• Viernes, 22 de junio de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 199 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 199 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

El estado de prediabetes se puede retroceder con dieta y ejercicio

ejercicio

Para saber si una persona tiene diabetes es necesario que el médico le realice una serie de pruebas para corroborar el diagnóstico, aunque lo más importante, sin lugar a dudas, es la prevención.

La prueba de glucosa sanguínea en ayunas es la más utilizada, con un ayuno de al menos 8 horas. Si el nivel de glucosa en sangre es de 100 a 125 mg/dl puede ser una prediabetes, lo que significa que existe un riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Si está por encima de 126 mg/dl hay que confirmarlo con otra prueba de glucosa sanguínea.

Por su parte, la prueba de tolerancia oral a la glucosa se lleva a cabo con un ayuno de al menos 8 horas antes de la prueba, se mide la glucosa en sangre y se vuelve a medir a las 2 horas después de haber bebido glucosa disuelta en agua. Si el nivel de glucosa está entre 140 y 199 mg/dl 2 horas después de haber bebido el líquido, se denomina intolerancia a la glucosa, con riesgo de desarrollarla. Sin embargo, con una glucosa de 200 mg/dl o más confirmada hay que repetirla para confirmar el diagnóstico de la diabetes.

También está la glucosa sanguínea a cualquier hora del día. Una prueba de glucosa en sangre por encima de 200 mg/dl acompañado de sed excesiva, incremento de la frecuencia al orinar, pérdida de peso, cansancio, visión borrosa y heridas sin sanar confirma el diagnóstico de la diabetes. Se suelen hacer este tipo de pruebas a pacientes de más de 45 años y con exceso de peso. Aunque otros factores determinantes son el hereditario, haber tenido diabetes gestacional, ser hipertenso y, lógicamente, el colesterol elevado y triglicéridos.

Detección precoz

El test Findrisc es una prueba basada en un cuestionario que permite detectar precozmente el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en los próximos diez años. Para cumplimentar el test, los profesionales sanitarios medirán el peso y la estatura y preguntarán sobre diversos hábitos de vida. Se basa en un cuestionario de ocho preguntas sencillas, fácil de responder. Esto permitirá valorar el riesgo de desarrollar la enfermedad y los sanitarios darán consejos personalizados de cómo prevenirla si hay riesgo. En Europa están en marcha estrategias y proyectos, para iniciar programas nacionales de prevención de la diabetes tipo 2 que utilizan este test como herramienta para identificar individuos en riesgo. Inicialmente se diseñó para la población finlandesa, pero se está utilizando en toda Europa.

La diabetes es una enfermedad metabólica altamente asociada a un mayor riesgo cardiovascular. El riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular se incrementa 2 a 4 veces en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DM2). El 75% fallece por enfermedad arterial coronaria y 25 % por enfermedad cerebral o vascular periférica. Alrededor del 50% de los diabéticos tipo 2 de reciente diagnóstico son portadores de enfermedad arterial coronaria establecida y varios estudios sugieren que estos pacientes aún sin historia de enfermedad cardiovascular tienen tasas de nuevos eventos cardiovasculares similares a los no diabéticos, con isquemia miocárdica previa. Los desenlaces clínicos son más serios en diabéticos tipo 2 después de sufrir un infarto del miocardio o un ictus; por estas razones, la diabetes fue etiquetada como un equivalente de enfermedad cardiovascular con la recomendación de que fueran tratados médicamente como si ya fueran portadores de enfermedad arterial coronaria. Esto significa que hay que llevar los niveles de LDL-C a menos de 70mg/dL, con el uso permanente de estatinas. Sin embargo, estudios recientes incluyen un valor alto de HDL-C, mediante el empleo de niacina (acido nicotínico), fibratos o ácidos grasos poliinsaturados tipo omega 3, como requisito indispensable para reducir aún más el riesgo cardiovascular.

Síndrome metabólico

Como la insulinorresistencia y la hiperinsulinemia son características del síndrome metabólico que puede preceder a la DM2 con fuerte implicación sobre el riesgo cardiovascular, es necesario corregir precozmente con medidas como la dieta hipocalórica baja en grasas saturadas, el cambio en el estilo de vida (especialmente, mayor actividad física) y el uso de agentes sensibilizadores de insulina tipo metformina como fármacos de primera línea. Igualmente se requiere un adecuado control de las cifras tensionales con medicamentos tipo inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (IECA) o bloqueadores del receptor AT1 (BRA), los cuales parecen mejorar la sensibilidad insulínica.

Los tipos de tratamientos para la diabetes dependen en cada caso. Primero hay que insistir en la modificación del estilo de vida, sobre todo es importante en las primeras fases del diagnóstico. Si la diabetes está descontrolada es muy importante conseguir la desaparición de los síntomas derivados de la hiperglucemia. Se deben evitar descompensaciones agudas y retrasar la aparición de complicaciones crónicas. Hay que individualizar objetivos. Conviene empezar por el tratamiento no farmacológico. La pérdida de peso es clave para reducir el riesgo de diabetes en personas de riesgo. Una reducción de entre un 5-10% puede ser muy beneficiosa. El evitar los azúcares refinados, no fumar y hacer actividad física.

Posteriormente, si no se alcanzan los niveles deseados hay que pasar al tratamiento farmacológico, asociado a la insulina. El medicamento antidiabético de referencia para el tratamiento de la diabetes es la metformina, otros medicamentos a valorar son las sulfonilureas, las tiazidas o glitazonas, aunque estas últimas en desuso.

Y por último, un nuevo grupo terapéutico que están aportando seguridad y eficacia son los inhibidores de la DPP-4 y análogos de la GLP-1, y, más recientemente, los de la GLP-2.

Retroceder a valores normales

Con respecto a si es posible retroceder de un estado prediabético a los valores normales de glucosa en sangre, los especialistas apuestan porque sí lo es incidiendo en los cambios en la dieta y el estilo de vida. Así lo confirma el Diabetes Prevention Program que muestra que en adultos mayores de 60 años, ciertos cambios de vida reducían este riesgo de progresión hasta en un 71%.

No conviene olvidar que el estrés o el nerviosismo pueden causar una subida intempestiva de azúcar, incluso algunos medicamentos. Así que conviene tener en cuenta estos aspectos.

Por eso, la detección y tratamiento precoz con cambios en los estilos de vida puede prevenir la aparición de diabetes 2. En situaciones de riesgo muy elevado (IMC> 35 Kg/m2 y edad < 60 años) podría ser útil el tratamiento farmacológico coadyuvante con metformina, aunque ningún fármaco tiene aprobada esta indicación.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina de Familia Francisco Linero Vázquez, Antonio Soler Rando, Antonio Cuadra Escalante, Angel Bonillo Morales y Javier Martín Izquierdo, del Centro de Salud de Alhaurin de la Torre; Manuel Leal Pérez, médico general en el Centro de Salud La Serrana, de Jerez; Yussef Abu El Wafa Vaca, internisa en el Hospital Santa María del Puerto; Enrique García del Río, internista en el Hospital Virgen del Camino de Villamartín; Fernando Castellano Rodríguez, médico general en el Centro de Salud  Arcos de la Frontera y Sergio Niño Bernal, internista del Hospital General de Jerez; los médicos de Atención Primaria Andrés Plaza Ramírez y Andrea Sierra Villalba, los internistas José Antonio Carmona Álvarez y Daniel Urdiales Castillo, y el cardiólogo Antonio Ramírez Moreno, del Hospital Costa del Sol, en Málaga.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies