• Lunes, 11 de diciembre de 2017

El 50 por ciento de los cuidadores de pacientes con demencia padece “el síndrome del cuidador”

Algunos de los síntomas son malestar general, estrés, ansiedad, anemia, cefalea o aislamiento social

La mayoría de la información y de la atención sanitaria siempre se centra en el paciente, pero lo cierto es que en una gran cantidad de patologías, sobre todo en las crónicas, el entorno también sufre las consecuencias de la enfermedad, sobre todo las personas que actúan como cuidadores del enfermo.

Este es el caso de los familiares de los pacientes con Alzheimer y otras demencias, en los que Sanitas Residencial Getafe ha querido poner su atención a través de un encuentro con familias. Durante el mismo, se ha puesto de manifiesto que cerca del 50 por ciento de los familiares que desempeñan el papel del cuidador padecen  el denominado “síndrome del cuidador”, que se puede dar en menor o mayor grado, según datos de la Encuesta Sanitas 2015  sobre familiares que cuidan de personas con Alzheimer en España.

En concreto, Laura Fernández Sanz, trabajadora social de Sanitas Mayores, ha relatado que “el cuidado continuo del paciente implica una serie de efectos colaterales comunes en los familiares y cuidadores, entre los que destacan el malestar general, las alteraciones del sueño, cefaleas, anemia, alteraciones en huesos y músculos, estrés, ansiedad, tristeza, sentimiento de culpa o aislamiento social”.

Sobre estos síntomas, Iñaki Ferrando, director Médico de Sanitas, afirmaba que “es normal que los cuidadores se vean desbordados y experimenten sentimientos de tristeza, soledad o culpabilidad. El estrés emocional es comprensible. Por eso, aunque es aplicable a todas las esferas de la vida, en este ámbito es aún más necesario fomentar y practicar una actitud positiva, una estrategia del optimismo que ayude a afrontar mejor todo el proceso de la enfermedad y a dosificar la energía”.

Es por ello que desde Sanitas Mayores han desarrollado el programa “Compañeros en los cuidados”, que promueve este y otro tipo de encuentros con el objetivo de proporcionar a las familias y cuidadores comprensión, apoyo y solidaridad para afrontar la responsabilidad del cuidado del Alzheimer u otras demencias.

La clave está en la información

Parece obvio que la familia participa de la enfermedad en sus diferentes fases de evolución, y  es a causa de este proceso que se predispone a sufrir diversas alteraciones psicológicas, físicas y sociales, sobre todo, en la persona que asume el rol de “cuidador principal”.

Si bien el problema parece estar claro, la solución se vuelve más difícil, ya que no se trata de una situación elegida por los familiares o que pueda cambiar radicalmente en el corto plazo. Es por ello, que el consejo de especialistas como la psicóloga Bea Borrellas pasa por “identificar las fortalezas personales, aceptar las limitaciones de cada persona y en especial complementar el cuidado del paciente con el cuidado propio mediante el descanso, una correcta alimentación, mantener las relaciones sociales y desconectar de vez en cuando”.

Asimismo, Iñaki Ferrando vuelve a insistir en la importancia de aplicar a las rutinas del día a día la psicología positiva y en que las familias tengan acceso a una mayor información para el cuidado del paciente y para el suyo propio. Con ese objetivo, además de este encuentro, Sanitas Mayores ha puesto a disposición de cuidadores y familiares una serie de recursos en portal “Cuidar Bien” , la primera web centrada en los cuidadores de personas con demencia, impulsada por la Fundación Sanitas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies