• Jueves, 24 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3769 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3769 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

Expertos impulsan una nueva guía en relación con la medición de glucosa y HbA1c

Esta iniciativa de la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio busca paliar la heterogeneidad en lo relativo a cómo se realizan estas mediciones analíticas

investigación I+D biomédica

La medición de glucosa y hemoglobina glicada (HbA1c) resultan claves para que los pacientes con diabetes mellitus, identifiquen la intensidad de la alteración metabólica regularmente y prevengan el riesgo de desarrollar complicaciones crónicas. Sin embargo, actualmente existe cierta heterogeneidad en las mediciones a este respecto. Con el objetivo de responder a preguntas habituales sobre cuándo se debe solicitar una determinación de glucosa o HbA1c al laboratorio clínico, cuándo se puede hacer como POCT, con qué periodicidad se deben hacer las mediciones o la Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQCML) ha decidido elaborar un documento de consenso.

Así se ha creado el documento ‘Glucosa y HbA1c en el laboratorio y como Point-of-Care Testing en diferentes entornos clínicos’.  Es importante reseñar que la que la HbA1c ha sido incluida como un criterio de diagnóstico para la diabetes mellitus por la Asociación Europea para el estudio de Diabetes (ADA), la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta recomendación se basa en ciertas ventajas de su medición sobre la de glucosa, como la comodidad de no exigir que el paciente esté en ayunas y la menor variabilidad intraindividual.

Uno de los aspectos a los que presta especial atención es lo relativo a las pruebas POCT, ya que, en relación con estos tests y de acuerdo a las guías nacionales e internacionales, es fundamental que exista un grupo multidisciplinar liderado por el laboratorio para llevar a cabo las diferentes funciones que son necesarias para efectuar este tipo de mediciones.

Una participación multidisciplibnar

Cabe destacar que este documento ha contado con la colaboración de miembros de la Sociedad Española de Diabetes (SED), la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

En palabras de Paloma Oliver Sáez, coordinadora del documento, es clave la intervención de todas estas especialidades, ya que “un mismo paciente puede ser atendido en farmacia comunitaria, después acudir a una consulta de atención primaria, a un servicio de urgencias hospitalario, ingresar en una unidad de cuidados críticos, etc. Para poder ofrecer un servicio de salud adecuado, debería existir una comunicación fluida entre todas las áreas implicadas, con una visión global del proceso asistencial”, concluye la experta.