• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8359 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8359 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Hematólogos piden equidad en el acceso métodos diagnósticos y fármacos en linfoma de Hodgkin

Se presenta la actualización de la ‘Guía de Práctica Clínica para el Tratamiento de Pacientes con LH’

linfoma de Hodgkin

A pesar de la elevada tasa de curación en los pacientes con linfoma de Hodgkin (LH) -el cáncer más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes-, existen aspectos controvertidos en relación con la mejor estrategia de tratamiento que aúna la máxima eficacia curativa con la menor toxicidad derivada de la quimioterapia y radioterapia que reciben estos pacientes. Por otro lado, los hematólogos muestran su preocupación por potenciales complicaciones de estos pacientes a largo plazo, como la esterilidad o los problemas cardiovasculares. Al mismo tiempo, solicitan la ayuda de la Administración para agilizar la aprobación en nuestro país de los nuevos fármacos y que su utilización sea lo más equitativa posible tanto a nivel autonómico como de centros hospitalarios.

Coincidiendo con la conmemoración del Día Mundial del Linfoma el próximo 15 de septiembre, el Grupo Español de Linfomas y Trasplante Autólogo de Médula Ósea (GELTAMO), de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), acaba de actualizar su ‘Guía de Práctica Clínica para el Tratamiento de Pacientes con LH’, en la que se recogen las principales recomendaciones terapéuticas para estos pacientes. Una edición, tras la primera de 2013, en la que se han aunado los criterios de diagnóstico y tratamiento para que pueda servir de referencia a todos los pacientes a nivel nacional.

En su presentación, este martes, Carmen Martínez Muñoz, coordinadora de la Guía y profesora asociada de la Universidad de Barcelona, ha destacado entre las principales novedades del manual la adaptación de los esquemas de tratamiento para aumentar su eficacia o la incorporación de fármacos novedosos en la práctica clínica. También, un nuevo capítulo dedicado a los efectos tóxicos del tratamiento, “de especial importancia en estos pacientes, fundamentalmente en lo que se refiere a la preservación de la función gonadal y de la fertilidad”, señala la experta, teniendo en cuenta que se trata de un grupo de pacientes compuesto mayoritariamente por adolescentes y adultos jóvenes. En este sentido, la guía incluye una revisión de la incidencia de dicha complicación y de las diferentes opciones tanto de tratamiento como de prevención que se pueden ofrecer a los pacientes.

Controversias

Los aspectos más controvertidos de la guía se centran en “los efectos tóxicos derivados del uso de esquemas quimioterápicos muy intensivos, el papel del trasplante hematopoyético alogénico en la era de los nuevos fármacos y la falta de consenso en torno al manejo de los pacientes de edad avanzada”, afirma la experta. Dejando a un lado estos tres aspectos, “las recomendaciones terapéuticas recogidas en la guía se hacen en base a una revisión exhaustiva de la literatura científica disponible y con el consenso de todo el grupo redactor”, señala.

Por otro lado, tras la incorporación de nuevos fármacos, con alta eficacia ante el fracaso de tratamientos previos, y de elevado potencial terapéutico en un futuro como tratamiento inicial o en combinación, los expertos muestran su preocupación por esos problemas de los pacientes a largo plazo como la esterilidad o los problemas cardiovasculares. “Los tratamientos actuales son menos tóxicos en este sentido y se está avanzando mucho en los métodos de preservación de la fertilidad”, apunta la coordinadora de la guía, y destaca la importancia de que estos pacientes “sigan las recomendaciones de salud de la población general, como la abstención tabáquica, revisiones ginecológicas periódicas o la prevención y tratamiento de los factores de riesgo cardiovascular”.

Para Ramón García Sanz, presidente electo de la SEHH y coordinador del Grupo de LH de GELTAMO, “una de las cosas que más ha cambiado es que empezamos de tener muchos pacientes a largo plazo, y nos comienzan a preocupar problemas como la esterilidad o los problemas cardiovasculares”. En sentido, el especialista del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario de Salamanca subraya el esfuerzo de diferentes sociedades científicas para lograr un mejor seguimiento.

Ayuda de la Administración

Los hematólogos destacan la importancia de la ayuda de la Administración ante una enfermedad que supone el 10 por ciento de todos los linfomas. Para Martínez Muñoz, “además de que nos faciliten poder disponer de todos esos fármacos nuevos que se están estudiando en ensayos clínicos, es necesario que la aprobación en nuestro país sea lo más rápida posible y de forma equitativa en las diferentes comunidades autónomas”. “Actualmente, tenemos múltiples sistemas sanitarios dependiendo de las CC.AA. y esto se refleja muchas veces en que los fármacos llegan de forma diferente a una y a otra, lo que puede suponer que tratemos a los pacientes de forma diferente”, apunta, y añade: “También nos tiene que ayudar la Administración a la hora de desarrollar estudios, cambios en la legislación que faciliten este tipo de estudios”.

Por su parte, García Sanz pide a la Administración sanitaria que “se afine el acceso a mejores métodos diagnósticos, como la secuenciación de nueva generación y el PET-TC”. Desde la SEHH también se demanda apoyo para el desarrollo y mantenimiento de registros de calidad que permitan conocer la incidencia real de la enfermedad y menores restricciones en el acceso igualitario a medicamentos avanzados.

Apoyo psicosocial

El LH, al tratarse de pacientes jóvenes, plantea muchos problemas laborales. En este sentido, Begoña Barragán, presidenta de la Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL) y del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, demanda “apoyos de tipo psicosocial que vayan acompañados por la eficiencia de los tratamientos, sin olvidar la equidad en el acceso a los tratamientos”. “Es muy importante que haya consensos sobre cómo tratar a los pacientes, pero tiene que ir acompañado con que nuestras administraciones faciliten el acceso a esos fármacos que muchas veces no se accede por la complejidad del sistema sanitario, no solo a nivel autonómico, también de hospitales…”, apunta.

Pacientes jóvenes

El linfoma de Hodgkin (LH) es el cáncer más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes (15-30 años). El 35 por ciento de los pacientes tienen una edad de entre 20 y 34 años. La incidencia estimada de la enfermedad es de 2,2 casos por 100.000 habitantes y año, frente a una mortalidad de 0,7 casos por 100.000 habitantes y año, según datos de la Unión Europea. En España presenta una distribución bimodal un pico en jóvenes adultos (alrededor de los 20 años) y otro en pacientes de edad más avanzada (alrededor de los 65 años). Con los tratamientos actualmente disponibles, el 86 por ciento de los pacientes alcanza la curación.