• Sábado, 17 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8243 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8243 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

El 10% de las agresiones a profesionales sanitarios son físicas

Una encuesta de CSIF indica que casi el 20 por ciento de los trabajadores no tiene ninguna medida de seguridad en su centro laboral

Las mujeres son las principales víctimas de las agresiones en los centros sanitarios.

El 80 por ciento de los profesionales sanitarios afirma haber sufrido algún tipo de agresión física o verbal durante los cinco últimos años, en gran medida relacionadas con la escasez de tiempo en consulta y la sobrecarga asistencial. El 70,3 por ciento de las situaciones violentas han sido de tipo verbal, con forma de amenazas, insultos y vejaciones, mientras que un 10,6 por ciento han sido físicas. Estas estadísticas son los principales resultados de una encuesta realizada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en la que han sido entrevistadas 5.127 enfermeras, médicos, auxiliares de enfermería, personal administrativo, técnicos de emergencias y de gestión y servicios.

Otro de los datos relevantes del estudio indica que casi un 20 por ciento de los trabajadores asegura que no hay ninguna medida de seguridad en su centro laboral para combatir este tipo de situaciones. Además, un 49,6 por ciento de los encuestados reconoce no han formalizado la denuncia tras la agresión, algo que, según CSIF, se debe “al temor a represalias y a la falta de apoyo y seguridad por parte de la Administración”.

De las víctimas, cerca de un 12 por ciento necesitaron apoyo psicológico; el 7 por ciento cogió una baja laboral, y un 5 por ciento tuvo consecuencias físicas. Además, cerca del 50 por ciento de los afectados ha manifestado que sus propios compañeros intervinieron en su defensa tras la situación violenta, debido a que no hay medidas concretas ni disponen de la formación especializada adecuada para enfrentarse a este tipo de situaciones. Por ello, CSIF ha solicitado mejorar la formación de los profesionales para desarrollar habilidades comunicativas y sociales con el fin de prevenir y afrontar situaciones de hostilidad.

El 69 por ciento de los profesionales encuestados reconoce que ignora el funcionamiento de un protocolo de agresiones de su centro de trabajo, mientras que un 75,5 por ciento asegura que nunca ha recibido ningún tipo de formación sobre el manejo de situaciones conflictivas. Después de la agresión, un 79 por ciento de los trabajadores encuestados no recibió ningún tipo de respaldo o apoyo psicológico por parte de la Administración.

Las mujeres, más perjudicadas

Los resultados de la encuesta de CSIF indican que las mujeres son las principales víctimas de estas agresiones, debido a una mayor presencia femenina en el sector sanitario y a que son “más vulnerables a este tipo de conductas agresivas”, según las conclusiones del estudio. En cuanto a las agresiones, suelen ser varones pacientes o familiares.

El sindicato recuerda la existencia de la aplicación móvil ‘AlertCops’, desarrollada por el Ministerio del Interior y que ofrece la posibilidad de alertar a la Policía de una situación de violencia. Según la encuesta, un 91,2 por ciento de los profesionales desconoce esta app.

Refuerzo de la seguridad

Ante estas cifras, CSIF ha solicitado un refuerzo de la seguridad en todos los centros sanitarios. Solicita también la creación de una ficha nacional de comunicación de agresiones, que incluya las medidas posteriores a la agresión como la denuncia, la baja laboral y el apoyo psicológico. Además, considera necesario garantizar el acompañamiento al profesional durante la denuncia y el proceso judicial, así como el apoyo psicológico a los profesionales sanitarios víctimas de violencia. Finalmente, solicita el endurecimiento de las sanciones a los agresores reincidentes.