• Martes, 18 de junio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8079 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8079 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

El equipo de Mariano Barbacid avanza en nuevas terapias contra el cáncer de páncreas

Por primera vez se ha conseguido que desaparezcan totalmente cánceres ductales de páncreas en un modelo experimental

cáncer de páncreas

Se han presentado los resultados del trabajo  ‘Regresión completa de los adenocarcinomas ductales pancreáticos avanzados tras la inhibición combinada de EGFR y c-RAF’ , cuya publicación supone uno de los avances más significativos en la búsqueda de nuevas terapias contra el cáncer de próstata. El mismo ha sido realizado por el equipo de Mariano Barbacid, jefe del Grupo AXA- CNIO de Oncología Experimental de la FSP CNIO y financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), entre otros patrocinadores.

El principal logro de este estudio es que por primera vez se ha conseguido que desaparezcan totalmente cánceres ductales de páncreas en un modelo experimental. En concreto, en este trabajo se ha evaluado el potencial terapéutico de dos dianas implicadas en la señalización de las oncoproteinas KRAS. Se trata del receptor del factor de crecimiento epidérmico, EGFR en sus siglas inglesas, y la quinasa c-RAF. Para ello se han utilizado una nueva generación de ratones genéticamente modificados inducidos por las mismas mutaciones responsables de la mayoría de los tumores humanos. KRAS y TP53, y que reproducen fielmente la historia natural de estos tumores. Gracias a estos modelos experimentales ha sido posible por primera vez, eliminar dianas terapéuticas en ratones portadores de tumores ADPs de alto grado y de forma sistémica, es decir en todo el organismo (no solo en tejido tumoral como en muchos otros estudios).

Cabe reseñar que el adenocarcinoma ductal de páncreas (ADP) es una de las formas más agresivas de cáncer y una de las que más se resiste a los tratamientos actuales, ya sean de Medicina Personalizada o de Inmunoterapia. En la actualidad, la curación de los ADPs se limita prácticamente a aquellos casos en los que el tumor está localizado y puede ser eliminado quirúrgicamente, lo que representa menos de un 10 por ciento de los pacientes.

Un modelo experimental

La eliminación de cada una de estas dianas por si solas no produjo ningún efecto terapéutico. Sin embargo, cuando se eliminaron ambas dianas simultáneamente se pudo comprobar que un porcentaje importante de tumores ADP de alto grado, no sólo dejaron de crecer, sino que en unas semanas desaparecieron completamente. Igualmente, se pudo observar que la eliminación sistémica del EGFR y de c-RAF sólo produjo una toxicidad menor, de las ya observadas en pacientes tratados con inhibidores del EGFR.

Sobre este trabajo, el propio Mariano Barbacid recalcaba que “durante los últimos cinco años, nuestro laboratorio ha desarrollado una nueva generación de modelos de ratón genéticamente modificados que han permitido, por un lado, evaluar el efecto terapéutico de dianas moleculares en ratones portadores de tumores avanzados y, por otro, identificar posibles efectos tóxicos al eliminar o inhibir estas dianas de forma sistémica en todo el organismo”. De esta forma, si bien estos resultados son esperanzadores, es reseñable que se trata de un modelo experimental.

Es por ello que, antes de plantear su traslación a la clínica, es necesario abordar que si  bien existen muy buenos inhibidores del EGFR, no existen inhibidores capaces de bloquear la actividad de c-RAF y por el momento no es posible reproducir farmacológicamente los resultados experimentales obtenidos con la eliminación génica de EGFR y c-RAF.