• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3750 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3750 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

España ha multiplicado por cinco el número de trasplantes haploidénticos desde 2012

Pese a ello, los hematólogos recuerdan que las campañas de donación de médula ósea deben ser regulares y programadas para no saturar el procedimiento de tipaje y la posterior incorporación al Registro Español de Donantes de Médula

trasplantes haploidénticos

La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), y en concreto, el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético y Terapia Celular (GETH),  ha querido sumarse al Día Mundial del Donante de Médula Ósea. Para ello ha ofrecido datos como que en 2017 se alcanzó un máximo histórico en España, con 3.321 trasplantes de progenitores hematopoyéticos (TPH). Dentro de los TPH, los trasplantes haploidénticos se han incrementado notablemente en los últimos años, realizándose un total de 350 en 2017, es decir, cinco veces más que los datos de 2012.

En palabras de Carlos Solano, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Clínico de Valencia y presidente del GETH “el aumento ha sido muy rápido puesto que, hace cinco años, se llevaron a cabo únicamente 70. El éxito de este tipo de trasplantes se debe a la fácil disponibilidad de un donante familiar, aunque sea incompatible, porque con las nuevas metodologías de trasplante, los resultados se están equiparando a los obtenidos con otros donantes (emparentados o no emparentados)”.

Igualmente, el experto señalaba que el crecimiento del trasplante haploidéntico discurre en paralelo a la disminución de trasplantes de sangre de cordón umbilical. “Hasta ahora, se recurría al trasplante de sangre de cordón umbilical cuando no se disponía de un hermano o donante no emparentado HLA idéntico, o cuando el trasplante era muy urgente. En estos momentos, gracias al TPH haploidéntico, contamos con un donante inmediato en la gran mayoría de los casos”.

La importancia de saber gestionar las campañas

Otra cuestión importante en cuanto al crecimiento del número de trasplantes es saber gestionar las campañas al respecto. “Las campañas de donación de médula ósea tienen un gran valor porque ayudan a que la población recuerde la importancia de este gesto solidario, especialmente, entre los jóvenes y las minorías étnicas”, aporta Carlos Solano. Pese a ello, el experto señala que estas deberían ser “más regulares y programadas para evitar donaciones puntuales y masivas, que pueden saturar el procedimiento de tipaje e incorporación al Registro Español de Donantes de Médula “.

Por otra parte, el presidente de GETH  informa de que “recientemente, la ONT estableció los 40 años como edad límite a la hora de registrarse como donante de médula ósea. “Aunque la donación entre familiares sigue permitiendo recurrir a donantes de hasta 70 años, los estudios disponibles de trasplantes de progenitores hematopoyéticos en Europa y Estados Unidos nos indican que los resultados son mejores cuando la edad del donante es menor de 40. De hecho, la inmunidad del paciente se recupera más rápido, disminuyendo las infecciones y la incidencia de complicaciones, como puede ser la enfermedad de injerto contra huésped”.  Por último, cabe recordar que gracias al altruismo de todos los donantes a día de hoy, hay más de 34 millones de registros a nivel mundial.