• Viernes, 19 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1482 [name] => OMC y Colegios [slug] => omc-y-colegios [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1482 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 1801 [filter] => raw [cat_ID] => 1482 [category_count] => 1801 [category_description] => [cat_name] => OMC y Colegios [category_nicename] => omc-y-colegios [category_parent] => 1350 ) )

El Colegio de Médicos de Álava insta a Salud a que “frene” el deterioro de la AP

Critican que los facultativos sufren un empeoramiento progresivo de sus condiciones laborales y una marcada sobrecarga asistencial y exigen medidas urgentes

Medicos_Alava_instan_mejoras_AP_Osakidetza

El Colegio Oficial de Médicos de Álava ha expresado una vez más su preocupación ante la situación de deterioro que se está produciendo en la Atención Primaria (AP) y quiere hacer una llamada a los responsables sanitarios del País Vasco solicitando la pronta implementación de medidas a corto, medio y largo plazo, que sirvan para frenar de manera efectiva el progresivo debilitamiento de la Primaria. “Se deben buscar soluciones a este problema y en esa búsqueda siempre se podrá contar con la estrecha colaboración de este Colegio”, sostienen.

Consideran que una de las verdades del barquero es que tras la siembra viene la cosecha, algo tan obvio como que quien ha adolecido de falta de planificación y ha recortado la inversión en la siembra ni puede esperar grandes resultados ni puede escapar de su responsabilidad, señalan.

Desde la organización médica alavesa sostienen que hace  ya muchos años que los responsables de las administraciones sanitarias vienen haciendo oídos sordos a las continuas demandas “que desde las instituciones médicas les hemos venido planteando en cuanto a la imperiosa necesidad de planificar las necesidades de médicos, por su previsible falta a medio y largo plazo. Sin embargo, alejados de las advertencias y amparados por las circunstancias adversas de la crisis, han adobado la falta de planificación con unos recortes cuyos efectos, visibles para todos, estamos pagando tanto los profesionales como los propios pacientes”, indican.

En este sentido, señalan, el tiempo es implacable y la cosecha está aquí: ha sido preciso que llegue el lobo para creer en su existencia. “Nadie niega ahora la falta de médicos y ante la pregunta de ¿qué hacemos? sólo se oyen respuestas cuyo resultado no puede satisfacer las necesidades en el corto plazo”, explican.

Según insisten en señalar, el resultado se deja ver en todos los niveles asistenciales, pero con especial crudeza en su puerta de entrada, en la Atención Primaria, un nivel en el que los médicos de familia vienen sufriendo un empeoramiento progresivo de sus condiciones laborales y una marcada sobrecarga asistencial.

Los recortes, la falta de reconocimiento, la falta de sustituciones, la excesiva burocracia, la sobrecarga y la consiguiente falta de tiempo para mantener el ejercicio de la medicina con el nivel de calidad deseado ha llegado a colmar el vaso de la paciencia de los médicos de Primaria, hasta el punto de que, con distintos grados de intensidad, se vienen sucediendo movilizaciones en todos los puntos del país.

Consecuencia de los recortes

Recalcan que “tampoco nuestra comunidad autónoma es ajena al problema en mayor o menor medida y también sus médicos de Atención Primaria están sufriendo sus consecuencias; unas consecuencias de las que no son responsables y que no se pueden ni se deben soportar por más tiempo”. “Se deben buscar soluciones a este problema y en esa búsqueda siempre se podrá contar con la estrecha colaboración de este Colegio. Todos estamos comprometidos con la salud de los ciudadanos en general y de nuestros pacientes en particular”, añaden.

También desde el Colegio de Álava quieren expresar públicamente su reconocimiento al esfuerzo que los médicos y el resto de profesionales sanitarios realizan, a pesar de las dificultades con las que se están encontrando, para mantener en la medida de lo posible los niveles de calidad asistencial que nuestros pacientes se merecen.