• Domingo, 16 de diciembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1492 [name] => Entrevistas [slug] => entrevistas [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1492 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 233 [filter] => raw [cat_ID] => 1492 [category_count] => 233 [category_description] => [cat_name] => Entrevistas [category_nicename] => entrevistas [category_parent] => 1342 ) )

“El SNS necesita una nueva política realista de recursos humanos”

Honorio Bando, humanista, académico y miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española de Fundaciones (AEF), ha concedido una entrevista a EL MÉDICO

honorio_bando

La amplia experiencia de Honorio Bando en el ámbito sanitario le convierte en un excelente cronista de la Sanidad española de los últimos 40 años. En la actualidad, sigue ocupando cargos relevantes en instituciones como la Asociación Española de Fundaciones, y es académico de diversas Reales Academias, como la de Farmacia.

Su trayectoria profesional es muy amplia. ¿Cuáles son sus responsabilidades actuales?

En la actualidad, por encargo de la Junta Directiva de la Asociación Española de Fundaciones (AEF), soy el coordinador del Grupo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar, que agrupa a más de 40 fundaciones. Por citar algunas, La Caixa, Mutua Madrileña, OMC, Lilly, Ramón Areces, López Ibor, Fundadeps, Quirón, Mapfre, Fenin o Tejerina. Paralelamente, desempeño las actividades derivadas de ser académico de diversas Reales Academias, como la de Farmacia, Jurisprudencia y Legislación, Doctores y la de Ciencias Odontológicas. Además, participo en conferencias, organización de jornadas, simposios y reuniones científicas.

¿Cómo valora su destacado papel en la historia reciente de la Sanidad de nuestro país?

Mi credibilidad viene por ser un profesional convencido en mis actuaciones, en las que trato de implicar y dar participación a todos los afectados por las cuestiones que se plantean. Esto me ha granjeado buenos amigos y confianza. Soy de las personas que creen en la sociedad de valores, como la tolerancia, el esfuerzo, la solidaridad, la generosidad y el compromiso;  todo ello bajo el gran paraguas de la libertad.

¿Cuál es su opinión sobre la situación actual del Sistema Nacional de Salud?

Desde su diseño, en la Ley General de Sanidad, en el que participé, me parece un sistema sanitario ajustado a la idiosincrasia española. Pienso que con el devenir del tiempo transcurrido se ha desarrollado y consolidado un SNS universal, justo y solidario, muy apreciado por los ciudadanos, que lo consideran un patrimonio de todos. A mi juicio, habría que desarrollar una nueva política realista de recursos humanos; asimismo, sería conveniente implementar el big data y la Medicina personalizada y de precisión, teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, así como satisfacer las necesidades de la sociedad en que vivimos. En definitiva, me parece un SNS de reconocido prestigio no solamente en Europa, sino en el mundo, que debemos sostener y mejorar.

¿Considera que la Sanidad debe estar realmente fuera del debate político?

Creo firmemente que la salud de la población no debe tener un matiz político, puesto que nos afecta a todos los ciudadanos y, por lo tanto, entre todos debemos colaborar con la cultura de la salud, basada en la promoción integral de hábitos saludables. Pensando en Europa y otros países de nuestro entorno, gozamos de una buena salud mayoritariamente, a pesar de la cronicidad y del envejecimiento de la población, que cada día nos afecta más. De ahí que la prevención deba ser un instrumento que el Estado y las comunidades autónomas deben fomentar.

Como académico de la RANF, ¿qué le parece la apertura a la sociedad que ha realizado la Academia con el actual presidente?

El Dr. Mariano Esteban está llevando a cabo una labor excelente para dar a conocer la Academia a los ciudadanos. Paralelamente se desarrollan jornadas con la participación de diputados, senadores y académicos para el conocimiento de las problemáticas que afectan al sector farmacéutico. En estas tareas estoy colaborando muy activamente. Quiero señalar el prestigio que tiene la actividad farmacéutica como parte integrante del SNS, y destacar también prestigio de los farmacéuticos a nivel mundial. Prueba de ello es que tenemos una española de gran prestigio, Carmen Peña, como presidenta de la Federación Internacional de Farmacia. También el Consejo General de Farmacéuticos está desarrollando una gran labor para dinamizar a los profesionales farmacéuticos, respondiendo a las exigencias de la sociedad, con gran repercusión de nuestro modelo de farmacia a nivel europeo.

¿Cuáles son los principales objetivos de la Asociación Española de Fundaciones (AEF)?

La AEF es una asociación privada e independiente, declarada de utilidad pública. Actualmente agrupa a cerca de 800 fundaciones españolas de las más diversas dimensiones, finalidades y ámbitos de actuación. Sus principales fines son representar y defender los intereses de todas estas instituciones españolas; prestar servicios a las entidades asociadas y articular y fortalecer el sector fundacional. Es la entidad más representativa a nivel nacional y la segunda más importante de Europa. Como miembro de su Junta Directiva y coordinador del Grupo Sectorial de Salud, Investigación y Bienestar, me corresponde buscar las sinergias y el networkig de las diferentes fundaciones que aglutinan el Grupo Sectorial, compartiendo y distribuyendo información para el sector con el objetivo de propiciar el conocimiento de las actividades que dichas fundaciones realizan, para lo cual nos reunimos periódicamente con el fin de facilitar la coordinación.

¿Qué perfil tienen las fundaciones españolas en el ámbito de la salud y la investigación y cuáles son sus planteamientos?

Estas fundaciones desarrollan una importante labor, desde la promoción de la salud a la prevención de enfermedades, mediante la difusión de información y prácticas saludables, la investigación, el estudio de problemas sociosanitarios, la sensibilización social y la atención directa en proyectos asistenciales. Este trabajo se lleva a cabo con la implicación de numerosos profesionales, de muchos voluntarios y con el apoyo económico de particulares, empresas y administraciones públicas. Las fundaciones del ámbito de la salud o relacionadas con esta deben estar en los órganos consultivos de la Administraciones Públicas. Asimismo, las fundaciones deben colaborar en la elaboración de informes técnicos que ayuden a solucionar los conflictos entre las partes, cuando afectan a los ciudadanos y pacientes. Por otro lado, estas entidades tienen que trabajar activamente para fomentar proyectos de investigación y exploración sistemática de posibilidades de innovación que afecten directamente a la salud y a su desarrollo sostenible, para dinamizar las actuaciones de nuestra sociedad en los próximos años bajo el prisma de la transparencia y visibilidad de sus actuaciones.

¿Qué nuevas reformas estructurales hay que afrontar para las fundaciones de competencia estatal?

En los últimos años las fundaciones aportan ayuda e información muy considerable a la sociedad. Existe, pues, la necesidad de aunar esfuerzos para conseguir mejores resultados que contribuyan directamente a la vertebración de la sociedad civil. Después de la normativa de creación del Protectorado único de Fundaciones en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y de la regulación del Registro de Fundaciones en el Ministerio de Justicia, es necesario afrontar reformas estructurales para un mejor servicio a las fundaciones y a los ciudadanos. A mi juicio, sería conveniente modificar la expresión Protectorado de Fundaciones de competencia estatal, por ser una terminología obsoleta en el ámbito del Derecho Administrativo, y establecer un nuevo órgano directivo en el Ministerio de la Presidencia para que, de una manera horizontal, pueda contemplar todo el ámbito fundacional de competencia estatal, con lo que se conseguiría un mejor servicio a los ciudadanos. Quiero señalar como datos significativos que el sector fundacional emplea a 220.000 trabajadores, genera un gasto superior a los 8.000 millones de euros, constituye el 0,8 por ciento del PIB español y realiza actividades en ámbitos tan diversos de interés general como sociales, sanitarias, educativas, medioambientales, de investigación o culturales, entre otras. Creo sinceramente que es manifiesta y encomiable la labor de las fundaciones y considero que su colaboración con los poderes públicos es fundamental para la consecución de sus objetivos.

Retazos biográficos

Honorio Bando, nacido en Sevilla, obtuvo la Licenciatura en Derecho coincidiendo en la Universidad hispalense con compañeros que hoy son políticos, empresarios y juristas de reconocido prestigio. Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y licenciado en Ciencias de la Información, también es diploma Máster en Alta Dirección (INAP) y abogado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Ha participado en los hitos más importantes del sector sanitario y de las Ciencias de la Salud de los últimos 40 años, como la puesta en marcha del Ministerio de Sanidad o del Instituto Nacional de la Salud (INSALUD), del que ha formado parte durante 18 años, hasta su extinción. También participó en la implantación de la formación de los Médicos Internos Residentes (MIR) y de los FIR, BIR, PIR, habiendo sido presidente o vicepresidente de las pruebas selectivas.

Colaborador de la unificación de las redes sanitarias y de la creación de los centros de salud, también participó activamente en la elaboración de la Ley General de Sanidad 1986 y en la creación del Instituto de Salud Carlos III.

A lo largo de su trayectoria profesional en 10 Ministerios, ha desempeñado, entre otros, los cargos de asesor del Presidente del Gobierno; subdirector general de Especialidades en Ciencias de la Salud en la Secretaría de Estado de Universidades; director del Protectorado de Fundaciones; vocal asesor de la Secretaría de Estado de Política Científica; subdirector general de Formación Sanitaria y Relaciones Profesionales del Ministerio de Sanidad; miembro del Comité de Altos Funcionarios de Salud Pública de la Unión Europea; presidente de la Comisión de Formación y Ordenación de las Profesiones Sanitarias del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y de los Consejos de Especialidades Sanitarias.

Entre otros muchos cargos, también ocupa el de profesor honorario de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, académico de las Reales Academias de Farmacia, de Jurisprudencia y Legislación, de Doctores y de Ciencias Odontológicas de España, secretario-patrono de la Fundación de la Real Academia Nacional de Farmacia y miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Fundaciones (AEF).

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies