• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1520 [name] => Área Dolor Neuropático Localizado [slug] => area-dolor-neuropatico-localizado [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1520 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 116 [filter] => raw [cat_ID] => 1520 [category_count] => 116 [category_description] => [cat_name] => Área Dolor Neuropático Localizado [category_nicename] => area-dolor-neuropatico-localizado [category_parent] => 1350 ) )

“El abordaje multidisciplinar del dolor neuropático consigue resultados muy satisfactorios”

“El dolor neuropático es el más difícil de tratar, pero los resultados son muy satisfactorios en manos de equipos expertos multidisciplinares que lo aborden de una manera integral”, según comenta Lourdes Sánchez Sánchez, jefa de la Unidad de Enfermería de la Unidad de Cuidados Paliativos y Tratamiento del Dolor del Hospital Los Montalvos, perteneciente al Complejo Asistencial Universitario de Salamanca

¿Qué características tiene el paciente con dolor neuropático localizado?

Es un tipo de dolor con los mismos criterios diagnósticos de cualquier dolor neuropático, con la salvedad de que el área dolorosa está más delimitada.En cuanto al abordaje, hay que tener en cuenta que el dolor neuropático, a diferencia del nociceptivo, no responde adecuadamente a la terapia con los fármacos analgésicos clásicos (como AINES u opioides, usados en monoterapia), por lo que deben valorarse otras alternativas, como los antiepilépticos y los antidepresivos.

Esto ha hecho que el manejo del dolor neuropático localizado sufra un importante cambio estratégico, proponiéndose una nueva escalera analgésica, distinta de la clásica escalera de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el dolor crónico.

¿Qué servicio o unidad atiende a estos pacientes en el Hospital Los Montalvos?

Cuando el dolor neuropático no se controla con los tratamientos convencionales o existe alguna dificultad para usar ciertos analgésicos, estos pacientes son atendidos por la Unidad del Dolor.

¿Cómo es el paciente con dolor neuropático localizado que llega a la consulta? ¿Qué tipo de dolor manifiesta?

Alrededor del 60 por ciento de los pacientes con dolor neuropático que vemos en nuestra consultatiene dolor neuropático localizado, y las patologías más frecuentes son la neuropatía diabética, la neuralgia postherpética, y, en menor medida, la lesión traumática de un nervio (traumática o quirúrgica, amputación de una extremidad, lesión de un nervio).

¿Qué tratamientos se emplean en su unidad para aliviar total o parcialmente el dolor?

El tratamiento del dolor neuropático localizado sigue los esquemas de tratamiento de dolor neuropático, y los fármacos más efectivos, entre otros, son los antidepresivos y los anticonvulsivantes. Su carácter localizado hace que sea especialmente útil el tratamiento con fármacos tópicos, como el apósito de lidocaína al 5 por ciento y el parche de capsaicina al 8 por ciento. Estos tratamientos pueden emplearse solos o asociados a los fármacos anteriores y han demostrado una alta eficacia. En la unidad, además, empleamos TENS, iontoforesis, ESWT, etc.

Y cuando estos tratamientos han fallado o como complementos de estos se pueden emplear bloqueos nerviosos, electroestimulación medular, radiofrecuencia o bombas de infusión.

¿Cuáles son las principales complicaciones del tratamiento para este tipo de dolor?

En general el tratamiento farmacológico para el dolor neuropático es bien tolerado por el paciente, aunque depende de la edad y de las patologías concomitantes. Las principales complicaciones observadas son la somnolencia y los efectos anticolinérgicos.

Los tratamientos con capsaicina y lidocaína, si se administran por personal de Enfermería debidamente formado, no suelen dar más problemas que una ligera sensación de ardor local en el caso de la capsaicina.

¿Cuáles son las funciones de las enfermeras en la atención de estos pacientes?

La enfermera juega un papel muy importante dentro del equipo multidisciplinar, desde el conocimiento y la aplicación de diversas técnicas de tratamiento como la administración del parche de capsaicina, TENS, iontoforesis; incluso la programación de los electroestimuladores y la carga de las bombas de infusión intramedular.

La enfermera también es esencial en la evaluación de los resultados de los tratamientos y en la formación del enfermo y su familia sobre los procedimientos y las técnicas a emplear para que les quede claro en qué consisten, cómo funcionan los aparatos y cómo manejar los problemas que puedan surgir, disminuyendo así su ansiedad y estrés.También son eficaces las técnicas de relajación, que ayudan al paciente a controlar la situación en momentos de máximo dolor.

¿Qué formación específica necesitan las enfermeras en el abordaje de este dolor?

La complejidad del abordaje del dolor neuropático localizado condiciona un alto grado de formación,ya que las técnicas asistenciales son muy complejas y específicas.La enfermera debe saber hacer un diagnóstico diferencial, conocer los diferentes tipos de dolor neuropático, así como los signos y síntomas asociados al mismo. También debe valorar de manera efectiva el dolor de los pacientes y los resultados de los tratamientos.

Otras funciones son conocer y manejar las técnicas específicas utilizadas en las unidades del dolor: TENS, iontoforesis, ondas de choque, colocación de parches de capsaicina y apósitos de lidocaína, etc. Una vez pautadas por el médico, es la enfermera quien informa al paciente, programa la cita, realiza la técnica, vigila los efectos adversos y valora los resultados, como es el caso de la iontoforesis, la estimulación eléctrica transcutánea (TENS) o la administración de medicación tópica por un médico o por un profesional sanitario bajo la supervisión de un médico (capsaicina al 8 por ciento).

Las enfermeras también debemos conocer las técnicas y los procedimientos invasivos utilizados en las distintas Unidades del Dolor, así como la posología de la medicación y las vías de administración, la programación de los infusores y estimuladores medulares, la realización de las curas postimplantes o las perfusiones de fármacos.

¿En qué beneficia al paciente la especialización de estas profesionales sanitarias?

Una formación específica en el abordaje del dolor neuropático localizado va a garantizar al paciente un alivio efectivo de su dolor basado en el conocimiento profundo del mismo y en el manejo de los procedimientos adecuados para su tratamiento.

Además,una enfermera especializada puede proporcionar al paciente información del fármaco que debe tomar y de los posibles efectos secundarios, adhiriéndose al tratamiento de forma correcta y, por tanto, utilizará menos recursos. Una familia conocedora de los signos y síntomas incluso sabrá transmitir la situación del paciente, aunque este no pueda acudir a la consulta.