• Jueves, 19 de octubre de 2017

Expertos reclaman una Estrategia Nacional de Medicina de Precisión en Cáncer

En el Seminario la “Importancia de la identificación del paciente en Oncología”, organizado por la SEOM, se ha puesto de manifiesto la importancia de la accesibilidad a los biomarcadores para la prevención, el diagnóstico y un tratamiento más eficiente de los pacientes con cáncer

Expertos oncólogos, anatomopatólogos y farmacéuticos de hospital han insistido en la necesidad de poner en marcha una Estrategia Nacional de Medicina de Precisión en Cáncer. Así lo han puesto de manifiesto a lo largo de las sesiones del IX Seminario de Periodistas “Importancia de la identificación del paciente en Oncología”, organizado por la SEOM con la colaboración de MSD, en Valencia. En este sentido, la vicepresidenta de esta Sociedad Científica, Ruth Vera, ha recordado el posicionamiento conjunto de SEOM, SEAP (Anatomía Patológica) y SEFH (Farmacia Hospitalaria) hecho público hace escasas fechas. Con él se espera conseguir “un impulso de esta Medicina de Precisión a nivel nacional” y establecer una planificación adecuada que garantice la calidad asistencial y la igualdad de acceso de todos los ciudadanos a los mejores tratamientos oncológicos. Y es que este tipo de Medicina ya es una realidad, “ya está aquí”, decía Ana Santaballa, jefa de Sección del Servicio de Oncología del Hospital Universitario La Fe de Valencia.

Según se puso de manifiesto a lo largo del encuentro, el cambio más importante en la identificación de un paciente en Oncología viene de la mano de las pruebas genómicas obtenidas de las muestras de tumores, que permiten la selección personalizada del tratamiento para algunos pacientes. Así, y como destacaba Lourdes Bravo, directora de Investigación Clínica de MSD en España y Portugal, “las nuevas investigaciones nos permiten obtener información sobre el perfil molecular de los pacientes, desarrollar nuevos test diagnósticos y pacientes mejor seleccionados; lo que supone un mayor beneficio clínico para el paciente en términos de eficacia y tolerabilidad”.

“Ya no hablamos de localizaciones, hablamos de enfermedades que comparten alteraciones genéticas. Ya no hablamos de un tratamiento para el cáncer, hablamos de un tratamiento adaptado a un paciente concreto con un biotipo tumoral”, señalaba Ana Santaballa, mientras incidía en que ha permitido mejoras en el conocimiento de la enfermedad y optimizar los tratamientos con factores predictivos de respuesta, y también de toxicidades y resistencias. Pero no solo eso, la Medicina de Precisión en Oncología trae de la mano avances en la prevención, al poder identificar genes relacionados con la susceptibilidad de padecer un cáncer.

Por su parte, el José Palacios, jefe del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Anatomía Patológica, analizaba los retos y oportunidades de incorporar nuevos biomarcadores. En su opinión, los análisis genómicos que posibilitan realizar una Medicina de Precisión también suponen nuevos desafíos para los sistemas de salud, lo que hace necesario la incorporación de la Estrategia Nacional de Medicina de Precisión en Cáncer, a la que ya se había aludido a lo largo de la sesión.

“Asegurar el acceso a estas pruebas moleculares es de vital importancia y ha de ser una prioridad para nuestro Sistema Nacional de Salud”, señalaba. Para resolver la equidad en el acceso, ponía el ejemplo francés que, desde 2006,  y a través del Instituto Nacional del Cáncer ha puesto en marcha 28 centros de referencia en los que se realizan biomarcadores complejos a toda la población con tumores. “En España no hay iniciativa parecida”. Se han creado diferentes plataformas para hacer biomarcadores apoyados por la industria farmacéutica, que generan bases de datos sin compartir e información sin agregar para sacar conclusiones. “Hay accesibilidad a las pruebas pero no es el modelo a seguir”.

A la hora de hablar del nuevo orden organizativo, Oscar Juan Vidal, oncólogo médico del Hospital Universitario La Fe de Valencia, apuntaba también a la estrategia nacional.  Y, en cuanto a la práctica clínica, esta nueva forma de hacer Medicina va a requerir también de equipos multidisciplinares,  como señalaba. Para el Dr. Vidal, hay un beneficio claro de elegir un tratamiento específico de acuerdo al perfil molecular del tumor en cada paciente: “conseguir así una mejor supervivencia”.

Por su parte,  Rosario García Campelo, oncóloga médica del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, a la hora de abordar las estrategias actuales en la identificación del paciente oncológico, destacaba la necesidad movernos en técnicas de secuenciación masiva y la importancia de implementar  una red de ensayos clínicos en España. A la vez alertaba del “enorme gap” entre investigación básica y clínica.

Según han coincidido todos los expertos reunidos en este seminario, el análisis de biomarcadores  permite mejores resultados y una mayor eficiencia para el sistema sanitario, y  reduce de manera significativa la tasa de efectos adversos –debido a que la mayor parte de fármacos dirigidos a dianas moleculares o inmunoterápicos presentan menor toxicidad que la quimioterapia- y  consigue un seguimiento más exacto de las respuestas al tratamiento, con menor necesidad de pruebas molestas o innecesarias para el paciente. “Es decir, tratamos a nuestros pacientes de una forma más selectiva, más eficaz, aumentando las posibilidades de respuesta, limitando la toxicidad y desde luego, aumentando nuestra eficiencia terapéutica”, como ha resumido la Dra. Rosario García Campelo.

La visión de la farmacia hospitalaria vino de la mano de Ana Cristina Cercos, miembro del Grupo de Farmacia Oncológica (GEDEFO) de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), quien puso de manifiesto que innovación, accesibilidad y sostenibilidad “son engranajes de un mismo mecanismo que no puede resolverse por separado”.  La Dra. Cercos se planteó la pregunta de si los fármacos antineoplásicos deberían ser evaluados con una medida que esté relacionada con la eficiencia: “la sociedad no se merece menos”, respondió. Con respecto a la Medicina de Precisión, la farmacéutica indicó que en algunos casos ha demostrado que la selección de pacientes con mayor probabilidad de respuesta “permite mejorar la eficiencia de los tratamientos y la sostenibilidad del sistema”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies