• Miércoles, 17 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6638 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6638 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

El ayuno intermitente puede evitar la diabetes

La forma más conocida de ayuno intermitente es el método 16:8 que consiste en comer solo durante un período de ocho horas y ayunar durante las 16 horas restantes

Pérdida-peso-ejerccio-rebaja-diabetes-tipo II

Científicos del Deutsches Zentrum für Diabetesforschung (Alemania) han descubierto que con una dieta de ayuno intermitente se produce una menor cantidad de grasa pancreática, lo que podría contribuir a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Diferentes estudios científicos han evidenciado que el ayuno intermitente mejora la sensibilidad a la insulina y protege contra el hígado graso. Ahora, según estos nuevos hallazgos, publicados en la revista Metabolism, los sujetos con sobrepeso propensos a la diabetes tienen una alta acumulación de células grasas en el páncreas.

Los individuos del modelo en estudio resistentes a la diabetes debido a su condición genética, a pesar del exceso de peso, apenas tenían grasa en el páncreas, sino que tenían depósitos de grasa en el hígado. “Las acumulaciones de grasa fuera del tejido adiposo, por ejemplo, en el hígado, los músculos o incluso los huesos, tienen un efecto negativo en estos órganos y en el organismo en general. El impacto de las células grasas en el páncreas no ha estado claro hasta ahora”, explica la autora principal del trabajo, Annette Schürmann.

Su equipo dividió a los individuos con sobrepeso que eran propensos a la diabetes en dos grupos. Al primer grupo se le permitió comer todo lo que quisieran cuando desearan. El segundo se sometió a un régimen de ayuno intermitente: un día recibieron comida ilimitada y al día siguiente no fueron alimentados en absoluto. Después de cinco semanas, observaron diferencias en el páncreas: las células grasas se acumularon en el primer grupo; mientras que en el segundo grupo apenas tenían depósitos de grasa en el páncreas.

Para averiguar cómo las células grasas pueden afectar la función del páncreas, los investigadores aislaron células precursoras de adipocitos del páncreas y les permitieron diferenciarse en células grasas maduras. Si las células grasas maduras se cultivaran posteriormente junto con los islotes de Langerhans las células beta de los islotes segregarían cada vez más insulina.

“Sospechamos que el aumento de la secreción de insulina hace que los islotes de Langerhans de individuos propensos a la diabetes se agoten más rápidamente y, después de algún tiempo, dejen de funcionar completamente. De esta manera, la acumulación de grasa en el páncreas podría contribuir al desarrollo de la diabetes tipo 2”, detalla Schürmann.

El ayuno intermitente significa no comer durante ciertas franjas horarias. Sin embargo, el agua, el té sin azúcar y el café negro están permitidos las 24 horas del día. Dependiendo del método, el ayuno dura entre 16 y 24 horas o, alternativamente, se consumen un máximo de 500 a 600 calorías dos días a la semana.