• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8442 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8442 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Expertos en comunicación creen necesario mejorar la visibilidad y la información sobre suicidio

Por su parte, el Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial se compromete a abordar igualmente el tema del suicidio en los medios de comunicación

El Congreso urge a un Plan contra el Suicidio

Cada día 10 personas acometen un suicidio en España. Se trata por tanto de un problema social mucho mayor que los accidentes de tráfico, y que también afecta a población joven, sin embargo, la información al respecto del suicidio es escasa. Si bien poco a poco comienza a darse más transparencia a esta lacra, lo cierto es que hasta ahora parecía haber un acuerdo tácito entre los medios de comunicación para no crear un efecto contagio. Para mejorar esta situación, la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), en colaboración con Janssen, ha organizado la jornada ‘Suicidio en los medios: el debate pendiente’.

La primera idea que ha remarcado la presidenta de ANIS, Graziella Almendral era que realmente sigue sin haber un consenso respecto a qué es lo más correcto en estos casos. “Los periodistas no recibimos información sobre la realidad del suicidio, tampoco de los casos de supervivencia. Por su parte, los profesionales nos piden que informemos de los supervivientes para dar esperanza, y que seamos aliados para aumentar la prevención. Pero si hablamos de suicidio, por ejemplo cuando fallece una persona conocida, se nos pide que lo hagamos con cuidado, que no aparezcan estas noticias en la sección de sucesos. Todo esto nos genera dudas sobre cómo deberíamos hacerlo”.

Ante esta exposición, Guillermo Lahera Forteza, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá (UAH), respondía que la clave está en “transmitir que es un problema multifactorial y que podemos actuar sobre muchos de esos factores, evitando el desenlace irreversible. En resumen, se trata de situar el periodismo como servicio público en primer lugar, evitando siempre el espectáculo y el sensacionalismo”. Igualmente, añadía que es importante que todas las noticias o reportajes sobre suicidio se complementen con alguna información sobre dónde debe acudir alguien con riesgo suicida (servicios de salud mental, servicios de urgencias, teléfono de la esperanza, etcétera).

Respecto a los casos más mediáticos, el experto alertaba de que muchas veces se ofrece una información muy sesgada. “Es cierto que en el 90 por ciento de los suicidios subyace una enfermedad mental o un abuso de tóxicos, pero este factor por sí solo no explica la conducta. Seguro que hay otros factores involucrados y hay que pensar en los millones de personas que comparten estos diagnósticos y que reciben esta noticia. Es fundamental contar con expertos rigurosos, que siempre orienten su intervención hacia la información científica y la prevención de este problema de salud pública”.

Un problema de salud pública

La necesidad de cambiar el enfoque sobre la información de la realidad del suicidio también preocupa al Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial . Por ello, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, se celebrará la mesa redonda ‘Sensibilización: Suicidio y Salud Mental’ destinada a profesionales de los medios de comunicación para la prevención del suicidio.

En este punto vuelve a ser importante manejar las cifras reales de este problema de salud pública. Así, el suicidio supone la cuarta causa de muerte entre la población de 15 a 44 años, según datos recientes del Instituto de Salud Carlos III. En concreto, en España, el suicidio es la primera causa de muerte por factores externos, produciéndose 1,8 suicidios por cada accidente mortal, 11,7 suicidios por cada homicidio o 68,1 suicidios por muerte por cada asesinada por  violencia de género.

Según el Instituto Nacional de Estadística, las muertes por suicidio han aumentado en los últimos 15 años, pasando de 2.987 muertes en 1989 a 3.602 en 2015. Asturias es la comunidad autónoma donde más suicidios se producen, con casi 13 casos por cada 100.000 habitantes, seguidas de Galicia, con casi 12,5. En el otro extremo, Melilla con 2,3 casos y Ceuta y Madrid con 4,7 ambas son las zonas de España con menos casos.