• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 309 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 309 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

Hay que invertir más en prevenir y gastar menos en tratar los factores de riesgo cardiovascular

tejido adiposo

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en España, principalmente por cardiopatía isquémica y enfermedad cerebrovascular. Entre los principales factores de riesgo se encuentra la dislipemia, la hipertensión, el tabaco, la diabetes y el sobrepeso.

Por eso, sería recomendable desarrollar, por parte de los profesionales, una Guía de Prevención del Riesgo Cardiovascular, con aspectos prácticos que se pudiera emplear en Atención Primaria.

También, sería de utilidad valorar el riesgo cardiovascular en las visitas médicas de forma oportunista, adecuando los tiempos de consulta a las necesidades de cada paciente. Otra opción sería hacerlo en los reconocimientos médicos de empresa.

Objetivos de control

Los profesionales también tienen que tener claros los objetivos de control de los factores de riesgo y adecuación del tratamiento, valorando la financiación de fármacos para la deshabituación tabáquica, sin olvidar un aspecto clave como la adherencia terapéutica.

Para todo esto los profesionales necesitan formación continuada en las competencias de promoción en estilos de vida, ya que la prevención e información son claves para disminuir la incidencia de enfermedad cardiovascular.

Se ha demostrado que incidir en los estilos de vida saludables disminuye la mortalidad por enfermedad coronaria y aumenta los años extra de vida saludable en la población. La prevención permite disminuir el gasto sanitario a largo plazo. Por eso, hay que invertir más en prevenir y gastar menos en tratar.

Vida saludable

Para la prevención, es importante el desarrollo de talleres informativos, charlas educativas, escuela de patologías y otras acciones para concienciar a la población sobre problemas concretos.

De forma individual, en consulta se calcula el riesgo cardiovascular y se explican medidas higiénico-dietéticas saludables, y luego el paciente pasa a Enfermería para incidir en los estilos de vida, donde comienza el programa de seguimiento que corresponda: diabetes, hipertensión, tabaco, dislipemia…

Asociaciones de pacientes

Las asociaciones de pacientes juegan un papel importante, ya que permiten a los pacientes compartir experiencias, vivencias, dolencias de una misma enfermedad. Se les informan de su enfermedad, les proporcionan materiales gráficos, webs…. Esta información les ayuda a que tengan criterios que les permitirán opinar y decidir en la toma decisiones y favorece que mejore la relación médico-paciente.

En la mayoría de los casos, tienen un papel relevante, puesto que no solo se limitan a una actividad interna de sus miembros, sino que extrapolan y conciencian a mucha más población a través de un papel más activo.

Con respecto a la industria farmacéutica, contribuye a la formación del personal sanitario en prevención y promoción de la salud. También, lleva a cabo jornadas de concienciación sobre temas de prevención cardiovascular.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Atención Primaria Félix Barcena Amigo, José Escribano Jarauta, Carmelo Ibiricu Ardanaz y Ana German Remijo, del Centro de Salud de Barañain, Navarra.