• Lunes, 17 de junio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6570 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6570 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Desarrollan un nuevo tratamiento para la tuberculosis

El medicamento empleado es el ácido transretinoico, un derivado de la vitamina A, que se administra por vía inhalatoria

Investigadores del Colegio Real de Cirujanos de Irlanda ha desarrollado un nuevo tratamiento para la tuberculosis (TB), que, al tomarse de forma inhalada, reduce las bacterias en los pulmones que causan la tuberculosis y ayuda al sistema inmunitario del paciente a combatir la enfermedad.

Solo existe una vacuna contra la tuberculosis, desarrollada en 1921 y no es del todo efectiva para prevenir la forma más común de TB. De hecho, la vacuna funciona mejor contra formas específicas de TB y generalmente se administra a bebés en poblaciones de riesgo.

En concreto, la investigación, publicada en la revista ‘European Journal of Pharmaceutics & Biopharmaceutics’, hace uso de un derivado de la vitamina A, llamado ácido transretinoico total (atRA), que estudios anteriores han demostrado que es un tratamiento eficaz para la tuberculosis.

“Muchos casos de TB se están volviendo resistentes a los antibióticos existentes. Este nuevo tratamiento podría usarse junto a los antibióticos para tratar la TB resistente a los medicamentos y también posiblemente reducir la tasa de resistencia a los antibióticos resultante de los tratamientos con antibióticos convencionales”, han dicho los expertos.

Usando un proceso de secado por aspersión, los investigadores empacaron atRA en partículas seguras para el consumo y que son lo suficientemente pequeñas para usar en un inhalador. Estas partículas administraron eficazmente el tratamiento y redujeron significativamente las bacterias causantes de la tuberculosis y el daño pulmonar asociado, lo que respalda su potencial para pruebas clínicas.