• Domingo, 25 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6693 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6693 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Consiguen que la inmunoterapia funcione para el linfoma resistente al tratamiento

El tipo de inmunoterapia, llamada 'bloqueo del punto de control', aumenta la capacidad de los linfocitos T para combatir el cáncer al eliminar el 'efecto de camuflaje' que los tumores utilizan para esconderse de ellos.

Plan Estratégico de Terapias Avanzadas

Investigadores del Hospital Mount Sinai,  en Nueva York (Estados Unidos) han desarrollado por primera vez una forma de usar fármacos de inmunoterapia contra los linfoma no Hodgkin resistentes al tratamiento combinándolos con el trasplante de células madre, un enfoque que también aumentó drásticamente el éxito de fármacos en el melanoma y el cáncer de pulmón, según un estudio publicado en Cancer Discovery.

La terapia de bloqueo del punto de control es efectiva en varios tipos de tumores, pero generalmente ineficaz en los linfomas no Hodgkin. Sin embargo, el estudio encontró que cuando esta inmunoterapia se combina con un inmunotrasplante (trasplante de células madre), el proceso aumenta los linfocitos T para aumentar diez veces la respuesta inmune que destruye el cáncer, lo que permite que sea eficaz en el Linfoma de Hodgkin y más exitoso para melanoma y cáncer de pulmón.

El trasplante funciona al ‘hacer sitio’ para que proliferen las células inmunes reinfundidas (linfocitosT) al eliminar el sistema inmunitario original del paciente. Mientras proliferan y se fortalece el sistema inmunitario, se activan y el efecto anticancerígeno de las células T antitumorales se vuelve más fuerte.
Estos hallazgos han motivado el inicio de un ensayo clínico utilizando el enfoque del inmunotrasplante para tratar pacientes con linfoma no Hodgkin agresivo. También podrían conducir a tratamientos eficaces para otros tipos de cáncer.

“El uso de inmunotrasplantes para mejorar la eficacia de la terapia de bloqueo de puntos de control podría ser ampliamente significativo ya que estas inmunoterapias son una terapia estándar para el melanoma, el cáncer de riñón, el cáncer de pulmón y otros”, avanza el autor del estudio, Joshua Brody, del Instituto de Cáncer Tisch, en Mount Sinai.

Esta investigación también sugiere que la adición del bloqueo del punto de control puede mejorar otros tratamientos con linfocitos T, como la terapia CAR-T”.