• Jueves, 19 de octubre de 2017

El 11% de la población diabética desarrolla edema macular diabético

Durante el Día Mundial de la Visión, celebrado bajo el lema “Haz que la visión cuente” el pasado 12 de octubre, se advirtió de que en 2035 el número de pacientes llegará a 515.000 casos

Prevención en Edema Macular Diabético

En España, un 11 por ciento de los pacientes con diabetes acaban desarrollando edema macular diabético, debido a la inflamación producida por la propia diabetes. Se trata de un problema grave, ya que si el edema macular no se trata, no solo puede provocar pérdida de visión, sino que una gran parte de los casos acaba en ceguera.

Si bien se calcula que actualmente hay 400.000 pacientes con edema macular diabético (EDM) en España, parece que la cifra va a ir creciendo progresivamente. La International Diabetes Federation (IDF) alertaba del aumento de la prevalencia de la diabetes en Europa, que en 2040 se situaría en torno al 11 por ciento de la población global. En el caso del edema macular diabético, esto se traduciría en que ya habría cerca de 515.000 casos en el año 2035.

Es por ello que con motivo del Día Mundial de la Visión,  el pasado 12 de octubre, se ha lanzado la campaña “Haz que la visión cuente”, a la que también se ha sumado Allergan. El objetivo de la misma es cumplir el reto de la Organización Mundial de la Salud de reducir la discapacidad visual evitable, recordando la importancia de una enfermedad que se considera la principal causa de pérdida de la visión en pacientes con diabetes.

Patricia Udaondo, médico adjunto del H.U y Politécnico La Fe de Valencia, destacaba con motivo de este día  la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz. Así, la experta declaraba que “según establecen la sociedades española y europea de retina, aquellos pacientes con un buen control y sin retinopatía diabética deben acudir al oftalmólogo a revisar su visión cada 2 años y los que no tienen buen control o tiene algún grado de retinopatía anualmente. En los pacientes diabéticos tipo 2 estas revisiones deben hacerse desde el diagnóstico y en los de diabetes tipo 1 a partir de los 10 años del diagnóstico”.

Mejoras en los tratamientos

Otro de los retos de la EDM es mejorar los tratamientos para que supongan una mayor calidad de vida de los pacientes. En este sentido, si bien hay tratamientos que requieren inyecciones mensuales, estos en ocasiones suponen una mayor dificultad de seguimiento.

Así, la apuesta actual es conseguir que se requiera un menor número de inyecciones y con menor frecuencia, que además permita no saturar los servicios de Oftalmología.

Actualmente hay disponibles tratamientos que prolongan la duración del efecto  hasta 4 o 6 meses, lo que permite un menor número de inyecciones y visitas, facilitando asimismo la adherencia al tratamiento de los pacientes.

De la misma forma, además de la mejora en las terapias, queda pendiente conseguir un diagnóstico precoz de la propia diabetes, ya que cuanto más tiempo pase desde que se empieza a sufrir diabetes, mayor es la probabilidad de que aparezca EMD. Hay que tener en cuenta además, que en las primeras etapas, el edema macular es reversible, pero si se deja sin tratamiento, el edema crónico puede provocar daños definitivos en la retina y el consiguiente deterioro permanente de la visión.

En este sentido, cabe recordar que los síntomas más frecuentes son la disminución de la visión central, aunque progresivamente, termina afectando a la capacidad de las personas a la hora de realizar las tareas cotidianas que dependen de la visión, como leer periódicos o coger artículos de un estante lleno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies