• Domingo, 25 de febrero de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1520 [name] => Área Dolor Neuropático Localizado [slug] => area-dolor-neuropatico-localizado [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1520 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 52 [filter] => raw [cat_ID] => 1520 [category_count] => 52 [category_description] => [cat_name] => Área Dolor Neuropático Localizado [category_nicename] => area-dolor-neuropatico-localizado [category_parent] => 1350 ) )

“El papel de Enfermería en las unidades del dolor es necesario para la formación del paciente en dolor”

Cristina García, enfermera de la Unidad de Dolor del Hospital Virgen del Rocío, en Sevilla, ha concedido una entrevista a EL MÉDICO INTERACTIVO

Cristina García, enfermera de la Unidad del Dolor del Hospital Virgen del Rocío, en Sevilla

Cristina García trabaja en la sección de Enfermería de la Unidad de Dolor del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, hospital pioneroen tratar dolores neuropáticos resistentes a los fármacos.

¿Qué patologías más habituales tienen los pacientes adultos que acuden a su Unidad de Dolor?¿Y los pacientes infantiles?

Una de las patologías más comunes de los pacientes adultos que acuden a nuestra unidades la patología de la columna vertebral. También, son frecuentes las artropatías de las principales articulaciones y los dolores de origen neuropático (posherpético y postquirúrgico) y oncológico. Con respecto a los pacientes infantiles, las principales patologías que abordamos es el control de la espasticidad y dolor oncológico.

¿Qué interacción tenéis con otras especialidades, tanto con los médicos como con otros compañeros de Enfermería?

Nuestra unidad está en contacto con distintas especialidades siendo las más comunes Traumatología, Oncología, Neurocirugía y Pediatría. Además, nos derivan pacientes de distintas especialidades quirúrgicas que tras la intervención ha quedado un dolor neuropático.

El pasado año se dio a conocer una nueva técnica del Hospital Virgen del Rocío para eliminar el  dolor ciático en urgencias y permitir el alta en el día con la administración de un único pinchazo combinando un tratamiento de corticoides y radiofrecuencia pulsada. Desde el punto de vista de la Enfermería, ¿qué resultados se están obteniendo con esta nueva técnica?

Tras la puesta en marcha del nuevo protocolo de atención a pacientes con ciatalgia en urgencias, hemos podido comprobar, desde el ámbito enfermero, que los pacientes tratados refieren una mejoría importante del dolor, reduciendo así su estancia hospitalaria y demorando la asistencia frecuente a los servicios de urgencias.

De igual modo, el Virgen del Rocío es pionero en tratar dolores neuropáticos resistentes a los fármacos convencionales. ¿Qué tratamientos son los más habituales? ¿Cuál es su punto de vista sobre estos tratamientos?

Respecto a los dolores neuropáticos,los tratamientos más habituales que se están llevando a cabo en la unidad son la neuroestimulación y la aplicación del parche de capsaicina al ocho por ciento. Con respecto a la neuroestimulación, Enfermería cada vez está teniendo más participación, ya que estamos empezando a realizar las primeras programaciones de forma independiente consiguiendo resultados muy satisfactorios para el paciente. Y con respecto al parche de capsaicina al ocho por ciento,es un tratamiento menos agresivo que el anterior, que consiste en la aplicación del parche en la zona de dolor durante 30 o 60 minutos dependiendo de la zona a tratar,y hay pacientes que con la aplicación de este cada varios meses consiguen tener controlado su dolor y con ello mejorar su calidad de vida.

¿Qué papel juega Enfermería en la formación del paciente en dolor? ¿Cuál sería la forma idónea de formarle?

Considero que el papel de la Enfermería en las unidades del dolor es necesario dentro del equipo y, en particular, para la formación del paciente en dolor. En multitud de ocasiones se prescriben técnicas, procedimientos, tratamientos que al paciente no le queda claro en qué consisten. La enfermera tiene una labor importante en transmitirle al paciente en qué va a consistir el procedimiento, consiguiendo al dotarle de esa información que afronte la situación con menor estrés y ansiedad.La mejor manera de formarlo es utilizar un lenguaje sencillo y claro, con ejemplos, que el paciente  pueda entender con claridad en qué consiste lo que se le va a hacer. En muchas ocasiones, utilizamos un lenguaje muy técnico que para nosotros es algo normal, pero para él no lo es, por eso es importante que seamos empáticos a la hora de formar evitando ciertos tecnicismos que dificulten la comprensión del procedimiento.

¿Cree interesantes los cursos de formación para Enfermería en las Unidades de Dolor?

Por supuesto, hay que estar formándose siempre. Continuamente aparecen nuevos resultados de estudios de investigación, nuevas técnicas, nuevos procedimientos y hay que estar al día para poder ofrecer una atención de calidad, siempre basada en la evidencia científica. Tenemos que estar en constante evolución y siempre con la intención de hacer cada día las cosas mejor.

¿Hay formación desde las Unidades de Dolor a otras unidades?

A nuestra unidad acuden tanto profesionales médicos como enfermeros procedentes de distintos máster relacionados con el dolor para realizar sus prácticas. También formamos a enfermeros de Pediatría oncológica con el objetivo de que consigan un buen manejo de las bombas intratecales que se implantan a estos pacientes infantiles para el control del dolor.

¿Qué sería necesario mejorar o potenciar para un mejor abordaje del paciente con dolor en Enfermería?

En multitud de ocasiones, el dolor está infravalorado al ser una dimensión subjetiva. Creo que es importante no generalizar los tipos de dolor en función de su causa, y tener siempre muy presente que cada paciente es diferente y su experiencia dolorosa es única. Hay tantos tipos de dolor como pacientes que lo sufren.

¿Qué formación/características debería tener el enfermero/a del futuro en dolor?

En las unidades de dolor se llevan a cabo muchos procedimientos y técnicas exclusivas y que no se ven en otras especialidades. Actualmente, en la carrera de Enfermería no se forma sobre este ámbito tan específico, por lo que considero que para poder trabajar en las unidades de dolor sería necesario que el personal antes de pertenecer a la unidad, se le exija una formación específica que podría ser cursando un máster específico de dolor o que se convierta en una especialidad, así conseguiríamos enfermeros que desde el minuto cero estén bien formados y consigan aplicar unos cuidados de calidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies