• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1350 [name] => Noticias [slug] => noticias [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1350 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 41361 [filter] => raw [cat_ID] => 1350 [category_count] => 41361 [category_description] => [cat_name] => Noticias [category_nicename] => noticias [category_parent] => 1334 ) )

Las deudas contraídas con el Estado asfixian a Andalucía y Galicia. Los Gobiernos autonómicos verán reducido su presupuesto anual hasta 2016 para hacer frente a los pagos

Según el ministerio de Economía, las 17 comunidades autónomas deben al Estado 5.500 millones en concepto de financiación local en 2008 que deberán ser pagados en cinco años a partir de enero de 2011. Andalucía y Galicia son las más deudoras y se verán obligadas a reducir sus presupuestos hasta 2016.

Los estudios elaborados por los gobiernos autonómicos de ambas regiones, y de los que ha tenido conocimiento El Confidencial Autonómico, apuntan a un descenso del 3 por ciento en el caso de Andalucía, y de un cinco por ciento en el caso de Galicia, cuyo déficit público ya provocó un plan de reajuste impulsado por Alberto Núñez Feijóo después de relevar al socialista Emilio Pérez Touriño.

La delicada situación económica ha hecho que el Gobierno central se haya negado a flexibilizar los pagos, algo solicitado por nueve comunidades autónomas y por el Grupo Popular en el Senado.

El vicesecretario de Política Autonómica del Partido Popular, Javier Arenas, exigió la semana pasada a la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, que amplíe el plazo de las devoluciones hasta los 10 años.

El ‘popular’ recordó que los estudios actuales apuntan a que la liquidación negativa del año 2009 superará los 20.000 millones de euros y culpó a la ministra de ser reincidente en los errores de las previsiones económicas.

Así las cosas, Galicia tendrá que devolver 500 millones de euros anuales hasta el año 2016, y Andalucía unos 1.100 millones, lo que supondrá “un desastre para sus finanzas”, según las fuentes ‘populares’ consultadas por este confidencial.