• Jueves, 24 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6824 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6824 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 1603 [name] => Internacional [slug] => internacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1603 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 5085 [filter] => raw [cat_ID] => 1603 [category_count] => 5085 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

Desarrollan un spray nasal contra la sinusitis crónica

Utilizan un enzima aislado a partir de una bacteria marina que se encuentra en la superficie de algunas algas

Un equipo de científicos de la Universidad de Newcastle, en Reino Unido descubrieron la bacteria Bacillus licheniformis cuando investigaban sus efectos en la limpieza del casco de los barcos, según publica Plos One, donde explican que en muchos casos de sinusitis crónica, las bacterias forman un biofilm, una barrera viscosa protectora, que puede protegerlos de sprays o antibióticos.

En experimentos in vitro, los investigadores mostraron que la enzima, llamada NucB, dispersó el 58 por ciento de las biopelículas. El doctor Nicholas Jakubovics, de la Universidad de Newcastle, explica que la enzima descompone el ADN extracelular, que actúa como un pegamento para mantener las células. En el laboratorio, NucB despejó más de la mitad de los organismos en los que se probó.

En la investigación, el equipo reunió muestras de mucosa y biopsia del seno nasal de 20 pacientes diferentes y aisló entre dos y seis especies de bacterias de cada individuo. Se investigaron 24 cepas diferentes en el laboratorio y todos los biofilms producidos que contienen cantidades importantes de ADN extracelular y las biopelículas formadas por 14 cepas se rompieron por el tratamiento con desoxirribonucleasa de la nueva bacteria, NucB.

La sinusitis con o sin pólipos es una de las razones más comunes y afecta a más del diez por ciento de los adultos en Reino Unido y Europa. Cuando se está bajo amenaza, las bacterias se protegen con una barrera viscosa conocida como biofilm, que se compone de bacterias unidas por una banda de ADN extracelular que se adhiere a las bacterias y a una superficie sólida, en este caso en el revestimiento de los senos paranasales. El biofilm protege a la bacteria de la acción de antibióticos y hace que sea muy difícil de eliminar.

En estudios anteriores de la bacteria Bacillus licheniformis marina, científicos de la Universidad de Newcastle dirigidos por el microbiólogo marino Grant Burgess detectaron que cuando las bacterias quieren seguir adelante, liberan una enzima que descompone el ADN externo, se rompe la biopelícula y se liberan las bacterias. Cuando la enzima NucB fue purificada y se añadió a otros biofilms se disolvió rápidamente el limo de las células bacterianas, dejándolas vulnerables.

Mohamed Reda Elbadawey, consultor jefe de Otorrinolaringología y Cirugía de Cuello del Hospital Freeman, que forma parte de la ‘Newcastle Hospitals NHS Foundation Trust’, contactó con los investigadores de la Universidad de Newcastle después de que un paciente estudiante le hablara de una conferencia sobre el descubrimiento de NucB y ahora trabajan juntos para explorar su potencial médico.

Mohamed Reda Elbadawey, jefe de Otorrinolaringología y Cirugía de Cuello del Hospital Freeman, que forma parte de la Newcastle Hospitals NHS Foundation Trust, destaca: “La sinusitis es muy común y una enorme carga para el sistema sanitario, provocando en muchas personas congestión y secreción nasal, dolores de cabeza recurrentes, pérdida del sentido del olfato y dolor facial. Mientras los aerosoles nasales con esteroides y los antibióticos pueden ayudar a algunas personas, para otros pacientes, no han sido eficaces y tienen que someterse al estrés de la cirugía. Esta alternativa podría beneficiar a miles de pacientes al año”.