• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1483 [name] => Sanidad Privada, Mutualidades y Empresas [slug] => sanidad-privada-mutualidades-y-empresas [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1483 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 1709 [filter] => raw [cat_ID] => 1483 [category_count] => 1709 [category_description] => [cat_name] => Sanidad Privada, Mutualidades y Empresas [category_nicename] => sanidad-privada-mutualidades-y-empresas [category_parent] => 1350 ) )

Fenin preocupada porque las nuevas medidas de ahorro para el SNS impiden el acceso de los pacientes a determinados productos y limitan la libertad de prescripción

La patronal rechaza además la definición de "agrupaciones homogéneas" para productos sanitarios, al no existir estudios de equivalencia que permitan demostrar la igualdad de prestaciones de dos productos para la misma indicación y reivindica el papel del profesional sanitario para valorar la situación clínica de cada paciente y sus necesidades

La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) ha manifestado su preocupación en relación con la aprobación del Real Decreto-Ley 9/2011 de 19 de agosto, por las medidas establecidas para los productos sanitarios incluidos en la prestación farmacéutica dentro de las disposiciones adoptadas para la mejora de la calidad, la equidad, la cohesión y la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

Además, tal y como han manifestado, como consecuencia, se impedirá el acceso de los pacientes a determinados productos, pudiendo afectar al tratamiento y a la mejora de su calidad de vida. De la misma forma, Fenin considera que este Real Decreto-Ley no promueve, por tanto, ni la equidad, ni la cohesión ni la calidad del Sistema, sino solamente una reducción a corto plazo de la factura a pagar, sin tener en cuenta los costes colaterales generados ni los posibles efectos secundarios de un tratamiento inadecuado. Además, insisten en que la falta de una contabilidad analítica de gestión o por grupos de diagnóstico impide conocer los costes reales que generarán estas medidas.

Asimismo, desde Fenin han señalado que el Real Decreto-Ley reconoce la existencia de agrupaciones homogéneas para los productos sanitarios y destaca la dificultad que puede suponer definir agrupaciones que sean comprendidas y aceptadas de igual forma por todos los integrantes y beneficiarios del Sistema Nacional de Salud, al tiempo que recuerdan que no existen estudios de equivalencia entre productos sanitarios que permitan disponer de evidencias científicas y técnicas que demuestren la igualdad de prestaciones de dos productos para la misma indicación.

En definitiva, argumentan que el tratamiento que da el RD Ley 9/2011 a los productos sanitarios infringe un “agravio comparativo importante”, ya que estos no tienen como base un principio activo, sino que están fabricados en multitud de materiales de imposible clasificación homogénea. Además, consideran ” especialmente preocupante” la posibilidad cierta de que a un paciente se le cambie el producto con el que está siendo tratado en función de criterios puramente economicistas, sin tener en cuenta el perjuicio que dicho cambio puede acarrear para su salud. A este respecto, la secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, ha manifestado  que “en el caso de los productos sanitarios, corresponde únicamente al profesional sanitario valorar y prescribir el producto que mejor se adecua a la situación clínica de cada paciente”.

Incondicional apertura al diálogo

Tras la publicación del Real Decreto-Ley en el BOE, Fenin ha mostrado además su “sorpresa” por no haber sido partícipe del anuncio de estas medidas al término de la sesión del Pleno del Consejo Interterritorial del SNS del 21 de julio y, por tanto, no haber tenido la opción de valorar ni de trasladar a la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios propuestas alternativas que permitan avanzar en el control y racionalización del gasto sanitario y que al mismo tiempo se ajusten a la realidad del sector de tecnología sanitaria e incentiven la incorporación de productos innovadores que supongan una mejora en el tratamiento y en la calidad de vida de los pacientes.

Así  pues, desde la Federación se sugiere un tratamiento por ley diferente entre medicamentos y productos sanitarios, se rechaza la posibilidad de realizar agrupaciones homogéneas eficaces, de la misma madera que consideran de “especial gravedad” que se inicie una clasificación unilateral por parte de la Administración sin contar con la opinión del sector y de los profesionales sanitarios expertos en la materia.

Asimismo, la patronal ha dejado patente su “incondicional apertura al diálogo con las Administraciones”.