• Miércoles, 19 de junio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 286 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 286 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

El gasto de la diabetes hay que considerarlo en su conjunto

equiparación salarial

El gasto sanitario medio dedicado a la diabetes ha crecido en los últimos años debido a los nuevos fármacos orales e inyectables que son más caros que los anteriores, pero que han mejorado notablemente el control de estos enfermos y sus posibles complicaciones.

Los nuevos tratamientos para la diabetes son más caros, aunque ofrecen una respuesta más eficaz con un mayor control, sin efectos adversos ni riesgo de hipoglucemias.

Este aumento del gasto se debe a que ha aparecido nuevos tratamientos para la DM tipo 2, que implican un precio alto y aportan beneficios adicionales a los ya conocidos.  De hecho, la mayoría de los nuevos tratamientos no se administran en monoterapia.

En los últimos años se ha observado un incremento de la incidencia de la diabetes, fundamentalmente debido al mayor número de diabéticos diagnosticados y tratados, y a una mayor implicación del médico-paciente-enfermería. Dicho aumento se da en todas las edades y se detecta por los controles rutinarios. Suelen ser pacientes obesos, con síndrome metabólico, sedentarios y con pocas ganas de cambiar su situación de falta de actividad deportiva.

Los nuevos antidiabéticos han mejorado los controles y han disminuido de una manera notable los efectos adversos, como hipoglucemias, y los ingresos por descompensaciones. Por lo que inicialmente el aumento de los costes del tratamiento se ven compensados por el descenso de los gastos por ingresos hospitalarios.

Los nuevos antiglucémicos son más caros, pero al estar el paciente mejor controlado, a largo plazo ahorran, ya que aparecen menos complicaciones tanto de tipo macrovascular como microvascular. La variedad de tratamientos que existen en el mercado permite que el paciente esté mejor controlado a lo largo de su vida, independientemente de sus otras patologías que generalmente coexisten.

Pluripatología

Por eso, no hay que mirar solo el coste del tratamiento de la diabetes porque los pacientes en su gran mayoría son pluripatológicos. Un buen control glucémico repercute en un mejor control de todas sus patologías y por tanto menos ingresos por descompensación y complicaciones.

La presión sobre el gasto se percibe desde hace tiempo en la sanidad pública, pero los profesionales prescriben lo más adecuado para el paciente en cada situación. El tratamiento de la diabetes si se caracteriza por algo es que debe ser individualizado.

Presión por el gasto

No obstante, el gasto genera presión de una manera u otra a los profesionales. La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad crónica que se establece como la primera causa de la retinopatía, la insuficiencia renal y la amputación de pie. Para 2030 se prevé que esta condición patológica alcance la proporción de pandemia. La prevención de la misma es posible mediante la promoción de hábitos de vida saludables.

Como consecuencia de las complicaciones de su enfermedad, los diabéticos tienen una mayor morbimortalidad; el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares es 2 a 4 veces superior que en un no diabético. Cabe destacar que la condición de padecer diabetes, incrementa la gravedad de cualquier estadio de enfermedad aterosclerótica.

Buen control

En este sentido, sería de utilidad instaurar programas reales de educación diabetológica en la dieta y en otros aspectos del cuidado de un diabético. Lo importante es que el paciente esté bien controlado. Por eso, dentro de las medidas a tomar habría que prestar especial atención a la prevención, controlar y corregir los factores de riesgo modificables, control periódico de la glucemia, función renal y cardiovascular. También hay que insistir en la dieta y actividad física, sin dejar de tener presente que al final lo que se gasta en fármacos seguros termina siendo más económico que el coste de las complicaciones y/o ingresos de pacientes diabéticos con mal control de glucemia.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Atención Primaria Mª Isabel Sirerol Morán, Mónica Beatriz Figueroa Caiche, Janet Kopke Martin y Mª Teresa Enguix Vicens, del Centro de Salud de Denia; Mª Soledad Botella Rodríguez, José Galvez Candel, Cayetano Alarcón Giménez, Miguel Angel Belmar Bueno y Sergio Gallego Piote, del Centro de Salud Ciudad Jardín; Belén Colas Martínez, Mª Carmen Marin Nieto, José Antonio Ferrandez Navarro, Guillermo Salcedo Borrego y Julia del Barco Morillo, del Centro de Salud Florida, y los médicos generales  Beatriz Aracil Martínez, Adriana Mabel Prina López, Estanislao Puig Agullo, Tomás Alberola Rigal, Edgar Catena Carroz y Salvador Pertusa Martínez, de Alicante.