• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1604 [name] => Nacional México [slug] => nacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1604 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 770 [filter] => raw [cat_ID] => 1604 [category_count] => 770 [category_description] => [cat_name] => Nacional México [category_nicename] => nacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

El 62% de los eventos adversos presentados durante la atención en unidades de salud es prevenible

Los daños causados a los pacientes ocupan el 14º lugar en las causas de morbilidad mundial, a un nivel equiparable al de la tuberculosis y el paludismo.

seguridad_paciente

La seguridad del paciente es un grave problema de salud pública en todo el mundo, que puede superar la estadística de sufrir algún daño en un avión, ya que se calcula que 1 de cada 300 pacientes sufren daños ocasionados por la atención médica, a diferencia de los daños dentro de un avión que puede ser 1 por cada millón de pasajeros.

El Día Internacional de la Seguridad en el Paciente, celebrado el pasado 17 de septiembre, tiene como objetivo consolidar sistemas que mejoren y reduzcan los daños a los pacientes en entornos de asistencia sanitaria.

De acuerdo con la Dra. Georgina Espinosa, especialista en Calidad de la Atención, gerente de calidad de Hospital Sedna, comentó que: “Las estadísticas mundiales referentes a la atención sanitaria pueden ser preocupantes, porque representan hasta el 15% del gasto sanitario en los hospitales de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Los daños pueden surgir por diferentes razones, por ejemplo: los errores de medicación son una de las causas evitables, esto ocurre cuando existen deficiencias en los sistemas de medicación, el cansancio de los trabajadores sanitarios, las condiciones inadecuadas del entorno laboral, la falta de personal y otros factores humanos afectan al proceso de la medicación, pudiendo causar daños incapacitantes graves e, incluso, la muerte”.

Catorce de cada 100 pacientes ingresados sufre una infección hospitalaria, sin embargo, la frecuencia de estas infecciones se podría reducir hasta el 50% mediante medidas de prevención, como la higiene correcta de manos y tratamiento de las infecciones.

Por otra parte, la falta de precisión o el retraso en el diagnóstico afectan a todos los entornos sanitarios y causan daños a un número intolerable de pacientes. Estudios realizados en Estados Unidos indican que, cada año, al menos el 5% de los adultos estadounidenses sufren errores de diagnósticos en centros de atención hospitalaria, debido a la formación insuficiente de los profesionales sanitarios y la falta de equipos y programas informáticos para utilizar historias clínicas electrónicas; en México no existen estudios hasta el momento.

La Dra. Espinosa concluyó que: “Las medidas esenciales para garantizar la seguridad del paciente en las unidades de salud no solo deberán conocerse, sino deberán fomentarse en el desarrollo de una cultura de calidad y seguridad en el paciente, donde se permita evaluar los procesos críticos que se relacionan con la atención y también al personal que labora dentro de él. Es importante que la organización adopte y comprenda el modelo, donde se ve al hospital como un todo, en donde cada una de sus partes está involucrada y contribuye a los resultados del paciente, trabajar con este enfoque requiere del involucramiento y la participación de todas las áreas y personas que conforman la organización”.