• Jueves, 19 de octubre de 2017

Los hábitos de vida saludable contrarrestan factores de riesgo de ECV

La prevención y la promoción de hábitos de vida saludable son beneficiosos para la salud cardiovascular, como han puesto de... Ver artículo

La prevención y la promoción de hábitos de vida saludable son beneficiosos para la salud cardiovascular, como han puesto de manifiesto diversos profesionales sanitarios como Francisco Álvaro Meseguer, quien ha señalado que “laadopción de hábitos de vida saludables contrarresta la influencia de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), como la diabetes, la hiperlipemia, la hipertensión arterial, el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad”. Según ha indicado, “el ciudadano tiene buena información, en general, en todos los grupos de edad, pero hace falta más concienciación entre los ancianos para adquirir hábitos saludables”.

Por su parte, Uxua Idiazabal ha recordado que se siguen publicando de forma periódica artículos médicos sobre la influencia determinante que tiene el estilo de vida para evitar la aparición de la enfermedad (prevención primaria) y para reducir la morbimortalidad una vez que aparece la enfermedad (prevención secundaria).

Para disminuir la incidencia y la prevalencia de la ECV, la Dra. Idiazabal considera útil realizar “campañas dirigidas a la población encaminadas a promover hábitos de vida saludables, además de buscar compromisos tanto de las grandes empresas como de las instituciones públicas” para llevar a cabo esta labor. “Tenemos que darle la vuelta a esta sociedad tan modernizada y que tanto daño nos hace por su sedentarismo y obesidad, entre otros factores. Podemos emplear los diversos medios de comunicación de los que disponemos, como la tecnología móvil o internet, para conseguir que cada ciudadano sea más responsable de su propia salud (autocuidado) y se comprometa a mejorar aquellos comportamientos que tengan efectos negativos”.

Dieta y ejercicio adecuados a cada paciente

También la Dra. Blanca Batalla ha señalado que “los hábitos de vida saludables son un pilar básico en la salud cardiovascular, ya que es fundamental seguir una dieta correcta, si es posible mediterránea, y practicar ejercicio, siempre en consonancia con la forma física del paciente”. “Es difícil conseguir objetivos óptimos con cualquier tratamiento médico que podamos darle al paciente si no sigue estas recomendaciones mínimas”. En su opinión, los ciudadanos tienen la información suficiente para llevar una vida saludable, “solo necesitan más concienciación y seguimiento por parte de Enfermería y los médicos de Primaria”.

En el mismo sentido, el Dr. Sebastián Aguilo ha considerado “básico” promover la formación, la información y el desarrollo de hábitos higiénico-sanitarios en Cardiología. Este profesional médico otorga especial trascendencia a la dieta, si es posible mediterránea, y al ejercicio moderado. Además, el paciente debe tener cuidado con el peso, vigilar la hipertensión arterial y dejar el hábito tabáquico en el caso de los fumadores. Y así lo ha resumido Martín Raga: “La dieta, el ejercicio y la vida activa benefician al paciente, porque disminuyen los factores de riesgo cardiovascular. La concienciación es muy importante”.

La regularidad es el aspecto más destacado por José Manuel Vidal, para quien “un estilo de vida físicamente activo conlleva una disminución de las enfermedades cardiovasculares en ambos sexos, en todos los grupos de edad, siempre que su práctica sea constante”. En cuanto a la prevención primaria, es necesaria porque “reduce la posibilidad de padecer patologías cardiacas”, mientras que la prevención secundaria “disminuye el progreso de las afecciones ya existentes”. Para incrementar la longevidad y mejorar la calidad de vida, es necesario seguir todas estas indicaciones, así como reducir los factores de riesgo como la obesidad, la HTA, la dislipemia y el tabaquismo.

En opinión de Vidal, el ciudadano no necesita más información de todos estos consejos, sino una mayor mentalización: “Todos sabemos que los malos hábitos son negativos, y es preciso una mayor concienciación social para modificar la alimentación y, en general, mejorar los hábitos de vida”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies