• Viernes, 20 de octubre de 2017

El embarazo en pacientes con cardiopatía casi siempre es posible con un correcto seguimiento

Las modificaciones que se producen en el embarazo pueden suponer grandes desafíos terapéuticos en el manejo de la paciente cardiológica,... Ver artículo

Las modificaciones que se producen en el embarazo pueden suponer grandes desafíos terapéuticos en el manejo de la paciente cardiológica, como explica el Dr. Luis López Puertas. “El número de mujeres embarazadas en riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares está aumentado de forma significativa, por lo que identificar los factores de riesgo que predicen enfermedades cardiacas es de vital importancia para una correcta detección sistemática en la gestante”.

En el caso de enfermedades preexistentes, como la hipertensión pulmonar, la paciente debe recibir asesoramiento antes del embarazo, indica este facultativo. En el caso de alteraciones subyacentes enmascaradas por el embarazo o nuevas complicaciones como la preeclampsia, “es estrictamente necesario realizar un seguimiento adecuado y tratar las complicaciones cardiovasculares”. “Por tanto, es esencial que los obstetras y los cardiólogos trabajen en conjunto para resolver de manera adecuada la disfunción cardiovascular en la paciente”, añade.

Por su parte, el Dr. José Antonio Martínez Campos señala que “una mujer embarazada con problemas cardiacos, siempre que supongan un riesgo aceptable, no debería tener dificultades si se realiza un seguimiento escrupuloso durante todo el proceso y el posparto inmediato”.

Según la experiencia de la Dra. Margarita Saiz Satjes, “en las mujeres con problemas cardiacos las complicaciones son frecuentes, y en algunos casos mortales, depende del trastorno cardiaco del que se padezca”. “Los problemas cardiacos en la salud materna se han convertido en la principal causa de riesgo de muerte durante el embarazo, porque durante estos nueve meses aumenta el volumen de sangre circulante, lo que conlleva a un aumento de la frecuencia cardiaca, y también se acentúan los factores de coagulación. Se desaconseja la maternidad en casos de hipertensión pulmonar severa, ciertas enfermedades cardiacas congénitas mayores con miocardiopatía, valvulopatía o enfermedad de aorta.

Patologías a tener en cuenta

También la Dra. María Rosario Lloret Macian menciona que durante la gestación se producen cambios en la función cardiovascular, como el aumento del volumen de la sangre, que dificulta el riego, etc. “Si la gestante sufre cardiopatías, esta combinación puede llegar a ser causa de morbimortalidad no obstétrica en la madre y en el feto. A pesar de que la mayoría de estas mujeres puede dar a luz de forma normal gracias a las mejoras en los procedimientos diagnósticos y tratamientos, es esencial comunicar al médico si la mujer sufre o ha sufrido alguna cardiopatía, con el fin de poder llevar a cabo un correcto seguimiento y un tratamiento adecuado”. La Dra. Lloret desaconseja el embarazo a pacientes con hipertensión pulmonar o síndrome de Marfan.

En opinión del Dr. Antonio Rabassa Soler, los cambios fisiológicos que se producen durante el embarazo y el parto obligan a estratificar el riesgo en toda mujer que se plantee una gestación. Las patologías a tener en cuenta en el caso de mujeres con problemas cardiacos son:

– Las enfermedades con gasto cardiaco limitado, como las cardiopatías con disfunción ventricular.

– Las cardiopatías que conlleven disminución de las resistencias vasculares periféricas.

– La hipertensión pulmonar primaria y el síndrome de Eisenmenger.

– La necesidad de anticoagulación debido a una prótesis valvular mecánica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies