• Jueves, 16 de Agosto de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 5791 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 5791 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 1603 [name] => Internacional [slug] => internacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1603 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 5084 [filter] => raw [cat_ID] => 1603 [category_count] => 5084 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

Los genes de la enfermedad coronaria benefician la reproducción

La enfermedad coronaria afecta actualmente a 110 millones de personas y causa 8,9 millones de muertes anuales, según cifras de 2015

Investigadores han encontrado que los genes para la enfermedad coronaria (CAD, por sus siglas en inglés) también influyen en la reproducción, por lo que, para reproducirse con éxito, los genes de la enfermedad cardiaca también se heredan. La enfermedad coronaria, una enfermedad en la que la placa se acumula gradualmente en las arterias que alimentan el corazón, es una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Esta nueva investigación ha encontrado que los genes que causan esta enfermedad también contribuyen a un mayor número de niños. Un equipo internacional dirigido por investigadores de la Universidad de Melbourne, en Australia, y que incluyó a científicos de Finlandia y Estados Unidos trabajó en este estudio, que se publica en ‘Plos Genetics’.

El autor principal, Sean Byars, de la Universidad de Melbourne, dice que el equipo quería entender más acerca de cómo se ha heredado CAD en nuestro pasado evolutivo, con el fin de entender mejor por qué es tan común en la actualidad. “A menudo se piensa que CAD es una enfermedad moderna, pero en realidad se ha detectado aterosclerosis o engrosamiento de las paredes arteriales en las momias egipcias, por lo que sospechamos que ha estado en nuestros genes durante miles de años”, explica.

CAD afecta actualmente a 110 millones de personas y causa 8,9 millones de muertes anuales, según cifras de 2015. Según la teoría de la selección natural, tal como propuso Charles Darwin, los genes para rasgos que mejoran la supervivencia o la reproducción individual aumentarán o se mantendrán en las poblaciones, mientras que los que las reducen se seleccionarán y eliminarán gradualmente o reducirán con el tiempo.

“Por lo tanto, no está claro por qué CAD es tan común en los seres humanos modernos y esto es importante de entender dada la carga de salud global que representa”, subraya Byars. El equipo analizó 56 regiones genéticas para CAD en 12 poblaciones mundiales originarias principalmente de África, Europa y Asia Oriental y utilizó una puntuación estadística para medir si había habido cambios selectivos recientes en el ADN asociado con CAD.

Las técnicas de edición genética pueden introducir efectos no deseados

El profesor asociado del Instituto Baker del Corazón y Diabetes Michael Inouye, que también dirigió el estudio, destaca que los hallazgos mostraron que muchos genes asociados con CAD han sido seleccionados positivamente para la evolución. “Después de nuevas investigaciones, encontramos que los genes CAD son también importantes para la reproducción y que estos genes están implicados en funciones importantes en la fertilidad masculina y femenina que se expresa en los testículos, ovarios y endometrio, por ejemplo”, apunta el profesor Inouye.

Byars añade: “La evolución parece que está involucrada en una compensación donde sólo comienza a aparecer CAD alrededor de los 40-50 años de edad, cuando los potenciales efectos beneficiosos de estos genes en la reproducción ya se han producido. Esto tenderá a compensar cualquier efecto negativo que estos genes también tienen en CAD más adelante en la vida”.

“Esto no significa necesariamente que las mujeres con muchos niños son más propensas a desarrollar enfermedades del corazón, simplemente puede significar que la enfermedad es un subproducto de los seres humanos que son capaces de reproducirse bien”, tranquiliza.

Los resultados también proporcionan una visión de cómo la selección de los genes de CAD difiere entre las poblaciones y cómo estas poblaciones podrían responder de manera diferente a las mismas estrategias de prevención de enfermedades del corazón.

El doctor Inouye dice que, en última instancia, estos hallazgos nos dan alguna idea de lo complicado que pueden ser los efectos de los genes y añade que hay que ser cautelosos con nuevas técnicas de edición de genes como CRISPR, ya que pueden introducir efectos no deseados que pueden no revelarse durante décadas o más.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies