• Jueves, 15 de noviembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3374 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3374 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

El infradiagnóstico sigue siendo uno de los principales retos de la EPOC

Sin embargo, la tasa de mortalidad por EPOC en España en comparación con la población mundial, muestra una tendencia a la baja durante la última década, tanto en hombres como en mujeres

infradiagnóstico EPOC

La prevalencia de la EPOC en España se sitúa en torno al 10 por ciento de la población, en términos generales. Disgregando por sexos, el estudio EPI-SCAN mostró una prevalencia de la enfermedad del 15,1 por ciento en varones y 5,7  por ciento en mujeres. Sin embargo,  la buena noticia es que la tasa de mortalidad por EPOC en España en comparación con la población mundial, muestra una tendencia a la baja durante la última década, tanto en hombres como en mujeres. Esas son algunas de las conclusiones extraídas de la XIII Reunión de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) que la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra en Barcelona. Durante la misma, uno de los temas que ha centrado el interés de los expertos, de hecho, no ha sido la prevalencia, sino la preocupación por  el infradiagnóstico.

Tal y como aportaba  Francisco López García, coordinador del Grupo de EPOC de la SEMI, “España está avanzando mucho en el infradiagnóstico de la EPOC, pero aún sigue siendo un problema y un reto para el sistema sanitario”. En este sentido, una de las medidas claves es mejorar en el uso de la espirometría, puesto que como insistía el experto  la clave está en “aumentar el número de espirometrías por parte de cualquier profesional sanitario que se enfrente a un paciente fumador y que tenga síntomas compatibles con la enfermedad, sobre todo la disnea”.

El papel del médico internista

Asimismo, otro de los grandes caballos de batalla de la EPOC es el consumo de tabaco. A este respecto, el especialista de la SEMI añade que “en pacientes que la padecen, dejar de fumar mejora los síntomas, disminuye las exacerbaciones y reduce el número de hospitalizaciones”. Respecto a posibles medidas para reducir el hábito tabáquico, “está demostrado que el aumento del precio de los cigarrillos reduce el consumo de tabaco en la población general, y es una medida muy eficaz para fomentar que los jóvenes abandonen el hábito tabáquico”.

Respecto a cómo influye este problema en la consulta de Medicina Interna, el representante de SEMI añadía además que el médico internista tiene una responsabilidad en el infradiagnóstico. Así,  “debe tener una actitud activa en el diagnóstico de nuevos pacientes que puedan tener la enfermedad, en el contexto de comorbilidades como la insuficiencia cardiaca o la enfermedad coronaria que, con frecuencia, tienen asociada una EPOC”.

Cabe recordar que las comorbilidades que más frecuentemente se asocian a la EPOC, son  las enfermedades cardiovasculares (enfermedad coronaria y cerebrovascular e insuficiencia cardiaca), fibrilación auricular, hipertensión arterial, diabetes mellitus, osteoporosis, enfermedad por reflujo gastroesofágico, insuficiencia renal, anemia, neoplasias (sobre todo de pulmón), así como deterioro cognitivo y psiquiátricas (ansiedad y depresión).

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies