• Domingo, 18 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3681 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3681 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

La formación continuada, el sistema de acceso y la caducidad de los conocimientos, a debate en el XX Congreso de la SEDEM

" El XX Congreso de la Sociedad Española de Educación Médica ha tenido lugar del 5 al 7 de octubre en Valladolid   " Los expertos asistentes apuestan por una una "repriorización" de los objetivos en las facultades de Medicina ya que se está dejando de producir "unos profesionales de base con las cualidades esenciales en el ámbito de comunicación y trato de pacientes"

La importancia de la formación continuada de los médicos y una mayor interrelación entre las distintas fases de formación de los médicos, el sistema de acceso a las facultades de Medicina y la caducidad de los conocimientos en la carrera médica son algunos de los temas que se han debatido durante una de las sesiones plenarias del último día del XX Congreso de la Sociedad Española de Educación Médica (SEDEM), que ha tenido lugar en Valladolid del 5 al 7 de octubre.

“El continuum en educación médica” es el título de la plenaria en la que se han debatido estos asuntos y en la que han participado Amando Martín Zurro, del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña; Antonio Sáez, consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León; José Antonio Otero Rodríguez, presidente del Colegio de Médicos de Valladolid; Íñigo Noriega, presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM); y Felipe Rodríguez, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Las Palmas.

Rodríguez fue quien arrancó el debate mostrando su preocupación por quiénes son los que acceden a las facultades de Medicina ya que, aseguró, que “aunque el nivel académico es cada vez más alto, muchas veces estudian Medicina por su cotización más que por vocación”, y añadió que hay estudios que demuestran que “los estudiantes con alto nivel de rendimiento en asignaturas de ciencias básicas, luego no se corresponden con el mejor desempeño profesional”.

Respecto de la selección previa de estudiantes, Martín Zurro opinó que en las facultades de Medicina se está produciendo un “hecho que afecta de manera negativa en el producto que está saliendo de estas y es que se están dejando influir demasiado por la hipercompartimentación y tecnificación de la Medicina”, por lo que se está dejando de producir “unos profesionales de base con las cualidades esenciales en el ámbito de comunicación y trato de pacientes” por lo que abogó, una “repriorización” de los objetivos en las facultades.

Otro de las cuestiones que se plantearon durante la mesa es quiénes son los responsables de la formación de los médicos donde surgió la cuestión del salto que existe entre la formación de grado y la especializada. Sobre este asunto, el decano de la Facultad de las Palmas señaló que en las facultades se forman médicos “pero no tiene capacidad de ejercicio profesional, porque para facultar tienen que cambiar de institución y cambiar de Ministerio -del de Educación al de Sanidad-, es un problema de identidad”.

En este sentido, Otero, presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, apuntó que “el primer responsable de la formación del estudiante es el propio estudiante de Medicina” y añadió que “también el médico licenciado como el ejerciente se han de responsabilizar de su formación”.

Noriega, como representante de los estudiantes, se mostró de acuerdo con que es el estudiante quien se tiene que hacer cargo de su formación pero aseveró que las facultades de medicina tienen que “capacitar al estudiante para que cuando salga para se pueda hacer cargo de su autoformación”.

A partir de este debate surgió la cuestión del salto que existe entre la formación de grado y la especializada y Noriega apuntó que “hasta que no se hace el examen Mir no se es médico”, momento en el que se pasa de depender del Ministerio de Educación al de Sanidad, transición que según la mayoría de los ponentes no está bien engrasado.

En este sentido, Otero recordó que en España ya tenemos “un órgano capaz de ngrasar el continuum formativo: el Foro de la Profesión Médica, en el que participan estudiantes, decanos, sector colegial, administraciones y otro, que me sobra, los sindicatos”. Este órgano, según Otero, es “suficiente para diseñar la política educativa y profesional de los médicos”.

La caducidad de los conocimientos médicos es otro de los temas que se plantearon durante el debate, ya que los avances tecnológicos hacen que los conocimientos caduquen, por eso es necesario un continuum educativo, aseguró Rodríguez, quien también  afirmó que ante esta “caducidad tan brutal” de los conocimientos, hay que “arbitrar sistemas para que mejorar la competencia de los médicos”, proceso en el que tienen que participar muchas instituciones, además de la Universidad.

Este Congreso ha contado con una asistencia de 240 inscritos, por lo que el decano de la Facultad de Medicina de Valladolid y miembro del comité organizador, Ricardo Rigual, se ha mostrado muy satisfecho por el éxito de estas jornadas.

Rigual resumió a EL MÉDICO INTERACTIVO los temas que se han tratado durante todo el Congreso como son la implantación de los nuevos planes de estudio según Bolonia, la simulación médica aplicada a la educación, la formación en investigación, e-learning y las nuevas plataformas de comunicación, entre otros asuntos y “hemos huido e hablar teorías didácticas y pedagógicas en favor de la aplicación concreta”, señaló.

En paralelo al Congreso e incluido en él se ha reunido la Conferencia de Decanos, donde se ha debatido sobre los problemas comunes a las facultades de Medicina como los números clausus, el aumento de plazas en las facultades y el envejecimiento de las plantillas docentes. Durante la reunión de los decanos  se ha abordado el sistema de acceso que “hay que mejorar”, aseguró Rigual, quien se quejó de que “no puede ser que el acceso lo cerremos en el mes de diciembre, que todavía exista tránsito entre facultades”.

Respecto del sistema MIR, Rigual aseguró que “era lógico cuando el sistema no era distributivo sino selectivo, como ahora, que el sistema distribuye por especialidades según preferencias y hospitales” y añadió que es un sistema que tiene “defectos y que debería tocar otros aspectos”.