• Martes, 12 de diciembre de 2017

Expertos reclaman que el jefe de estudios tenga más peso en el organigrama del hospital

César Pascual insta a los gerentes de la Comunidad de Madrid a posicionar la formación como una línea de producción estratégica de sus hospitales

El XIV Encuentro Nacional de Tutores y Jefes de Estudio de Formación Sanitaria Especializada no se ha centrado en hablar solo del futuro o no de la troncalidad, sino que también ha hecho hincapié en debatir cuál debe ser el lugar de la formación dentro del hospital.

En este sentido, Jesús M. Morán Barrios,  jefe de estudios del Hospital Universitario de Cruces (Bilbao) insistía en que uno de los problemas de la formación es que se piensa que “las cosas funcionan por inercia”, cuando en realidad se necesita engrasar el engranaje. Para ello considera que mejorar las cosas pasa por “pedirlas y ponerlas encima de la mesa”.

Así, el experto reclamaba “el liderazgo desde la alta dirección e institucional, una estrategia docente explícita, la práctica docente con metodología y promover no solo lo que dicen los programas formativos, sino crear líderes tanto residentes como especialistas comprometidos con los sistemas sanitarios”.

A modo de respuesta, Marta Sánchez-Celaya del Pozo, gerente Asistencial de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud, determinaba que el camino es “sentarse y ver cómo alinear todos los intereses, el camino es siempre mejorar”. Asimismo, Modoaldo Garrido Martín gerente  del Hospital Universitario de la  Fundación  Alcorcón y vicepresidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud, afirmaba que se trata de alinear intereses tanto a “nivel macro, como meso, como micro”.

Por otra parte, como representante de la Administración, César Pascual, director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud, aportaba que “hay que considerar la formación como una línea más de producción del hospital”.

De esta forma, rompía una lanza a favor de la importancia de la formación en los hospitales universitarios, explicando que “el prestigio no es que elijan tu hospital el primer lugar, sino que vengan a buscar a los residentes que ya has formado”, porque eso es lo que habla bien de tu programa formativo.  Así, insistía en que “está muy bien renovar el TAC pero la formación es una línea de producción igual de importante, y no es un deseo que queramos hacerlo así, es que tenemos que hacerlo así por ley”, instando a los gerentes de Madrid a posicionar la formación como una estrategia clave de los hospitales.

El papel del jefe de estudios

Uno de los puntos clave para mejorar la formación de los hospitales universitarios pasaba por reforzar la figura del jefe de estudios. En este punto, Morán Barrios  insistía en que una de las grandes reclamaciones es que “el jefe de estudio pertenezca a la alta dirección de verdad, que no tenga un papel informativo, sino que sea una figura permanente en el comité directivo, porque toda toma de decisiones impacta también en la docencia”.  Esto pasaba por respetar los espacios y coordinarse, y que no es tan importante que el jefe de estudios acuda o una o dos reuniones mensuales, sino que realmente se respete la celebración de esas reuniones.

Igualmente, el experto insistía en que “el jefe de estudios es el jefe de un servicio transversal, que tiene a su cargo, por norma general, alrededor de 20 servicios, unos 50 tutores y entre 200 y 500 residentes a su cargo, es una empresa transversal tremenda”.

A esta idea, César Pascual añadía que en línea de todo lo anteriormente dicho, “al jefe de estudios se le pida que produzca y que obtenga resultados”, y se le trate, por tanto, como una línea clave del plan directivo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies