procedimientos de compra, aumente la calidad asistencial a la población envejecida y al mismo tiempo se potencie la innovación en sectores estratégicos como la salud, la informática o la biotecnología.

Línea que potencie la I+Nuevas Terapias

La línea de Terapias Avanzadas de Código 100 pretende fomentar la incorporación al sistema público de salud de nuevas terapias innovadoras, a través de dispositivos médicos  y/o tecnologías de diagnóstico, que se encuentren en fases finales de desarrollo, especialmente en el ámbito de la medicina personalizada. Entre las terapias y dispositivos de diagnóstico se encuentran desarrollos biotecnológicos como biomarcadores avanzados para diagnóstico y pronóstico de enfermedades, dispositivos médicos o desarrollos TICs que impulsen la medicina individualizada.

El objetivo de esta línea, coordinada por la Dirección de Asistencia Sanitaria del SERGAS y ACIS,  es desarrollar tecnologías que repercutan en una mejor gestión de los pacientes, especialmente en aquellas patologías en las que nuevos enfoques pueden aportar una mayor calidad en la atención. Al mismo tiempo se intenta potenciar la innovación en las empresas desarrolladoras de estas tecnologías, facilitando la realización de proyectos demostradores en el entorno asistencial real a través de Compra Pública Innovadora.

Siempre con nuestro foco en la cronicidad y la sostenibilidad del Sistema Público de Salud, nos decantamos por centrar nuestros esfuerzos en patologías abordadas en 5 especialidades médicas, por su elevada prevalencia, su impacto en la calidad de vida de los pacientes y por el importante consumo de recursos que supone en nuestra comunidad autónoma. Las especialidades escogidas para esta línea han sido Hematología, Oncología, Neurología, Reumatología y Digestivo.

Por un lado, hemos planteado la búsqueda de soluciones que permitan mejorar el uso y la efectividad de las pruebas de diagnóstico, consiguiendo así que sea más preciso, y que de ser más precoz podría contribuir a prevenir el desarrollo de la enfermedad, o tratarla  antes de llegar a situaciones de franco deterioro o de alcanzar estadios incurables, como en el caso del cáncer. Al mismo tiempo estamos muy interesados en test diagnósticos que permitan tanto seleccionar el tratamiento más adecuado para cada paciente, como una monitorización no invasiva y continua de la patología, en la línea de la biopsia líquida.

La correcta estratificación de los pacientes con enfermedades crónicas de alta prevalencia puede asociarse a mejorar la calidad de vida de los enfermos, y reducir también su nivel de dependencia de sus familias. También se pretende conseguir una reducción de las consultas médicas por una mejor gestión de pacientes y una reducción de los costes de farmacia a través de tecnologías de medicina personalizada no existentes en el mercado por una mejor utilización de  fármacos.

Dentro de la línea “Terapias avanzadas” se han mantenido varias reuniones con especialistas de los Servicios de Digestivo, Neurología, Reumatología, Hematología y Oncología. Durante estas reuniones se han planteado las características y los objetivos de nuestro proyecto, constituyendo grupos de trabajo por especialidades para determinar cuáles son las necesidades prioritarias de cada área. En paralelo, se ha iniciado la difusión del proyecto a empresas, preferentemente del sector biotecnológico, a través de nuestra presencia en las reuniones de BIOSPAIN y BIOEUROPE. En el próximo mes de abril, está previsto completar esta fase de difusión y consultas al mercado, y contrastar las necesidades descritas con los profesionales con las líneas de trabajo de las empresas, y así poder redactar los pliegos de prescripciones técnicas para iniciar las licitaciones de esta línea de Código 100. 

Línea de Empoderamiento del Paciente

Una de las metas que se propone la Organización Mundial de la Salud es el empoderamiento de las personas y las comunidades, y se refleja en la idea y en el desarrollo por parte de la mayor parte de los servicios de salud de nuestro entorno, de programas como el Paciente Activo, el Paciente Competente o el Paciente Experto.

Todos ellos desarrollan la premisa de que un paciente activo, competente, conocedor de su salud y de su enfermedad, es un agente fundamental para la mejora de sus propios resultados de salud y del conjunto del sistema sanitario.

Las estrategias de mejora de la calidad en la atención en Estados Unidos y Reino Unido inicialmente, rápidamente asimiladas y replicadas en nuestro país, llevan unas décadas centradas en un cambio de paradigma en torno al papel del paciente.  Se ha producido una evolución desde una actitud pasiva, receptora de la atención y los cuidados de otros a una actitud activa, de implicación, participación y co-responsabilidad en la gestión de la salud y la enfermedad por parte de un número creciente de usuarios de los servicios sanitarios.

Las estrategias de cronicidad, imprescindibles para abordar cambios socioeconómicos de alto calado como el envejecimiento poblacional, la crisis económica o los cambios en el ámbito de lo laboral, están forzando el rediseño de los sistemas, de forma que permita y fomenta la interacción de los profesionales con pacientes que tienen la motivación, las habilidades y la confianza necesaria para tomar sus propias decisiones.

A pesar de esta intención, el diseño de iniciativas de empoderamiento de los pacientes es todavía incipiente e insuficientemente desarrollado.

Código 100 es en este sentido una excelente oportunidad, como lo fue en su día Innova Saúde/Hospital 2050. Este nuevo convenio de cooperación nos da la posibilidad de nuevo de alinear los deseos y las necesidades de los pacientes con el talento y la experiencia de los profesionales del mundo sanitario y del tejido empresarial, para hacer que el empoderamiento de los pacientes se vaya convirtiendo en una realidad.

No hay posibilidad de empoderamiento sin formación, información y soporte emocional. Nadie puede tomar decisiones sobre su salud si no tiene las herramientas precisas y necesarias para hacerlo.

Un buen ejemplo de herramientas de empoderamiento es el proyecto e-Saúde, desarrollado en el SERGAS bajo el paraguas de Innova Saúde. La herramienta eSaude permite a día de hoy que cualquier ciudadano gallego que lo desee pueda acceder libremente a su historia clínica, a su medicación, a información sanitaria de rigor o a la posibilidad de cualquier trámite con el Sergas, desde un dispositivo fijo o móvil. Puede también conocer y contactar con asociaciones de pacientes, o formar parte activa de una comunidad de pacientes con su mismo problema de salud, encontrando el apoyo entre iguales que tan necesario resulta a cualquier persona que atraviesa por una situación de enfermedad.

Este es el camino hacia el empoderamiento. Y es el salto de la teoría a la práctica, del deseo a la realidad.

En ese camino se quiere profundizar y avanzar desde la línea de Empoderamiento del Paciente de Código 100. Se va a poner en relación directa a los pacientes con las empresas, de manera transparente y abierta, aunque metodológicamente bien dirigida, para que el mercado sea capaz de crear lo que los pacientes de verdad necesitan para tomar las riendas de su salud.

Y se incorporarán a e-Saúde nuevas aplicaciones y desarrollos que incidan en los autocuidados, en la prevención de las enfermedades, en el refuerzo de hábitos saludables y en la ayuda a la toma de decisiones contrastada.

Ese es el objetivo de esta línea. Y es la oportunidad que ofrece Código 100.

Línea de Gestión del Conocimiento

Las Organizaciones Sanitarias fundamentan su actividad en la utilización intensa y extensa del conocimiento: la actividad asistencial, la gestión clínica, la investigación, la formación y la docencia de los profesionales, utilizan y generan conocimiento de forma continuada. Sin embargo, con carácter general, nuestras organizaciones carecen de un enfoque comprensivo e integral de la gestión de ese conocimiento que se genera en su interior, de manera que la ausencia de interconexión entre sus profesionales y la dispersión del conocimiento es la consecuencia.

Es así que, la Gestión del Conocimiento y de la comunicación y la colaboración entre los profesionales dentro de la organización deben ser elementos inseparables de la actividad sanitaria, herramientas imprescindibles para el logro de los objetivos estratégicos de la organización, y, también, vía de transformación y modernización. La utilización de las modernas herramientas y tecnologías de la información y comunicación, de plataformas y estándares tecnológicos en el ámbito sanitario, de las redes sociales profesionales, nuevas tendencias de disrupción formativa, de recursos multimedia y de los contenidos adecuados a este sector complejo y dinámico, deben hacer posible el cambio hacia un modelo institucional, centrado en sus profesionales y con el objetivo de la transmisión efectiva y eficiente del conocimiento, la interconexión de las capacidades de todos los profesionales y la generación de valor para la organización, los profesionales y los pacientes.

En el ámbito sanitario, la evolución del mundo analógico al mundo digital ha generado nuevos procesos de investigación, nuevas herramientas de difusión y un amplio abanico de oportunidades para la generación del conocimiento.

El reto al que se enfrenta el Servizo Galego de Saúde es la planificación estratégica de la formación y del conocimiento en base a competencias, así como la detección temprana del talento existente dentro de la propia organización y la armonización de la producción científica e investigadora.

En este marco de ideas, el Servizo Galego de Saúde, organización generadora de conocimiento, a partir de una relevante actividad asistencial e investigadora de alto impacto, plantea la necesidad del “Desarrollo de una plataforma tecnológica de gestión del conocimiento” dentro del Plan de Innovación en Salud “Código 100”, mediante una propuesta absolutamente innovadora, no desarrollada todavía en el ámbito nacional e internacional.

Código 100. Una oportunidad para transformar el modelo de formación

En el marco de la línea de gestión de conocimiento, se desplegó una campaña entre los profesionales del Servicio Gallego de Salud para que sean protagonistas y participen con sus ideas y propuestas en el cambio del modelo de gestión de su formación y gestión del conocimiento.

La iniciativa pretende dar un giro al modelo convencional de la gestión del conocimiento y es una oportunidad para poder construir nuevos espacios abiertos y colaborativos, que posibiliten que el profesional sea el auténtico protagonista de su formación. 

Para ello, se habilitó, una plataforma (http://www.codigo100.org) en la que los profesionales pueden subir textos, vídeos, imágenes, enlaces a páginas web o recursos que llamen su atención tanto en su actividad cotidiana, como en otros contextos (congresos, otros sectores, tendencias…). Se podrá proponer el uso de herramientas formativas de base tecnológica (como vídeos, apps, realidad aumentada, gamificación) o nuevos métodos de formación, tanto a distancia como presencial. Las  ideas ayudarán a trabajar en la dirección que los profesionales sugieren, siendo así los protagonistas del cambio en el diseño del modelo formativo (Imagen 1 y 2).

Cada póster tiene además asociado un vídeo,  al que se puede acceder a través de un Código QR.

Dentro de la plataforma, las ideas están clasificadas de manera transparente, utilizando cuatro criterios de ponderación:

? relevancia;

? impacto;

? facilidad de aplicación;

? originalidad.

El proyecto es una oportunidad para dar VALOR a las ideas y propuestas de los profesionales del SERGAS.

Para llevar a cabo la campaña, se distribuyeron en los centros sanitarios dípticos y carteles que recogen historias de doce profesionales de distintos ámbitos asistenciales de las siete Áreas de Gestión Integrada del Sergas, además de la historia de un paciente, en los que se exponen las necesidades que detectan en su desempeño profesional y personal.

Canal YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCw8YySdqA5Gw95R8ANqgDYQ/about (Imagen 3).

A lo largo de estos dos meses se han recibido más de 200 ideas que una vez analizadas utilizando herramientas de Machine Learning, que darán valor para orientar las fichas de avance. Con la ayuda de los equipos de trabajo constituídos y las aportaciones de nuestros profesionales, Código 100 implementará la fase de difusión y consultas al mercado. El objetivo de Código 100 es transformar el conocimiento en valor accesible a las necesidades de nuestros profesionales.

Autores: Jorge Aboal Viñas, director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Gallego de Salud; Pilar Farjas Abadía, jefa del Servicio de Gestión de Prestación Farmacéutica de la Jefatura Territorial de Sanidad de A Coruña; Sergio Figueiras Gómez, director del Área de Desarrollo e Innovación Sanitaria de la Agencia Gallega para la Gestión del Conocimiento en Salud; Rodrigo Gómez Ruiz, director del Área de Gestión del Conocimiento y el Talento de la Agencia Gallega  para la Gestión del Conocimiento en Salud; Luis León Mateos, director del Área de Planificación y Promoción de la Investigación Sanitaria de la Agencia Gallega  para la Gestión del Conocimiento en Salud; Sonia Martínez Arca, gerente de la Agencia Gallega para la Gestión del Conocimiento en Salud; Beatriz Pais Iglesias, subdirectora de Atención al Ciudadano y Calidad del Servicio Gallego de Salud; Benigno Rosón Calvo, subdirector general de Sistemas y Tecnología de la Información de la Consellería .de Sanidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies