• Sábado, 17 de noviembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1492 [name] => Entrevistas [slug] => entrevistas [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1492 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 230 [filter] => raw [cat_ID] => 1492 [category_count] => 230 [category_description] => [cat_name] => Entrevistas [category_nicename] => entrevistas [category_parent] => 1342 ) )

“España necesita un Plan Nacional de Medicina Personalizada de Precisión”

Consuelo Martín de Dios, directora gerente de la Fundación Instituto Roche

consuelo-martín de dios- instituto roche

La Fundación Instituto Roche tiene puesto todo su empeño en que España se iguale pronto a países como Francia, Alemania, Reino Unido o Estados Unidos y comience a elaborar su propio Plan Nacional de Medicina Personalizada de Precisión. Para conseguirlo, la Fundación ha reunido a un grupo de expertos que han elaborado un Documento de Recomendaciones que ya se ha presentado a la comunidad científica, a las comunidades autónomas y al Ministerio de Sanidad. Consuelo Martín de Dios, directora gerente de la Fundación Instituto Roche, explica que en España “se están haciendo cosas de forma puntual y dispersa, pero se necesita un plan coherente y completo como el de Francia, que se llama Plan de Medicina Genómica”. También lo tienen Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y, en general, todos los países desarrollados que “ya se están preparando para el cambio de paradigma que supone la Medicina Personalizada de Precisión. Desde la Fundación estamos trabajando para traer al presente la Medicina del futuro”.

¿Qué valoración general hace del actual momento del sistema sanitario español? ¿Cuáles son sus principales virtudes? ¿Y los aspectos a mejorar?

El Sistema Nacional de Salud se ha definido tradicionalmente como una de las ‘joyas de la corona’, gracias al acceso universal y gratuito que presta a los ciudadanos, con un nivel asistencial y de investigación que nos coloca en el grupo de cabeza de la Unión Europea. Los hospitales y clínicos españoles han experimentado una verdadera revolución en las últimas décadas, gracias a la excelencia del sistema MIR de formación y a la incorporación de innovaciones terapéuticas y tecnológicas en todos los ámbitos de la Sanidad.  Además, contamos con una Atención Primaria excelente, que se ha convertido en la verdadera puerta de entrada de los ciudadanos al sistema, y en garante de la atención a muchas patologías crónicas y enfermos de más edad. Todo ello, sin embargo, no debe hacer que nos durmamos en los laureles ni cegarnos ante los puntos de mejora, que son bien conocidos y analizados por expertos con más experiencia que yo en este terreno. Sabemos, por ejemplo, que en algunas cuestiones la transferencia de las competencias a las diferentes comunidades autónomas se ha convertido en un punto de inequidad. Los presupuestos suelen hacerse en base a la historia sin tener en cuenta la innovación. La insuficiencia presupuestaria crónica que arrastra la Sanidad pone en riesgo la incorporación de la innovación, la equidad y sostenibilidad del SNS. Es importante asegurar la financiación necesaria para evitar que la innovación se perciba como una amenaza a la sostenibilidad y genere respuestas diversas entre las CCAA que conlleven barreras de acceso que hagan desigual la posibilidad de que un paciente acceda a las terapias que necesite en función del territorio en el que resida. La equidad, la innovación y la sostenibilidad deben ser elementos de una misma ecuación que no se contrapongan entre sí. También sabemos que las listas de espera en algunas patologías y cirugías concretas repercuten de alguna manera en una saturación de los servicios de urgencias. Y en otros casos, los profesionales sanitarios son los que pagan en su día a día el exceso en el número de pacientes que deben atender, con ratios por encima de lo aconsejable. Por eso es importante que, entre todos, profesionales, pacientes, gestores…, sigamos trabajando para que la joya de la corona no pierda el brillo del que podemos y solemos presumir.

¿Qué aporta la Medicina Personalizada de Precisión (MPP) al sistema?

La MPP es una forma de ejercer la Medicina de la que no podremos dejar de hablar en el futuro, porque constituye un cambio de paradigma, más efectivo para el paciente a nivel individual y para el sistema sanitario en su conjunto. A veces nos limitamos a destacar que la MPP permite ofrecer a los pacientes el tratamiento más adecuado e indicado para su patología, en función de su perfil genético, clínico o molecular, pero no podemos olvidar que también permite evitar tratamientos que pudieran ser tóxicos para ciertos pacientes. Recordemos que el estudio genético nos permite identificar no solo qué pacientes se van a beneficiar de una cierta terapia, sino también aquellos en los que la toxicidad podría ser inaceptable. Y eso, de nuevo, no es solo bueno para el paciente que recibirá un tratamiento más eficaz y con menor toxicidad, sino que es beneficioso también para el conjunto de la sociedad al contribuir a la sostenibilidad del sistema. De esta forma, solo reciben el tratamiento aquellos pacientes que pueden resultar beneficiados.

Un grupo multidisciplinar de expertos presentaba hace unos meses un documento con recomendaciones para una Estrategia Estatal de Medicina Personalizada en España, y pedían que esta iniciativa tuviera la financiación necesaria. Por su parte, la ministra de Sanidad anunciaba su deseo de impulsar dicha Estrategia en Medicina de Precisión en todo el SNS. ¿Se ha avanzado algo en ese sentido? ¿Qué objetivos perseguía?

En la Fundación Instituto Roche trabajamos desde hace meses para que España cuente con una Estrategia Nacional de Medicina Personalizada de Precisión, como la que ya tienen en otros países europeos, como Francia o Alemania. Nos complace comprobar que no somos los únicos que trabajamos con este objetivo, y que las administraciones públicas se muestran receptivas y apoyan esta línea de trabajo. En este sentido, y de la mano de un grupo de expertos multidisciplinar, desde la Fundación Instituto Roche, se ha impulsado la elaboración de un documento-propuesta de recomendaciones para la elaboración de una Estrategia Estatal de Medicina Personalizada de Precisión en España. Dichos expertos nos han comentado que, si bien en nuestro país existen algunas iniciativas al respecto, son todavía proyectos puntuales, dispersos y fragmentados. El documento tiene como objetivo impulsar la puesta en marcha de una estrategia nacional consensuada, que cuente con un presupuesto específico y un marco regulatorio propio y que asegure su aplicación en condiciones de igualdad y equidad en todo el país. Nosotros hicimos llegar ese documento, elaborado por expertos independientes a nuestra Fundación y avalado por diez sociedades científicas, tanto al Ministerio de Sanidad como a las comunidades autónomas y seguiremos trabajando desde diferentes ámbitos, y en la medida de nuestras posibilidades, para que la MPP sea una realidad en España y salte real y efectivamente del papel a la práctica clínica diaria.

¿Con qué otros apoyos contaría?

Como decía, hemos contado con el aval de diez sociedades científicas y seguimos trabajando y organizando actividades con el objetivo de implicar cada vez a más y más ‘socios’ que nos ayuden a impulsar la MPP desde sus diferentes ámbitos de actuación. Trabajamos con sociedades científicas, pero también con universidades, gerentes de hospitales, administraciones, pacientes… Es un trabajo que requiere la implicación y participación de numerosos agentes activos del sistema de salud.

¿Cómo ha evolucionado este concepto en los últimos años?

Cuando comenzaron a incorporarse las terapias dirigidas en Oncología con medicamentos que atacan a las células en vías celulares muy concretas se hablaba de Medicina Individualizada, de Medicina Personalizada. Posteriormente se amplió el concepto y se incorporó la Medicina de Precisión, que, según el National Research Council (NRC) de Estados Unidos, supone la adaptación del tratamiento médico a las características individuales de cada paciente. Por tanto, se aborda la posibilidad de identificar a pacientes que difieren en su susceptibilidad a experimentar una determinada enfermedad, en la biología y/o el pronóstico de esta enfermedad, o en su respuesta a un determinado tratamiento. Esta identificación se realiza a través del análisis e integración de datos genómicos y otras ciencias ómicas, técnicas de imagen con datos clínicos y del entorno del paciente. Asimismo, en algunos foros se habla de Medicina Genómica, Medicina Individualizada, Personalizada o de Precisión, que son términos diferentes para intentar expresar un mismo concepto, pero hay matices entre ellos. Durante la elaboración del documento, el grupo de expertos, con el objetivo de aunar todos esos matices, acordó utilizar el término Medicina Personalizada de Precisión, que se definió como la identificación y aplicación del abordaje preventivo, diagnóstico y terapéutico más efectivo para cada paciente, utilizando como herramienta la Medicina de Precisión. La Medicina Personalizada de Precisión supone, por tanto, un cambio de paradigma en la forma de prestar la asistencia sanitaria, incorporando estrategias de diagnóstico y tratamiento más eficaces y seguras, y aportando soluciones para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

¿En qué áreas terapéuticas hay más avances en la actualidad en Medicina Personalizada, y cuáles tendrán más trayectoria en un futuro?

Quizás la Hematología y la Oncología son las dos áreas en las que este cambio de paradigma se hizo realidad más pronto. Pero no son ni mucho menos las únicas especialidades. El descubrimiento y conocimiento de las bases genéticas de numerosas patologías se va traduciendo progresivamente en tratamientos personalizados. Está ocurriendo por ejemplo en el campo de la Cardiología, la Neurología y las enfermedades raras, pero también en el tratamiento de la sepsis y otras patologías infecciosas, en las que el perfil de cada paciente, de cada persona, se tiene cada vez más en cuenta a la hora de la elección terapéutica.

¿Qué deberían saber los gestores, en concreto los políticos, pero también los gerentes de hospital y otros agentes sanitarios, de la MPP?

Los gestores no pueden ser ajenos a esta revolución. Por ejemplo, las políticas de fijación y regulación del precio de los medicamentos están experimentando cambios notables en todo el mundo: caminamos hacia un modelo de financiación personalizado, fundamentado en el establecimiento del precio del fármaco en función del valor que realmente está aportando al paciente.  Con la MPP estamos empezando a ver que, por ejemplo en el caso de la Oncología, se aprobarán fármacos no en función de su localización específica (cáncer de mama, cáncer de pulmón…) sino en función de la expresión de un biomarcador independientemente de la localización del tumor.  También estamos viendo que un mismo producto tiene diferentes resultados en función del tipo de tumor, por lo que tendría sentido que tuviera diferente precio en función de la indicación para la que se utilice. Para la incorporación de la MPP en el sistema sanitario de forma generalizada es necesario desarrollar un marco regulatorio específico, reforzar contenidos en los planes de estudio, la capacitación y especialización de los profesionales, promover herramientas que permitan la integración de datos; en definitiva, crear estructuras que favorezcan la traslación al modelo asistencial. A este respecto, estamos asistiendo a un cambio de paradigma que va a suponer un paso más en la incorporación de la Medicina Personalizada de Precisión al sistema sanitario español, un cambio totalmente necesario para crear valor en el sistema y lograr que éste sea eficiente y sostenible.

¿De qué manera se refleja la inequidad en la MPP?

La Medicina Personalizada de Precisión no es ajena al resto del sistema, y, por tanto, también se observan distintas velocidades. Algunas CCAA están más concienciadas de la necesidad de impulsar esta Medicina y otras tienen otras prioridades, tal vez marcadas por los presupuestos. En general, los presupuestos se hacen en base a los históricos y no tienen en cuenta las innovaciones, tanto en fármacos como en tecnología, por lo que se quedan desfasados.  Las diferencias se observan en las comunidades autónomas, y también por hospitales. En función del código postal en el que vivas, puedes tener acceso o no a una innovación.

Una de las líneas de actuación del Instituto Roche es la anticipación en la visión y el conocimiento de la Medicina del futuro ¿Cómo se plasma en la práctica?

Estamos convencidos de la importancia de que los profesionales estén formados en los últimos campos de investigación; por eso organizamos diferentes conferencias y actividades formativas, que ponen a su disposición a los líderes en diferentes campos clínicos y de investigación. Además, participamos de la mano de diferentes agentes en la organización de cursos y cátedras, para impulsar el conocimiento y fomentar la creación de redes de intercambio de conocimientos que aporten un valor añadido. Trabajamos para anticipar el futuro y acelerar los cambios, para identificar aquellos aspectos en los que hoy hay un conocimiento incipiente pero que van a poder conformar la Medicina del futuro, por eso decimos que “trabajamos para traer al presente la Medicina del futuro”. En este sentido, recientemente hemos creado un Observatorio de Tendencias en MPP en el que contamos con científicos expertos y visionarios de la Medicina del futuro.

Otro objetivo es la traslación del conocimiento en Medicina Personalizada de Precisión. ¿Qué avances se han logrado en este sentido y hacia dónde se avanza?

Otro pilar estratégico de la Fundación Instituto Roche es impulsar la incorporación de la innovación y la MPP en el Sistema Nacional de Salud como vía para crear valor en el sistema y constituirse en motor económico para la sociedad, en colaboración con los decisores, profesionales sanitarios y pacientes.  Apostamos por la traslación de los conocimientos, para que efectivamente lleguen y repercutan en un mayor beneficio de los pacientes. Por eso hemos tratado de potenciar el debate, el consenso y la formación entre estos distintos agentes, organizando actividades por toda la geografía española. En Galicia hemos colaborado con ACIS; en Castilla-La Mancha, con el SESCAM; en Madrid, con Madrid Excelente…  Además, una de nuestras principales apuestas para que la traslación sea una realidad es ese grupo de expertos que ha elaborado la Propuesta de Recomendaciones para una Estrategia Estatal de Medicina Personalizada de Precisión, en el que se identifican seis áreas clave y 56 recomendaciones que servirán como marco de referencia para el desarrollo de una Estrategia Nacional de Medicina Personalizada de Precisión en España. Las diez sociedades científicas que avalan este documento son la Asociación Española de Genética Humana, la Asociación Española de Pediatría, la Sociedad Española de Anatomía Patológica, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, la Sociedad Española de Farmacología Clínica, la Sociedad Española de Farmacogenética y Farmacogenómica, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, la Sociedad Española de Neonatología y la Sociedad Española de Oncología Médica.

¿Cuáles son las principales actividades formativas que se realizan en la Fundación Instituto Roche?

Es difícil enumerarlas todas, pero estamos especialmente orgullosos del Curso on line que organizamos con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) sobre cáncer hereditario, y cuyas inscripciones literalmente vuelan. En este año 2017 hemos celebrado una actividad formativa para estudiantes en la Universidad Complutense de Madrid en la que introdujimos en el aula los conceptos de Medicina Personalizada de Precisión y fue muy gratificante ver cómo los alumnos charlaban y consultaban con ponentes de la talla del Dr. Luis Paz-Ares o Ramón Colomer. Además, creemos también firmemente en la importancia de los medios de comunicación como transmisores del conocimiento a la sociedad. Por eso colaboramos con diversas asociaciones de prensa, como la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) junto a la que organizamos un taller sobre investigación clínica dirigido a informadores que resultó muy gratificante por el alto nivel de asistentes y ponentes.

¿De qué manera interactúa el Instituto con los diferentes agentes del sistema sanitario: Administración, profesionales clínicos, gestores sanitarios, etc.?

Somos conscientes de que no podemos conseguir solos nuestro objetivo como fundación de mejorar el bienestar de los ciudadanos a través de soluciones integrales de salud; facilitando el acceso a los beneficios de la Medicina Individualizada, en especial en relación con los avances en genética, genómica y proteómica. Por el propio carácter de la fundación, nuestros objetivos solo podrán cumplirse de la mano de otros agentes; por eso, dedicamos gran parte de nuestros esfuerzos a apoyar, promover y divulgar información.  Desde la Fundación tratamos de favorecer la formación, vertebración, participación y consenso de los agentes que trabajan por la salud de los ciudadanos: los propios ciudadanos, los profesionales sanitarios, los investigadores, las autoridades y administraciones públicas, las universidades, los centros de investigación, asociaciones de pacientes, comunicadores e informadores de la salud y cualquier otro agente interesado por la salud de los ciudadanos. Todos y cada uno de ellos son sin duda nuestros socios y aliados en esta tarea. Desde la Fundación trabajamos de forma transversal con todos estos interlocutores relacionados con la Medicina Personalizada de Precisión, y, evidentemente, para nosotros los médicos son clave por sí mismos y como aliados. Por un lado, colaboramos con ellos para favorecer su formación a través de cursos de capacitación en las diferentes áreas de conocimiento que serán fundamentales en la Medicina del futuro. Los planes de estudio universitarios actuales todavía no incorporan todas estas nuevas tecnologías y avances científicos.

¿Qué actividades realiza junto con las asociaciones de pacientes? ¿Cuál debe ser el papel del paciente en el organigrama y la gestión del SNS?

Yo provengo precisamente del área de pacientes de Roche, en la que he desarrollado gran parte de mi carrera, por lo que los pacientes forman parte intrínseca de nuestro ADN.  La ciencia que no puede tener los ojos puestos en nada más y nada menos que en los pacientes es la razón de ser de todos nuestros esfuerzos. Cáncer, enfermedades raras, patologías neurológicas, infecciones… Para todas y cada una de estas patologías la investigación en Medicina Personalizada de Precisión augura un futuro en el que los tratamientos serán más precisos, más efectivos, más selectivos. En muchas de las actividades que organizamos están presentes directamente los pacientes, con ponencias para ofrecer su punto de vista; y en las que están dirigidos a los profesionales sanitarios, tratamos siempre de que el objetivo tenga la vista puesta en cómo podemos mejorar de alguna manera la calidad de vida de los pacientes.

“El término ‘Fundación’ transmite mejor la naturaleza de nuestra organización sin ánimo de lucro”

¿Cómo valora estos casi dos años al frente de la Dirección de la Fundación Instituto Roche?

El año 2016 fue el de mi incorporación a la Fundación Instituto Roche. Para mí, esto ha supuesto la oportunidad de participar en un gran proyecto, ilusionante y, en mi opinión, de gran valor. Es ilusionante por lo que significa formar parte de una institución a la vanguardia en la medicina del futuro, que ha apostado desde sus inicios por la innovación, por cambiar la forma de hacer Medicina, por que los últimos avances médicos y científicos lleguen realmente a las personas, a los pacientes. Ilusionante por la posibilidad que me ha ofrecido de aportar mis conocimientos y continuar aprendiendo y trabajando en la fundación que ha hecho posible el desarrollo de la Medicina Personalizada de Precisión en España. Es una acción de gran valor, porque la MPP no es solo el futuro, sino también un presente, real y tangible: se está aplicando, y es posible comprobar que nuestro trabajo llega donde nos proponemos, a los científicos, a los gestores sanitarios, las farmacias, los representantes legales, la sociedad, los pacientes. Por estas y otras razones mi balance incluye agradecimiento a quienes confiaron en mí, así como compromiso, porque seguiré apostando y trabajando para que la MPP sea, cada vez más, una realidad.

¿Qué logros se han alcanzado y cuáles son los principales retos de futuro planteados?

Se han renovado y reforzado los pilares estratégicos de la Fundación y hemos ampliado y diversificando las actividades en cada uno de ellos. Asimismo, hemos continuado nuestra actividad formativa y divulgadora, propiciando el debate y los acuerdos en temas relevantes del ámbito de la salud. Creemos que el impulso dado para que los avances biomédicos lleguen realmente al paciente ha sido importante y continuaremos trabajando en esta línea en todas las áreas: científica, económica, ética y legal, manteniendo un alto nivel de calidad y de valor para los beneficiarios. Para ello contamos con un nuevo Plan Estratégico 2017-2019 para impulsar, contribuir e influir en la creación de las condiciones favorables para que los beneficios de la Medicina Personalizada de Precisión lleguen cuanto antes a los pacientes y la sociedad en general. Somos conscientes de que la aplicación generalizada de un plan de este tipo supone un reto para el Sistema Nacional de Salud, pero es hora de subirse a este tren en marcha. Y para que su aplicación tenga éxito esta estrategia deberá contar con el consenso del Consejo Interterritorial, con el apoyo del Ministerio de Sanidad y el resto de ministerios, el Instituto de Salud Carlos III, la Agencia del Medicamento y las comunidades autónomas. En definitiva, deben intervenir todos los agentes implicados y necesarios en convertir la Medicina Personalizada de Precisión en una realidad para nuestros pacientes.

Recientemente se ha cambiado el nombre de la institución y se ha añadido el término ‘Fundación’, ¿qué finalidad tiene?

Como comentaba, 2016 fue un año clave para el Instituto, cuyos orígenes se remontan a 2004. Tras estos 13 años de actividad, nuestra redefinición como Fundación intenta reflejar ese compromiso por seguir trabajando como desde el primer día, al tiempo que reflejamos nuestra independencia con respecto a Roche Farma. En realidad, no ha sido un cambio de nombre, hemos querido incorporar el término Fundación, pues eso es lo que es el Instituto Roche y pensamos que transmite mejor la naturaleza fundacional de la organización y, por tanto, el tipo de actividades que realizamos y nuestro carácter sin ánimo de lucro. Al final, una fundación tiene unas características fáciles de entender por todo el mundo.

¿Cuál es el vínculo del Instituto con el laboratorio Roche? ¿En qué proyectos colaboran?

Aunque nuestra dotación económica procede de Roche, trabajamos como dos entidades independientes. La Fundación Instituto Roche es soberana en la toma de decisiones de acuerdo con la Ley de Fundaciones y sus fines fundacionales. El Patronato es el órgano de gobierno y estamos regulados por el Protectorado de Fundaciones que, con competencia estatal, tiene como objetivo velar por el correcto funcionamiento como fundación. Roche lleva más de 100 años comprometida con la innovación, la investigación y el desarrollo, y esta apuesta firme por liderar el descubrimiento de nuevos medicamentos y nuevas herramientas diagnósticas ha llevado a la compañía a erigirse en abanderada de conceptos como la Medicina Personalizada. Esto forma parte de la identidad del grupo y en ese punto compartimos esos mismos valores. La transparencia, junto con el compromiso, la innovación y la excelencia, es uno de nuestros valores. En virtud de dicho valor actuamos de manera franca, abierta y clara y compartimos la información sobre nuestra organización, nuestro marco de actuación y las actividades que desarrollamos.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies