• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 2264 [name] => Pacientes [slug] => pacientes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 2264 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 85 [filter] => raw [cat_ID] => 2264 [category_count] => 85 [category_description] => [cat_name] => Pacientes [category_nicename] => pacientes [category_parent] => 1350 ) )

Identifican una vía neuronal específica responsable del fenotipo ansioso y trastorno cognitivo de dolor neuropático

El estudio del Grupo de Investigación en Neuropsicofarmacología y Psicobiología de la Universidad de Cádiz-INiBICA ha sido publicado en ‘Biological Psychiatry’

Vía neuronal_fenotipo ansioso

SECCIÓN  patrocinada por:  

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Muchos pacientes afectados de dolor crónico se convertirán en pacientes psiquiátricos, por lo que cada vez son más frecuentes los estudios para analizar los mecanismos neurobiológicos subyacentes a dicha comorbilidad. En este sentido, recientemente se ha identificado una vía neuronal específica responsable del fenotipo ansioso y trastorno cognitivo observado en un modelo animal de dolor neuropático. La investigación, desarrollada mediante una innovadora técnica, ha sido realizada por el Grupo de Investigación en Neuropsicofarmacología y Psicobiología de la Universidad de Cádiz-INiBICA, perteneciente al Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam). Los resultados de este estudio, dirigido por Esther M. Berrocoso y Juan Antonio Mico, han sido publicados en la revista Biological Psychiatry, en un artículo en el que las primeras firmantes son Meritxell Llorca e Irene Suárez.

Los investigadores partían del conocimiento de que determinados factores tienen un papel destacado en el desarrollo de trastornos emocionales: el locus coeruleus (LC), principal núcleo noradrenérgico en el sistema nervioso central (SNC), y sus proyecciones, entre las que destaca la amígdala basolateral (BLA).

Según el estudio publicado por el Cibersam, la inhibición de la vía LC-BLA revierte la ansiedad y el incremento del procesamiento de la memoria aversiva observada en animales con dolor neuropático. Para ello, se ha recurrido a la técnica DREADD, que se basa en enfoques farmacológicos y farmacogenéticos innovadores.

Sesgo cognitivo

Los resultados de la investigación indican que el dolor crónico promueve un sesgo cognitivo a través de la vía LC-BLA, que afecta al procesamiento de estímulos aversivos en lugar de estímulos neutros, probablemente provocando y manteniendo un estado de ansiedad como parece ocurrir en los pacientes. Otra de las conclusiones es que no se afectó al umbral sensorial o la memoria episódica, por lo que los investigadores deducen que las dimensiones afectiva, sensorial y cognitiva del dolor se procesan por vías independientes.

Además, la investigación también analizó el papel de los receptores betaadrenérgicos en la BLA y se observó una clara recuperación de los umbrales de ansiedad y cognitivo-aversivos, sin afectar a los aspectos sensoriales. En este ámbito, cuando se administró de forma sistémica propranolol se consiguieron los mismos efectos, lo que podría tener un valor traslacional y abre la posibilidad de tratar con betabloqueantes la ansiedad inducida por el dolor.

Nuevas dianas terapéuticas

Esther Berrocoso es una de las responsables del proyecto del Plan Nacional de I+D al que pertenece el estudio mencionado y que estudia la función de las vías noradrenérgicas en la comorbilidad dolor crónico-trastornos afectivos. “La investigación de vías neuronales específicas involucradas en dolor crónico nos acerca al desarrollo de nuevas dianas terapéuticas”, afirma.

Por su parte, Juan Antonio Mico explica que “cada paciente debe ser tratado de forma personalizada, y eso incluye el ámbito sensorial, el emocional y el cognitivo”. “Por tanto, es necesario plantear un enfoque multimodal en la investigación básica en dolor, como demuestra este trabajo de nuestro grupo”, añade.