• Sábado, 23 de marzo de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1483 [name] => Sanidad Privada, Mutualidades y Empresas [slug] => sanidad-privada-mutualidades-y-empresas [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1483 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 1648 [filter] => raw [cat_ID] => 1483 [category_count] => 1648 [category_description] => [cat_name] => Sanidad Privada, Mutualidades y Empresas [category_nicename] => sanidad-privada-mutualidades-y-empresas [category_parent] => 1350 ) )

El futuro de las gafas terapéuticas cada vez más cerca gracias a un nuevo filtro con nanotecnología

Se trata de un filtro que no solo bloquea la luz nociva ,como ocurre hasta ahora, sino que además la transforma en luz beneficiosa para la retina

filtro solar

La luz ultravioleta y la azul tienen diferentes efectos en el ojo. En el caso de la luz azul, puede dañar las células de la retina, siendo un factor de riesgo añadido en glaucoma, DMAE y otras patologías que pueden derivar en ceguera. Por el contrario, diferentes estudios llevados a cabo por el Grupo de Investigación de Neurobiología de la Retina de la Fundación de Investigación Oftalmológica del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega ponen de manifiesto que la luz con longitudes de onda comprendidas entre el rojo y el infrarrojo cercano tiene efectos beneficiosos, estimulando la supervivencia de las células de la retina. Esta es la idea en la que se ha centrado la investigación de un equipo internacional de investigadores, con una importante participación española,  que ha diseñado un filtro que bloquea la luz UV-azul y emite luz roja que evita la muerte celular y promueve la regeneración de células de la retina.

Estos hallazgos han sido publicados en la revista científica Optical Materials, por parte del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV), la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), el Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias (ITMA) y la Universidad de Oxford.

Así, Neville N. Osborne, investigador principal de la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO) explicaba que la luz azul sin filtro, interacciona con ciertos pigmentos presentes en la retina, pudiendo llegar a dañarla. Por el contrario, la luz roja estimula los tejidos y tiene el potencial de contrarrestar esos daños. Por eso, se planteó la hipótesis de que modular las cantidades de luz roja podría ser beneficioso para ciertos pacientes: personas con glaucoma, degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y retinopatía diabética.

Unas gafas terapéuticas como tratamiento a futuro

Si bien este es el presente, el futuro de este tipo de investigaciones es que este tipo de filtros puedan aplicarse para la creación de unas gafas terapéuticas.  En este sentido, el oftalmólogo e investigador Andrés Fernández-Vega señala que esta investigación nace con la idea de ofrecer una ayuda de valor añadido a los tratamientos actuales. La aplicación futura más directa es su aplicación en lentes oftálmicas.  Así, el hallazgo es un paso importante para proporcionar una terapia complementaria a los tratamientos actuales que ayuden a mejorar el pronóstico de estas enfermedades. “El poder ofrecerlo de una manera sencilla y no invasiva, podría repercutir en una mejora en la calidad de vida de los pacientes”.

De esta forma, Osborne concluía por su parte que la modulación de la luz a la cual está expuesta la retina podría tener una relevancia particular para las personas que padecen enfermedades de la retina. “La hipótesis es que el empleo de lentes capaces de modular la luz reduciría el daño de la luz azul e incrementaría la exposición a la luz roja, ralentizando la progresión de la enfermedad en prácticamente todas las dolencias que afectan a la retina”, finalizaba.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies