• Sábado, 17 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1350 [name] => Noticias [slug] => noticias [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1350 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 41361 [filter] => raw [cat_ID] => 1350 [category_count] => 41361 [category_description] => [cat_name] => Noticias [category_nicename] => noticias [category_parent] => 1334 ) )

La hemorragia de varices esofágicas es la principal causa de muerte en pacientes con hipertensión portal

posibilidad de introducir shunts no quirúrgicos supone uno de los avances más importantes en los últimos años para su tratamiento, según se ha subrayado durante el LXII Congreso Nacional de la

Redacción. Marbella (Málaga).- La hipertensión portal (HT portal) es una complicación muy frecuente en las enfermedades del hígado. “La importancia de este síndrome lo da la gravedad de sus complicaciones que son fundamentalmente la hemorragia digestiva por varices esofágicas, la ascitis o retención de líquidos en el abdomen y la encefalopatía hepática”, ha explicado, durante el LXII Congreso Nacional de la SEPD, el doctor Jaume Bosch Genover, catedrático de Medicina y jefe del Laboratorio de Hemodinamia Hepática del Hospital Clínico de Barcelona, quien ha subrayado que, entre las complicaciones, la hemorragia por varices esofágicas es la más grave al constituir la principal causa de muerte en pacientes que padecen HT portal.

Asimismo, según se ha señalado durante este encuentro científico, la HT portal es la principal causa de muerte en las personas con dolencias hepáticas, y en el caso concreto de los enfermos con cirrosis, el 60 por ciento la padece en el momento de su diagnóstico y el 50 por ciento presentará alguna de sus complicaciones más características. Si a esto sumamos que en España la cirrosis es una dolencia bastante frecuente, con más 200.000 personas afectadas, podemos deducir que la HT Portal es un problema sanitario importante.

Dada la relación existente entre los problemas hepáticos y la HT portal, Bosch Genover asegura que “ante un enfermo con alguna dolencia hepática, hay que sospechar que pueda tener HT portal. Para su diagnóstico existen dos procedimientos, además de la ecografía. Uno es el cateterismo de venas suprahepáticas para medir la presión portal y la endoscopia digestiva para verificar si se han formado ya varices esofágicas”.

Tratamiento preventivo

El tratamiento de la hipertensión portal, en opinión de este experto, ha cambiado mucho en los últimos 20 años. Antes, no se trataba la HT portal hasta que el paciente no había presentado complicaciones graves como hemorragias. Hoy en día, sin embargo, explica Bosch Genover, al paciente se le trata de forma preventiva en cuanto se aprecia la aparición de varices esofágicas para evitar que se produzcan hemorragias.

En algunos casos, en pacientes con varices grandes y que presentan riesgo de sagrado inminente y que son incompatibles con el tratamiento farmacológico por presentar contraindicaciones o por no tolerarlo, la opción que se aplica y que tiene una gran eficacia es la ligadura endoscópica de las varices, aunque, insiste Bosch Genover, sólo se utiliza en casos que presentan un riesgo muy grande de sangrado.

Avances importantes

En los últimos años, también se han producido avances importantes en el manejo de los pacientes que tienen complicaciones no controlables mediante tratamiento médico o endoscópico. El principal de ellos es la introducción de shunts porto-cava no quirúrgicos, realizados mediante técnicas radiológicas percutáneas sin operación.

En cuanto a la calidad de vida de los pacientes con HT portal, es bastante buena hasta que aparecen las complicaciones, ya que es una dolencia asintomática. Precisamente por esto, hay que ser prudentes con los tratamientos preventivos que realicen porque si no podemos causar más trastorno con el propio tratamiento que el que la HT portal produce. En este sentido, Jaume Bosch Genover señala que, aunque los tratamientos farmacológicos son bien tolerados, hay entre un 10 y un 15 por ciento de pacientes a los que no se les puede aplicar de forma continuada.

Calidad de vida

“La calidad de vida del paciente cambia dramáticamente cuando aparecen las complicaciones. En ese momento, es un enfermo grave que presenta un riesgo elevadísimo de volver a presentar esos problemas si no hacemos un tratamiento enérgico”, comenta Bosch Genover, quien recuerda que un enfermo que haya tenido una hemorragia esofágica tiene un 70 por ciento de posibilidades de padecer otra en los próximos dos años y morirse.

En cuanto a las limitaciones en su vida, el paciente, una vez superada la hemorragia, puede llevar una actividad normal, con algunas restricciones para realizar ejercicio físico intenso y en su dieta, con una disminución en la ingesta de alimentos ricos en sodio en los casos de que presente ascitis, concluye el doctor Bosch Genover.