• Domingo, 25 de febrero de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 5378 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 5378 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

El vínculo entre el consumo de alcohol y la muerte cardiovascular depende de la socioeconomía

Los bebedores compulsivos semanales tenían un elevado riesgo de morir de patologías cardiovasculares

El consumo muy frecuente de alcohol se asocia con un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, pero solo entre las personas en la posición socioeconómica más baja, según concluye un nuevo estudio del Instituto Noruego de Salud Pública que publica la revista ‘PLOS Medicine’.

Se sabe que las personas con bajo nivel socioeconómico consumen alcohol con menor frecuencia que las personas en puestos más altos, pero experimentan una mayor tasa de hospitalizaciones y muertes relacionadas con el alcohol.

Eirik Degerud y su equipo analizaron datos socioeconómicos y de encuestas de salud, así como información sobre la causa de la muerte, sobre 207.394 adultos noruegos que nacieron antes del 15 de octubre de 1960 y completaron censos obligatorios en Noruega entre 1960 y 1990.

Los consumidores moderadamente frecuentes de alcohol (de 2 a 3 veces por semana) tenían un riesgo menor de morir por enfermedades cardiovasculares que los bebedores poco frecuentes, y esta relación fue más pronunciada entre las personas en la posición socioeconómica más alta.

El consumo muy frecuente de alcohol (4-7 veces por semana) se vinculó con un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular entre las personas en la posición socioeconómica más baja. Los autores también informan que los bebedores compulsivos semanales tenían un mayor riesgo de morir de patologías cardiovasculares que los que no bebieron en exceso en el último año, pero el riesgo no parece diferir según la posición socioeconómica.

“No está claro si [esta diferencia en el riesgo] refleja una confusión diferencial del consumo de alcohol con exposiciones protectoras de la salud o efectos nocivos del alcohol sobre la salud en los grupos socioeconómicos –dicen los autores–. La heterogeneidad entre los grupos en la población debe evaluarse al hacer recomendaciones de población con respecto al consumo de alcohol”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies