• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1520 [name] => Área Dolor Neuropático Localizado [slug] => area-dolor-neuropatico-localizado [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1520 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 111 [filter] => raw [cat_ID] => 1520 [category_count] => 111 [category_description] => [cat_name] => Área Dolor Neuropático Localizado [category_nicename] => area-dolor-neuropatico-localizado [category_parent] => 1350 ) )

“El DNL es más frecuente de lo que se piensa”

Gabriel Calvo Mosquera, del Centro de Salud de Serantes, en El Ferrol (La Coruña), es uno de los investigadores del estudio "Manejo del dolor neuropático localizado en centros de Atención Primaria", que está siendo realizado por médicos españoles, de Reino Unido, Italia, Irlanda y Francia

El Dr. Gabriel Calvo Mosquera del Centro de Salud de Serantes, en El Ferrol (La Coruña), es uno de los doce facultativos españoles que junto a médicos de Reino Unido, Italia, Irlanda y Francia comenzaron el pasado mes de diciembre la recogida de datos de un estudio llamado: “Manejo del dolor neuropático localizado en centros de Atención Primaria”, dirigida a conocer las características clínicas, epidemiológicas de esta patología, así como el tratamiento más eficaz para los pacientes. El estudio, que durará unos cinco meses, no tendrá resultados de valoración hasta aproximadamente año y medio.

Para el Dr. Calvo: “en la actualidad el Dolor Neuropático Localizado (DNL) es una patología de difícil tratamiento a la que hay que prestar mucha más atención de la que se le presta. El DNL es más frecuente de lo que se piensa, presentando un alto porcentaje, sobre todo en personas con diabetes, enfermedad muy asociada a la Atención Primaria (AP), seguida del herpes zoster y otras patologías que no vemos tan frecuentemente en AP. En el dolor neuropático general, hay muchas más patologías, como las ciatalgias o los dolores discales, en los que incluso el porcentaje de estos últimos es más elevado que en la diabetes”.

Desconocimiento de la fisiopatología del dolor

En cuanto al abordaje del DNL, “en la actualidad los médicos cada día están más formados en lo que representa el dolor y concretamente en el DN. El problema fundamental es que del dolor desconocemos mucho sobre su fisiopatología e igualmente del porqué se produce su cronificación. Así y todo, hay que reseñar lo mucho que se ha avanzado en los últimos años, pero queda todavía mucho por avanzar”, señala Calvo.

Las armas terapéuticas de las que disponen los especialistas, apunta Calvo, son escasas, empleando normalmente antidepresivos y antiepilépticos, siempre dependiendo de la intensidad, también opioides, tratamientos tópicos y tratamientos menos frecuentes, pero que también tienen su utilidad. Sin embargo, “en la mayoría de pacientes con dolor neuropático no somos capaces de aliviarlos adecuadamente. Igualmente hay que tener en cuenta que cada día el tratamiento del dolor se individualiza más. El estudio está dirigido a conocer el mecanismo fisiopatológico y conforme avancemos en el conocimiento de este mecanismo, iremos avanzando en el tratamiento del dolor. Creo que en unos años, habrá algunas medicaciones que aliviarán a los pacientes. Hoy en día existen técnicas muy avanzadas y esperamos que con el paso del tiempo mejore el dolor en el paciente, como poco conseguir que el dolor sea de un grado tan bajo que aunque no podamos eliminarlo totalmente, sí llegar a que el paciente sea funcionalmente capaz. Igualmente hay que destacar la importancia de las Unidades del Dolor, ya que aportan una gran mejoría a los pacientes en los que aliviar suficientemente el dolor es complicado”, explica el experto.

Sobre la involucración de los pacientes en el tratamiento, el Dr. Calvo considera que cuando el cuadro es intensamente doloroso el paciente normalmente suele involucrarse en su tratamiento. “Cuando es de intensidad más leve, como ocurre generalmente con personas mayores con una determinada edad, los pacientes creen normal tener dolor y mayoritariamente no acuden a los profesionales para ser tratados. Afortunadamente, los médicos jóvenes que entran a formar parte de la AP cada día son más conscientes de la importancia que tiene el dolor para la funcionalidad de los pacientes en su vida diaria. Tienen que ser conscientes de que la formación en este sentido es primordial”, apunta y añade: “mi consejo es que ante un proceso doloroso tienen que tener una buena comunicación con los pacientes, parte importante para abordar el problema, y la experiencia misma del día a día es fundamental para ello”.