• Jueves, 24 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 2284 [name] => Noticia del día [slug] => noticia-del-dia [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 2284 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 201 [filter] => raw [cat_ID] => 2284 [category_count] => 201 [category_description] => [cat_name] => Noticia del día [category_nicename] => noticia-del-dia [category_parent] => 1334 ) )

¿Faltan médicos?

Juan Simó. Médico de familia. Centro de Salud Rochapea, Pamplona. Navarra.

CC.OO pide a Asturias pasar los contratos eventuales de larga duración a interinos

Últimamente, políticos y medios repican con el asunto de que “faltan médicos” en España. Pero los datos no sustentan, ni de lejos, tal afirmación. Por tanto, da la impresión de que este martilleo intenta justificar propuestas de lo más variopintas que, en teoría, pretenden resolver el supuesto problema de la “falta de médicos”, pero que podrían responder a intereses menos confesables relacionados con la incapacidad de modernizar la gestión del personal en la Sanidad pública o de reconocer las consecuencias de determinadas decisiones relacionadas con este ámbito de gestión tomadas de forma equivocada o a destiempo durante las últimas tres décadas.

Quienes peinamos canas recordamos aquella “bolsa” de 20.000 médicos parados de los años 80 de la que no pocos, todavía hoy en activo, formamos parte. Esta sobreabundancia de médicos, este “petróleo barato”, hizo que la administración sanitaria se acostumbrara a una gestión del personal como si de cualquier recurso se tratara y no de profesionales cualificados. La Tabla 1, modificada de un trabajo de Alonso MI (1), muestra cuándo se creó la gran “bolsa” de “petróleo barato”. La Sanidad pública, principal contratador, ofrecía los peores puestos, condiciones laborales y remuneraciones, precisamente, a esta “bolsa” de médicos, pues el balance entre oferta y demanda le era favorable. Ese “petróleo barato” fue por entonces, y por muchos años, el verdadero combustible del SNS. Este acostumbramiento se insertó con los años en el genoma del sistema y se convirtió en una auténtica adicción, difícil de revertir por la tan placentera, facilona y, a la vez, tosca gestión del personal que permitía: “lo tomas o lo dejas, pero esto es lo que hay: si no lo coges tú, lo hará otro…”. En 2002 se destacaba en la misma noticia todavía la “bolsa” de médicos parados y se hablaba ya claramente de la emigración de los médicos españoles, tanto en la prensa general (2) como en la especializada (3). Al año siguiente, en 2003, una revista médica especializada publicaba un artículo con un título revelador, “Médicos españoles en Europa: la emigración como solución a los contratos basura” (4).

Las alarmas se encienden en 2007

Así se funcionó durante años hasta que hace diez se encendieron las alarmas ante la dificultad de “encontrar” médicos. Pero no faltaban médicos, lo que empezó a faltar fue el “petróleo barato”. Una parte de aquella “bolsa” se jubiló tras ejercer su profesión. Pero otra parte, no despreciable, la abandonó al no conseguir nunca una estabilidad laboral mínimamente digna. Solo hay que recordar el continuado desequilibrio entre los miles de licenciados por año y el reducido número de plazas MIR ofertadas desde finales de los 70 hasta los primeros años 90 (Tabla 1). Las señales de alarma eran solo síntomas de “dependencia” ante un adictivo “petróleo barato” que empezaba a escasear. La tosca gestión del personal empezaba a fallar, no se “encontraban” médicos y se presagiaba un “síndrome de abstinencia” en toda regla.

Reacción ante la dificultad de “encontrar” médicos

Importar médicos. Ante el amenazante “síndrome de abstinencia”, los responsables políticos tomaron varias decisiones. Directivos sanitarios autonómicos viajaron repetidamente a países del este europeo a “fichar” médicos (5). En 2007 se cambió la normativa para facilitar el acceso de los médicos extranjeros al examen MIR: la situación de permiso de residencia en España por estudios dejó de verse afectada por la limitación del cupo de extranjeros durante tres convocatorias consecutivas (6). A partir de 2007 se incrementó la homologaron de títulos respecto de los años previos, lo que condujo a que entre 2007 y 2011 se homologaran muchos más títulos a médicos extranjeros (34.564) que licenciados salieron de las facultades de Medicina españolas (21.374) (7). Todo ello facilitó que aumentara sustancialmente el número de médicos extranjeros adjudicatarios de plaza MIR. Así, el 34 por ciento de los médicos que consiguieron una plaza MIR en 2010 fueros extranjeros, y en Medicina Familiar y Comunitaria este porcentaje alcanzó el 45 por ciento (8). Lo sorprendente es que, al mismo tiempo que ocurría esto, se continuara hablando de “déficit de médicos” y aumentara la emigración de los galenos españoles (9). Se hizo patente entonces una clara sustitución: aumentaba el número de médicos extranjeros que venían a España para mejorar sus condiciones laborales y se acentuaba la emigración de los españoles por el mismo motivo. No hay problema, se decía, es lo normal en un mercado abierto.

Fabricar más médicos. Pero esto no fue suficiente para un sistema adicto a una “droga” que escaseaba. En 2007 se decidió incrementar un 40 por ciento la “producción” de médicos. Se aumentó el número de admitidos por facultad y, sobre todo, el número de facultades. En pocos años, se pasó de 4.000 a 7.000 licenciados por año. Tan adictiva era la “droga” que poco importó el dinero público empleado en formar a miles de licenciados y especialistas que luego tendrían que emigrar. Lo importante era disponer nuevamente de combustible barato para que la gestión del personal funcionara “como siempre”. Para cerrar el círculo se precisaba, además, mucha temporalidad. Y así, durante muchos años apenas se convocaron oposiciones, no por crisis económica como ahora sino por conveniente dejadez. Aquello reventó a mitad de la primera década de este siglo con una oposición extraordinaria, como la que ahora se anuncia, y que apenas redujo la temporalidad.

Y durante la crisis… ¿no faltaban médicos?

Curiosamente, durante la etapa de recortes en la Sanidad pública iniciada en 2010 nadie habló de la “falta de médicos” de que sí se hablaba apenas uno o dos años antes (10, 11). Hablar de ello hubiera contrastado mucho con las jubilaciones forzosas de médicos llevadas a cabo durante esa etapa (12); con el despido de más de 2.600 de médicos entre 2011 y 2014 (13); con la reducción de un 12 por ciento de las plazas MIR, de 6.944 en 2009 a 6.098 en 2015 (14); y con el aumento de la precariedad laboral de los médicos, mayor desde hace años ya en la Sanidad pública que en la privada (15). Ante este panorama, nuestros médicos intensifican su emigración, especialmente los más jóvenes. Durante los últimos cuatro años lo han hecho más de 3.000 cada año (16). Es decir, se van del país esos 3.000 médicos de más, respecto de los 4.000 que se licenciaban cada año hace una década. El intento de disponer de “petróleo barato” con ese incremento del 40 por ciento de licenciados decidido en 2007 ha fracasado y se ha gastado dinero público en formar talento que luego emigra. El intento ha fracasado porque las fronteras son hoy, a diferencia de los años 70 y 80, más permeables que nunca, nuestros jóvenes especialistas están excelentemente formados, también en idiomas, muchos han utilizado el Programa Erasmus y vivimos en una economía globalizada prácticamente sin fronteras laborales, al menos en Europa. Con los datos disponibles (16, 17, 18), se puede estimar en más de 4.000 millones de euros el coste de la formación (universitaria y especializada) de los 20.000 médicos españoles que han podido emigrar entre 2011 y 2017.

Qué dicen los datos

Pasados los peores años de crisis económica, y como si nada de lo descrito aquí hubiera ocurrido, nuevamente políticos y medios martillean con el asunto de la “falta médicos” en España (19, 20). Pero los datos oficiales (21, 22, 23, 24) no sustentan este mantra (25). Todo lo contrario, la tasa de médicos no jubilados no ha hecho más que crecer desde 2004 que se conocen datos. Nunca hemos tenido en España más médicos no jubilados por población que los que tuvimos el año 2016 (último año para el que se dispone de datos). La tasa de médicos en Atención Especializada (ambulatoria y hospitalaria) no ha hecho otra cosa que crecer desde 1997 que se conocen datos salvo una leve reducción entre 2010 y 2013. En 2014 retoma el crecimiento, de modo que nunca hemos tenido en el SNS más médicos en Atención Especializada por población que los que tuvimos en 2015 (último año para el que se dispone de datos). Nunca hemos tenido en España tantos MIR por población como los que tuvimos entre 2013 y 2015 (últimos años para los que se dispone de datos). La única tasa que no ha crecido en los últimos siete años ha sido la de los médicos de Atención Primaria (médicos de Familia y pediatras) de los centros de salud (Figuras 1 y 2). Los medios pronostican un fuerte déficit de médicos en los próximos años por la jubilación de gran parte de una plantilla médica pública muy envejecida (26). Sin unanimidad ante dicho pronóstico (27), los datos oficiales (21) sí parecen apuntar en esa dirección (Figura 3). Y ahora, ante este pronóstico, los políticos cambian repentinamente de opinión y ven en el retraso de las jubilaciones de los médicos la solución inmediata al problema de la “falta de médicos” (28, 29).

¿Ha fallado la “producción”?

Que los médicos españoles empezaran a emigrar hace ya 15 años por la precariedad laboral confirma que ya entonces no fallaba la “producción” de médicos. Lo mismo indica el hecho de que, al tiempo que se “importaban” médicos extranjeros y se aumentaba la “producción” nacional, aumentara también la emigración de nuestros médicos hasta superar los 3.000 por año durante el último lustro, justo el incremento de “producción” decidido en 2007. El problema no ha sido una “producción” insuficiente. El verdadero problema es que los médicos se han marchado y se siguen marchando del país. Lo que ha fallado ha sido la capacidad para retenerlos mediante unas condiciones de estabilidad laboral aceptables. Pero, claro, lo de “retener” a un profesional cualificado que ha precisado entre 10 y 11 años de formación (retener el talento), es inconcebible para una Administración Sanitaria a la que esto jamás le preocupó, pues nadó en la sobreabundancia de médicos durante muchos años. Por lo tanto, no es de extrañar que lo de “retener” se interprete de modo literal y veamos cómo algún alto responsable sanitario llega a proponer obligar a los MIR a seguir trabajando para la Sanidad pública durante “unos años” una vez terminen su especialidad (30). La Administración Sanitaria ha sido incapaz de mejorar hasta la fecha su tosca y arcaica gestión del personal. ¿Lo hará esta vez o se aumentará todavía más la “producción”? Es posible que se opte por esto último. Si así fuera, tal decisión rozaría la malversación de caudales públicos a la vista de la evolución creciente desde 2004 de la tasa de médicos no jubilados colegiados en España (Figuras 1 y 2) y de los resultados del aumento del 40 por ciento de licenciados decidido en 2007. Nunca enfrentaremos como se debe esta cuestión hasta que la emigración de nuestros médicos, cuando los necesitamos, se considere como lo que es: un verdadero problema y no el mero resultado de un mercado abierto. Pero, claro, no hacemos nada si donde unos vemos una fuga de cerebros otros ven simple “movilidad exterior” (31).

A pesar de todo, los bachilleres españoles quieren ser médicos

Todo lo descrito hasta aquí sería comprensible si los jóvenes bachilleres españoles despreciaran la profesión y no mostraran el mínimo interés por la Medicina. Pero nada más lejos de realidad. Los jóvenes bachilleres parecen tener una fe de carbonero en la profesión. La nota de corte para cursar Medicina en las facultades públicas no ha hecho más que subir año tras año desde que se implantó el “numerus clausus” hace casi cuatro décadas. Por ejemplo, Medicina fue en 2008 la carrera que requirió la mayor nota de corte (32) en la Universidad de Barcelona. Y sin ir más lejos, el curso pasado Medicina registró una demanda de 46.408 preinscripciones en primera opción para 5.632 plazas en las universidades públicas (8,2 candidatos por plaza) (33). Con tan alta demanda, este tan exigente filtro del “numerus clausus” ha sido el responsable, por su inflexibilidad, del estrangulamiento de miles de juveniles vocaciones médicas en toda España durante décadas. Parece claro que la severa rigidez de este filtro se tenía que haber revisado hace lustros. Se hubieran frustrado menos vocaciones y nos hubiéramos ahorrado alguna vergüenza. Por ejemplo, que quedaran casi 1000 plazas MIR desiertas entre 2005 y 2013 (34), que se obtuvieran muchas plazas con puntuación negativa en el examen. Y no se hubiera tenido la necesidad, para paliar esto, de cubrir un porcentaje altísimo de las plazas MIR con médicos extranjeros como si los bachilleres españoles despreciaran la profesión o los estudiantes españoles de Medicina fueran incapaces de culminar sus estudios.

A modo de conclusión

Los datos no respaldan de ningún modo que actualmente “falten médicos” en España. Todo lo contrario: nunca hemos tenido tantos médicos empleados en el sistema ni tantos potenciales candidatos para trabajar en el mismo, pues poco más del 50 por ciento del total de médicos colegiados no jubilados trabaja en el SNS (25). Y por otra parte, nunca han emigrado tantos médicos españoles como en los últimos años.

Lo que ocurre es que la administración sanitaria ya no dispone de “petróleo barato”. Ya no nada en aquella sobreabundancia de médicos, muchísimos en el paro o muy precarizados, en cuya salsa su tosca gestión del personal funcionaba. Ahora, esa primitiva gestión del personal ya no sirve para “encontrar” médicos. Es ya una forma arcaica de gestión, casi un fósil, mantenida por esa “tecnoestructura” que percibe un salario por “encontrar” unos médicos que ya “no encuentra”.

El riesgo de que las próximas jubilaciones de médicos sean elevadas y sin suficiente relevo se tenía que haber previsto y resuelto hace muchos años mejorando las condiciones de estabilidad laboral para que no emigraran como lo han hecho miles de médicos españoles. Si esto se hubiera mostrado insuficiente, la siguiente medida debió haber sido rebajar la nota de corte para cursar Medicina y aumentar posteriormente (no previamente como se hizo) el número de plazas MIR para absorber a esos licenciados.

Como vemos, si algo se ha gestionado mal durante años ha sido la decisión de cuántos médicos formar en nuestras facultades, cuántos especialistas formar en el MIR y cuántos puestos de trabajo en la Sanidad pública cubrir mediante oposiciones periódicas de forma que se ofreciera estabilidad laboral a los profesionales. La pésima macrogestión de las necesidades de médicos por la manifiesta descoordinación entre Sanidad y Educación en el ámbito estatal y autonómico, y la tosca y arcaica meso y microgestión del personal nos han llevado hasta aquí. ¿Cómo explicarán todo esto los responsables políticos que tomaron estas decisiones? ¿Qué les van a decir ahora a todos esos licenciados (miles) que durante muchos años no accedieron a una especialidad porque se ofertaron insuficientes plazas MIR? ¿Qué les van a decir ahora a todos esos jóvenes (miles) que pretendieron estudiar Medicina y cuya nota media (elevada, por cierto) de bachiller y selectividad no superaba por pocas centésimas el más elevado corte del “numerus clausus”? ¿Qué les van a decir a esos médicos que empezaron a emigrar hace 15 años y cuyo número no ha parado de crecer hasta hoy? El cortoplacismo y la descoordinación, a la hora de tomar decisiones en este ámbito, son más intolerables por el daño repercutido directamente en la vida de las personas.

Y puesto que ya no van a volver los tiempos del “petróleo barato”, no procede seguir escondiéndose tras el mantra de la “falta de médicos” para no tener que abordar de una vez por todas la modernización de la tosca y arcaica gestión del personal en nuestra Sanidad pública. Nada bueno se puede decir de una Administración Sanitaria que crea una Comisión para la “modernización de los recursos humanos” (Figura 4) en vez de para modernizar la gestión de los mismos (35).

Referencias bibliográficas

  1. Alonso Magdaleno MI. Dinámica de la formación médica especializada en el sistema nacional de salud español. Revista Asturiana de Economía, nº 27, 2003. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/848351.pdf
  2. Cerdá H. La emigración de las batas blancas. EL PAÍS, 3-12-2002. Disponible en: https://elpais.com/diario/2002/12/03/salud/1038870001_850215.html
  3. Lauzirika N. Salir del país para ejercer la profesión. Informes y gestión. El Médico 2002; 810:56-63.
  4. Sánchez Sagrado T. Médicos españoles en Europa: la emigración como solución a los contratos basura. Aten Primaria. 2003;32:223-6. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-medicos-espanoles-europa-emigracion-como-13051018
  5. España ficha a cientos de médicos polacos ante la falta de aspirantes. EL PAÍS, 20-01-2006. Disponible en: https://elpais.com/diario/2006/01/20/sociedad/1137711603_850215.html
  1. Javier Sevillano. El coladero de extranjeros en el MIR. Disponible en: https://javiersevillano.es/ColaderoMIR.htm
  2. Romero Ladrero JM. Blog “MIRentrelazados”. Los títulos homologados, once años. Disponible en: https://gangasmir.blogspot.com.es/2012/11/los-titulos-homologados.html
  1. González López-Valcárcel B, Barber Pérez P. Planificación y formación de profesionales sanitarios, con foco en la atención primaria. Informe SESPAS 2012. Gac Sanit 2012;26 Supl 1:46-51. Disponible en: http://www.gacetasanitaria.org/es/planificacion-formacion-profesionales-sanitarios-con/articulo/S0213911111003657/
  2. Sánchez León A. La emigración del médico crece a pesar del déficit. Diario Médico, 22-05-2009. Disponible en: http://www.diariomedico.com/2009/05/22/area-profesional/profesion/emigracion-medico-crece-a-pesar-deficit
  3. Cabrera K. Por qué faltan médicos en España. Interviu, 26-1-2009. Disponible en: http://www.interviu.es/reportajes/articulos/por-que-faltan-medicos-en-espana
  1. Moreno A. Ideas para solucionar la escasez de médicos especialistas. El Mundo Salud, 2-7-2008. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/07/02/profesionsanitaria/1214994962.html
  2. García Sevillano E. La edad perdida de la Sanidad pública. El País, 12-5-2013. Disponible en: https://elpais.com/sociedad/2013/05/10/actualidad/1368196713_913521.html
  1. Corominas C. El SNS pierde 4.600 enfermeros, 2.600 médicos y suma 11.000 farmacéuticos. Redacción Médica, 22-6-2017. Disponible en: https://www.redaccionmedica.com/secciones/Sanidad-hoy/el-sns-pierde-4-600-enfermeros-2-600-medicos-y-suma-11-000-farmaceuticos-7862
  2. Sanidad recupera más del 50 por ciento de las plazas MIR en los dos últimos años. Redacción Médica, 3-8-2017. Disponible en: https://www.redaccionmedica.com/secciones/formacion/Sanidad-recupera-mas-50-de-las-plazas-mir-en-los-dos-ultimos-anos-5549
  3. Simó J. Mayor temporalidad en la Sanidad pública que en la privada: la vergüenza del sistema. Blog Salud, Dinero y Atención Primaria; 12-03-2016. Disponible en: http://saludineroap.blogspot.com.es/2016/03/mayor-temporalidad-en-la-Sanidad.html
  4. Los certificados para salir de España expedidos por la OMC descienden un 3,7 por ciento en 2017. Acta Sanitaria, 22-12-2017. Disponible en: http://www.actasanitaria.com/certificados-expedidos-omc/
  5. Asenjo M. El coste de formar a un médico en España supera los 60.000 euros. ABC, 6-3-2009. Disponible en: http://www.abc.es/20090306/nacional-sociedad/coste-formar-medico-espana-20090306.html
  1. Ortega E. España invierte entre 146.919 y 182.914 euros en formar a cada MIR. Redacción Médica, 26-11-2017. Disponible en: https://www.redaccionmedica.com/secciones/formacion/espana-invierte-entre-146-919-y-182-914-euros-en-formar-a-cada-mir-8509
  2. Matos M. ¿Por qué faltan médicos en España?: jubilaciones, precariedad y pocos MIR. Cinco Días, 13-11-2017. Disponible en: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/11/10/midinero/1510334644_762445.html
  3. Stegmann JG. Las primeras medidas para resolver la falta de médicos se aprobarán a primeros de año. ABC, 8-11-2017. Disponible en: http://www.abc.es/sociedad/abci-primeras-medidas-para-resolver-falta-medicos-aprobaran-primeros-201711082056_noticia.html
  1. Estadística de Profesionales Sanitarios Colegiados. INE. Disponible aquí: http://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736176781&menu=resultados&idp=1254735573175
  1. Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada. Ministerio de Sanidad Disponible en: https://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/estHospiInternado/inforAnual/homeESCRI.htm
  2. Sistema de Información de Atención Primaria. Ministerio de Sanidad. Disponible en:  https://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/estadisticas/estMinisterio/SIAP/Estadisticas.htm
  1. Cifras de población. Principales series desde 1971. Instituto Nacional de Estadística. Disponible en: http://www.ine.es/jaxiT3/Tabla.htm?t=10256
  2. Simó J. ¿Faltan médicos? Datos y misterios. Blog Salud, Dinero y Atención Primaria; 10-12-2017. Disponible en: http://saludineroap.blogspot.com.es/2017/12/faltan-medicos-datos-y-misterios.html
  3. Ramírez de Castro N. Médicos españoles, mayores y sin recambio. ABC, 7-11-2017. Disponible en: http://www.abc.es/sociedad/abci-medicos-espanoles-mayores-y-sin-recambio-201711072215_noticia.html
  1. Facme: “Las plazas MIR 2018 son las ideales para reponer las jubilaciones”. Redacción Médica, 27-7-2017. Disponible en: https://www.redaccionmedica.com/secciones/formacion/facme-las-plazas-mir-se-ajustan-a-las-necesidades-del-sistema–7331
  1. Retrasar la jubilación de los médicos, única solución “inmediata” a la falta de especialistas. Heraldo de Aragón, 26-11-2017. Disponible en: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2017/11/26/retrasar-jubilacion-los-medicos-unica-solucion-inmediata-falta-especialistas-1210275-300.html
  2. Osakidetza estudia pactar un incremento en la edad de jubilación de los médicos hasta los 68 años. El Diario Norte, 15-11-2017. Disponible en: http://www.eldiario.es/norte/euskadi/Osakidetza-estudia-incremento-jubilacion-medicos_0_708329388.html
  1. Primera propuesta para obligar a los MIR a permanecer “unos años” en el SNS. Redacción Médica, 11-12-2017. Disponible en: https://www.redaccionmedica.com/autonomias/castilla-leon/primera-propuesta-para-obligar-a-los-mir-a-permanecer-unos-anos-en-el-sns-9997
  2. Donde otros ven éxodo de jóvenes y fuga de cerebros, Bañez ve “movilidad exterior”. La Información, 27-2-2016. Disponible en: https://www.lainformacion.com/mano-de-obra/empleo/donde-otros-ven-exodo-de-jovenes-y-fuga-de-cerebros-banez-ve-movilidad-exterior_KQAcFMZTcPejci34Z8TJ6/
  3. Medicina en la UB es ya la carrera que requiere la mayor nota de corte. El País, 18-7-2008. Disponible en: https://elpais.com/diario/2008/07/18/catalunya/1216343239_850215.html
  4. No me da la nota para estudiar Medicina, ¿qué puedo hacer? El Mundo, 7-6-2017. Disponible en: http://www.elmundo.es/f5/campus/2017/06/07/5936e65b46163f86388b4599.html
  5. Romero Ladrero JM. Blog “MIRentrelazados”. Histórico de plazas desiertas en el MIR. Disponible en: https://gangasmir.blogspot.com.es/2014/03/historico-de-plazas-desiertas-en-el-mir.html
  1. Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud. Artículo 35. «BOE» núm. 128, de 29 de mayo de 2003. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/pdf/2003/BOE-A-2003-10715-consolidado.pdf