• Viernes, 19 de octubre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1478 [name] => Ind. Farmacéutica [slug] => ind-farmaceutica [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1478 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3446 [filter] => raw [cat_ID] => 1478 [category_count] => 3446 [category_description] => [cat_name] => Ind. Farmacéutica [category_nicename] => ind-farmaceutica [category_parent] => 1350 ) )

El big data se convierte en la clave de la Medicina de Precisión del futuro

Este ha sido uno de los temas de debate de la Jornada de Digitalización en Innovación Biomédica en Centros Privados, organizada por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS).

El futuro de la Medicina no solo pasa por mejores biotecnologías, sino por combinar el análisis de grandes volúmenes de datos clínicos con biomarcadores y otras variables propias de la genómica y la proteómica. De esta forma parece claro que utilizar el big data con una perspectiva sanitaria es el futuro de la llamada Medicina de Precisión.

Así se ha puesto de manifiesto en la Jornada de Digitalización en Innovación Biomédica en Centros Privados, organizada por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), con la participación de Farmaindustria, y celebrada en el Hospital Universitario HM Sanchinarro.

En palabras de Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, “esta revolución digital va a permitir generar nuevos instrumentos capaces de procesar e integrar ingentes volúmenes de información (los llamados big data) que pueden ser ya utilizados para obtener patrones de comportamiento y modelos predictivos”.

Resultados en salud e I+D

Respecto a los ámbitos que más se van a beneficiar de la gestión de los datos en salud, Arnés citaba que el big data, “ofrece enormes oportunidades de mejora en toda la cadena de valor sanitaria, pero especialmente en dos campos de gran trascendencia: la I+D biomédica y la toma de decisiones en la práctica clínica”.

En concreto, según el director general de Farmaindustria, en cuanto a la propia práctica clínica, “va a ser posible medir los resultados en salud que comporta cada intervención que se practique sobre el paciente, basándose en la evidencia y el valor real que aporta un nuevo medicamento o una prestación sanitaria, lo que se traducirá en una mayor eficiencia”.

Por otra parte, en cuanto a la I+D biomédica, será posible hacer diagnósticos genéticos, predecir toxicidades o facilitar la participación de los pacientes en los ensayos clínicos, que deben de estar planteados a partir de ahora desde la perspectiva de la medicina de precisión. “Todo ello es fundamental para poder maximizar los avances que en el ámbito de las ciencias básicas biomédicas -genómica, proteómica- se están produciendo y acelerar así el desarrollo de fármacos más eficaces y precisos”, aportaba Arnés.

De hecho, en esta línea discurren las propuestas planteadas por Farmaindustria a los grupos políticos en el marco de la tramitación de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, y que viene a plasmar en el ordenamiento jurídico español las disposiciones del Reglamento comunitario sobre esta materia, que entra en vigor el 25 de mayo. “Tal como se ve desde el ámbito de la I+D biomédica, es esencial que la nueva regulación parta de la base de que la investigación clínica y preclínica, al igual que el conjunto de la investigación científica, sea considerada como una actividad de interés público general”, concluyó en este mismo foro Amelia Martín Uranga, responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies