• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6810 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6810 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

El trastorno de estrés postraumático, relacionado con un mayor riesgo de cáncer de ovario

Puede representar una nueva dirección en la investigación de la prevención del cáncer de ovario ya que son pocos los factores de riesgo conocido que se asocian a éste cáncer

Las mujeres que experimentaron seis o más síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT) en algún momento de la vida presentan un riesgo dos veces mayor de desarrollar cáncer de ovario en comparación con las mujeres que nunca tuvieron síntomas, según un nuevo estudio de investigadores de Harvard TH Chan School of Public Health y Moffitt Cancer Center.

Los hallazgos, publicado en la revista Cancer Research, indican que tener niveles más altos de síntomas de TEPT, como sobresaltarse fácilmente por ruidos comunes o evitar recuerdos de la experiencia traumática, puede estar asociado con un mayor riesgo de cáncer de ovario incluso décadas después de que las mujeres experimentan un evento traumático. El estudio también encontró que el vínculo entre el TEPT y el cáncer de ovario se mantuvo para las formas más agresivas de cáncer de ovario.

“A la luz de estos hallazgos, debemos comprender si el tratamiento efectivo del TEPT reduciría este riesgo y si otros tipos de estrés también son factores de riesgo para el cáncer de ovario”, explica la coautora Andrea Roberts, científica investigadora de la Escuela TH Chan de Harvard.

“El cáncer de ovario es difícil de detectar en sus etapas iniciales; por lo tanto, identificar más específicamente quién puede tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad es importante para la prevención o el tratamiento temprano”, explica la coautora Laura Kubzansky, Lee Kum Kee Profesor de Ciencias Sociales y del Comportamiento en Harvard Chan School.

Para comprender mejor cómo el TEPT puede influir en el riesgo de cáncer de ovario, los investigadores analizaron los datos del Estudio de Salud de Enfermeras II, con el seguimiento de decenas de miles de mujeres entre 1989 y 2015 a través de cuestionarios bienales y registros médicos.

En 2008, 54.763 participantes respondieron a un cuestionario complementario centrado en eventos traumáticos de por vida y síntomas asociados con esos eventos. Se les pidió que identificaran el evento que consideraban más estresante y el año de este evento. También se les preguntó acerca de siete síntomas de TEPT que pudieron haber experimentado en relación con el evento más estresante.

Según las respuestas, las mujeres se dividieron en seis grupos: sin exposición a traumas; trauma y sin síntomas de TEPT; trauma y 1-3 síntomas; trauma y 4-5 síntomas; trauma y 6-7 síntomas; y trauma, pero se desconocen los síntomas del TEPT.

Después de ajustar por varios factores asociados con el cáncer de ovario, incluido el uso de anticonceptivos orales y el tabaquismo, los investigadores encontraron que las mujeres que experimentaron 6-7 síntomas asociados con el TEPT tenían un riesgo significativamente mayor de cáncer de ovario que las mujeres que nunca habían estado expuestas a un trauma. Las mujeres con trauma y síntomas 4-5 también tenían un riesgo elevado, pero el riesgo no alcanzó significación estadística.

El estudio también mostró que las mujeres que experimentaron 6-7 síntomas asociados con el TEPT tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar el histotipo seroso de alto grado de cáncer de ovario, la forma más común y agresiva de la enfermedad.

“El cáncer de ovario tiene relativamente pocos factores de riesgo conocidos: el TEPT y otras formas de angustia, como la depresión, pueden representar una nueva dirección en la investigación de prevención del cáncer de ovario, señala Shelley Tworoger, directora del centro asociado de ciencias de la población de Moffitt. Si se confirma en otras poblaciones, este podría ser un factor que los médicos podrían considerar al determinar si una mujer tiene un alto riesgo de cáncer de ovario en el futuro”.