• Domingo, 17 de febrero de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3468 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3468 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

El uso de móviles está aumentando el síndrome del cuello roto

La musculatura cervical soporta el equivalente a 25 kilogramos aproximadamente cuando se usa el teléfono móvil

móvil

El uso de dispositivos móviles sin las medidas apropiadas está generando un aumento progresivo de un tipo de síndrome cervical denominado síndrome del cuello roto, que cursa con dolor muchas veces asociado a cefaleas, mareos inespecíficos e incluso dolores inespecíficos sin localización concreta en la zona superior del cuerpo. Durante ese tiempo, la cabeza normalmente se encuentra en una flexión de 45º, soportando la musculatura cervical el equivalente a 25 kilogramos aproximadamente. “Estamos ya asistiendo a la aparición de diversas alteraciones de nuestro estado de salud que no podemos dejar de revisar. Hablamos de la aparición del síndrome de cuello roto, que se trata de un dolor cervical provocado por adoptar una mala postura cuando se utilizan tabletas y teléfonos móviles”, explica Ricardo Llavona, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF).

“El problema está surgiendo porque las personas inclinan la cabeza hacia abajo cuando consultan el móvil o emplean la tableta. Este pequeño gesto hace que los músculos posteriores del cuello trabajen mucho al tener que soportar más peso”, describe Llavona.

“Como solución que la espalda debe estar recta y la pantalla debe quedar a la altura de los ojos para impedir inclinar la cabeza hacia abajo. Sin el correcto uso y la rigurosidad en las normas ergonómicas básicas. Esta situación puede acarrear problemas”, incide el especialista.

En este contexto, Llavona pone como ejemplo un artículo de revisión publicado en la revista Work en el que se considera que existen todavía muchas cuestiones a desarrollar como el grado de afectación sobre el estado de salud y los resultados económicos de las variantes gestuales, el efecto de las pantallas táctiles u otros modos de interacción, el diseño de mobiliario específico adaptado a estos dispositivos especialmente diseñado para mejorar el soporte y la usabilidad de los aparatos.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies